miércoles, 23 de enero de 2019

NOS DICEN QUE LA LUNA...



Nos dicen que la luna
pasea por las noches,
en busca de poetas
que escriban a las flores,
es fácil que se canse
mirando en los rincones
ausentes de las plumas
con letras algo torpes,
y entonces se decida
por ir a otras regiones,
al lago y la montaña,
al bosque de los robles,
y puede que allí obtenga
el eco de las voces,
respuesta a su llamada
con sueños de colores...

Nos dicen que la luna
salió de vacaciones, 
marchando por la vida
con un proyecto noble,
la vieron unos niños
un tanto soñadores,
contando que la luna
andaba sin faroles,
metida por las casas,
posada en sus balcones,
dejando con sus rayos
regalos de los dioses
y luego matizaban
suspiros de Quijotes,
susurros de la brisa
en tiernos corazones...

"...Es fácil que la luna
escale muchas torres
y llegue hasta las almas
de niños y mayores..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/01/19

martes, 22 de enero de 2019

CUANDO SE APAGUE MI VOZ...



Cuando se apague mi voz
y se cierren mis pestañas,
entonces me dormiré.
se callarán las palabras,
y mis versos, olvidados
se perderán por las plazas,
por los senderos y calles
y también por las cañadas,
será un tiempo de silencio
en que se añore la infancia,
los versos y los poemas 
de un juglar de la montaña,
y entonces se apagarán
los suspiros de las hadas
y las sirenas cantando
no se verán en las playas...

Cuando se apague mi voz
se quebrará la garganta,
dejando en ella encerrados
los anhelos de mi alma,
los susurros de la brisa,
la canción de los piratas,
la leyenda de los gnomos
en el bosque con su magia,
y montones de recuerdos
con sonrisas y con lágrimas,
y los bailes en la noche
con la lunita de plata,
sin olvidar a los versos
que mis labios recitaban
en tu oído estremecido
bajo la encina dorada...

"...Cuando se apague mi voz
será el final de una nana,
y el poema de una vida
pondrá fin a su jornada..." 

Rafael Sánchez Ortega ©
20/01/19

lunes, 21 de enero de 2019

UN DÍA TE ENCONTRÉ...



Un día te encontré
buscando mariposas,
estabas en el campo
sentada en una loma,
mirabas a lo lejos
las nubes misteriosas
dejando filigranas
y esteras a las olas,
el cielo despejado
hacía que las rosas
formaran fantasías
de sueños y de aromas,
y yo cerré los ojos
de forma seductora
sintiendo la caricia
del sol con mano sorda...

Un día te encontré
sintiendo tu persona,
robando de tus labios
el néctar que te sobra,
y tú me diste aquello
que embriaga cuanto toca,
el alma enfebrecida
la sangre luminosa,
marchamos de la mano,
buscando tras las rocas
rincones infinitos
con alas muy nerviosas,
alitas pequeñitas
que posan en las hojas
libando entre sus pétalos
el verso de las sombras...

"...Un día nos miramos
y vimos que era hora,
de dar un paso al frente,
sentirnos mariposas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/01/19

domingo, 20 de enero de 2019

SIENTO LA VOZ...



Siento la voz que llama en la distancia
y sin querer, un algo me estremece,
es una sensación involuntaria.
la reacción tan típica a la fiebre,
y es que tu voz pervive en la memoria,
mi corazón por ella se estremece,
busca el crisol de magia y fantasía,
la magia y la ilusión por ser más fuerte,
no sé si sobran todas las palabras,
sólo escuchar la música silente,
la que me llega ardiente de tus labios,
con un mensaje fiel hacia mis sienes,
y es que la voz se enreda en tu figura,
como espiral que nunca retrocede,
y avanza, sigue, aprieta y acaricia,
en  delirio de música ascendente...

Siento la voz, aquella, compartida,
entre el cigarro gris y los pasteles,
me hablaba de pequeñas telarañas
de besos y hormiguitas impacientes,
otros ratos susurraba de la vida
de los matices negros de la muerte,
de las sonrisas tibias de los niños
de manos dibujando en las paredes,
y hasta la voz me hablaba en el silencio,
ese silencio gris que tanto escuece,
allí anidan y estiran las palabras
y el corazón, con tal dolor, se muere,
porque la voz que grita en las entrañas
es esa voz pausada de la nieve,
es ese duro y blanco escalofrío
que rompe las cadenas de los puentes...

"...Siento la voz que sale de tu pecho
y llega a mí en forma de claveles,
es una voz distinta y solitaria,
y en esa voz tu dices que me quieres..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/01/19

sábado, 19 de enero de 2019

BARCOS QUE PASAN...



Barcos que pasan desnudos
con sus velas en cubierta
y los marinos ajenos
a los vientos y galernas,
y es que la mar en bonanza
permite dar esta escena
de las chalupas del norte
que nos desgranan leyendas,
unas de tiempos lejanos
llenas de pesca y ballenas
con capitanes valientes
que arponeaban aquellas,
otras de andar por las playas
y de mirar las estrellas
mientras picaba el anzuelo
y se atrapaba la pieza...

Barcos que van renqueando
y que nos dejan su estela
en el paciente horizonte
donde la mar está quieta,
y su visión me subyuga
y hasta la vista se alegra
tras contemplar la figura
que la chalupa nos deja,
y es que la barca es un verso,
una extensión del poema
donde se engendra la vida
de mil sutiles maneras,
vidas que nacen y viven,
olas que laten con fuerza
para embriagar los sentidos
con su salitre y belleza...

"...Tanta hermosura sublime
llevan las barcas sin cuerdas,
y así se pasan los días
para dormir en la arena..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/01/19

viernes, 18 de enero de 2019

ALAS ROTAS...



Alas rotas del invierno
que estremecen en las tardes
con el frío de las nieves
y la bruma en los cristales,
yo no sé si estáis despiertas,
mariposas y saudades,
que vagáis por mi cerebro
con nostalgias muy dispares,
es posible que los años
no distingan los instantes,
ni tampoco los amigos
de la infancia y de las calles,
puede ser que con el tiempo
se congele hasta la sangre
y que el frío de diciembre
sea seco y sin señales...

Alas rotas de los robles
y los bosques singulares,
que vagáis por las esquinas
de praderas y con hambre,
¿dónde están aquellos sueños,
tan hermosos y tan suaves,
con que el hombre despertaba
la mañana de su cárcel?,
¿dónde fueron tantos versos,
con las olas de los mares,
y en qué mares sucumbieron
las promesas de aquel ángel?
...Mas no quiero que contestes
y comprendo los combates
de los días y momentos
peleando en los marjales...

"...Alas rotas de los niños
en eternas mocedades,
que rompieron ilusiones
de un pasado inolvidable..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/01/19

jueves, 17 de enero de 2019

SE ESTREMECIERON LOS CIELOS...



Se estremecieron los cielos 
y lloraron las estrellas
sin atender los suspiros
de los niños y poetas,
y es que gritaba la vida
malherida por las guerras
y la sangre derramada
entre hermanos de la aldea,
unas lágrimas furtivas
un dolor que escuece y quema,
un silencio por los campos
y el furor de la galerna,
quizás resumen los versos
el final de la tragedia
y hasta el título adivina
de este drama que comienza...

Se estremecieron los cielos 
y lloraron las estrellas
sin atender los suspiros
de los niños y poetas,
y es que gritaba la vida
malherida por las guerras
y la sangre derramada
entre hermanos de la aldea,
unas lágrimas furtivas
un dolor que escuece y quema,
un silencio por los campos
y el furor de la galerna,
quizás resumen los versos
el final de la tragedia
y hasta el título adivina
de este drama que comienza...

Un niño avanzó en el campo,
y en los dedos un cometa,
quiso volar hacia el cielo
liberado de su cuerda,
porque el hilo estremecido
de otros ratos y de juergas,
hoy estaba entre las sombras,
invisible y sin respuesta,
no quería carantoñas,
medias tintas ni promesas
ni tampoco personajes
con princesas de novela,
aquel niño de que hablo
quiso un verso en la botella,
luego un baile con la luna
y a las doce ir a Venecia...

"...Fantasías imposibles
que se engendran en poemas,
con los sueños de los hombres
que desbordan sus cabezas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/19