martes, 21 de agosto de 2018

BUSCABA EN LA NOCHE...



Buscaba en la noche,
quizás el silencio,
un hombro furtivo
y el cálido beso,
buscaba cerquita,
y un poco más lejos,
la luna de plata
saliendo en el cielo,
la luna, lunita,
bailando en un verso
con mil filigranas
trazando reflejos,
y así con su magia
se animan los dedos,
las almas susurran
se excitan los cuerpos...

La noche volvía
con trémulos cuentos,
envueltos en sombras
y pálidos velos,
temblaban los robles,
quizás por el viento,
la brisa envolvía
los troncos esbeltos,
de pronto la magia
brindaba unos sueños
que corren y saltan
sin ser prisioneros,
y entonces el niño
se dice que es bello
el cuento perdido,
temblando y pequeño...

"...Buscaba en la noche,
quizás el momento,
de estar a su lado,
decirle te quiero..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/08/18

lunes, 20 de agosto de 2018

NO ABANDONES...



No abandones y sigue con tu viaje,
volverás a la eterna primavera,
aunque es fácil que gastes tus zapatos
y, cansado, contemples las estrellas;
renunciar a la vida y la alegría
y pasar al sudor de las aldeas,
es cambiar a los cromos por los sueños
y sentir la llamada de la tierra,
unas veces tendremos, repetidos,
los suspiros de rosas y violetas
y otras veces veremos, en primicia,
el latido del fuego que nos llega,
y serán las caricias como el hielo,
utopías de amor con mil siluetas,
y, a la vez, carantoñas infantiles
susurrando resacas en la arena...

No abandones y sigue por los campos,
recogiendo y cuidando las ovejas,
porque llegan las nubes de la tarde
y amenaza en el cielo la tormenta;
ya sabemos que estás enamorado
y persigues quijotes y sirenas,
aunque sea en los libros juveniles
que acrecientan tu sed por las novelas,
pasarás el desierto de Atacama
donde el aire se funde en una hoguera
y la sed que reclaman los sentidos
es un grito que sale de tus venas,
sentirás el dolor en tus entrañas
como el verso que surge de un poema
y es clavel y el espino, al mismo tiempo,
de la sangre del hombre que despierta...

"...No abandones, te digo y te repito,
corazón del otoño que te alejas,
es preciso que encuentres el latido
de ese invierno, nervioso, que te espera..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/08/18

domingo, 19 de agosto de 2018

ARRIBA, EN EL CIELO...



Arriba en el cielo
las nubes se besan,
y luego, de noche,
también las estrellas,
hay besos en calles
que buscan aceras,
y besos que insisten
en densas callejas,
hay besos en frentes
que labran la tierra,
y labios furtivos
que labran y rezan,
hay besos que buscan
la rosa y violeta
para ir a unas manos
precisas y tiernas...

Abajo, en los mares,
las olas se besan,
y luego, en la costa,
sus besos se estrellan,
y besan corales
y playas y arenas,
igual que a los barcos
y dulces traineras,
hay besos rizados
por duras galernas,
y besos de brisas,
caricias sinceras,
es fácil que el beso
palpite en las venas,
si escuchas el canto
de alguna sirena...

"...Arriba y abajo
hay labios que besan,
surgiendo los versos
que plasma un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/08/18

sábado, 18 de agosto de 2018

QUE NO HAY FUTURO SIN DOS...



"...Que no hay futuro sin dos
lo contrario es soledad,
ya que es difícil vivir
sin saber a donde vas..."

Eso escuché muchas veces
sin saber si era un refrán,
aquel mensaje velado
y que me hacía pensar,
pero en verdad es correcto
y bien dice la verdad
ya que el futuro es extraño
sin poderlo realizar,
son todo como proyectos
con sonrisas y demás
aunque también con suspiros
y con garras de alcatraz...

"...El futuro es de los dos,
lo contrario es terquedad,
ya que es difícil seguir
caminando por la mar..."

Eso escuche de los labios
de aquel viejo capitán,
que bebía en la taberna
con su pipa de fumar,
y cantaba a los marinos
y a los niños de coral
para dejar una rosa
en su frente con un vals,
viejas historias de plata
retahilas sin igual,
que desgranan las sirenas
que no dejan de jugar...

"...Si la vida es de los dos
buscaremos con afán,
la sonrisa del presente
y el futuro ya vendrá..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/08/18

viernes, 17 de agosto de 2018

EL SILENCIO...



El silencio, poco a poco,
en la tarde ya cayendo,
mientras avanzan despacio
las tinieblas por los pueblos,
es un telón invisible
que cubre al sol en el cielo
y que despierta a la luna
invitándola al paseo,
para llegar a los hombres
y penetrar en sus sueños
cambiando luces por sombras
y nerviosismos por besos,
y es que la luna y la noche
hacen feliz este encuentro
como en la playa, las olas,
forman un lindo crescendo...

Otro silencio comienza
a los hombres, en el pecho,
cuando las sombras del día
abren las puertas del miedo,
porque la noche comienza
y va dejando sus velos
en soportales y calles
y en los hogares y el fuego,
así comienza el insomnio
y surge y grita el infierno,
en las entrañas del hombre
cual prisionero del tiempo,
y es carcelera la luna
de los niños y del viento,
porque le gusta librarlos
y que se vayan muy lejos...

"...Un silencio misterioso
va penetrando en el hielo,
y en las almas de los hombres
como si fuera un veneno..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/08/18

jueves, 16 de agosto de 2018

SI RESCATO...



Si rescato la magia y la utopía,
de aquel tiempo, tan tierno, de la infancia
estaré reduciendo la distancia
y viviendo, otra vez, su poesía.

Pero sé que me falta la energía,
y la fuerza que arriende la ganancia,
para dar con la esencia y la sustancia
que desborde, en mi alma, su alegría.

Son los años diré, calladamente, 
intentando engañar a mi cordura, 
los que impiden que beba de esta fuente.

Pero sé que es trazar una impostura,
es mentir y engañarse, ciertamente,
y olvidar esa infancia y su ternura.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/08/18

miércoles, 15 de agosto de 2018

SOY UN BARCO SOLITARIO...



Soy un barco solitario
con mis sueños de papel,
viajo lejos, viajo cerca,
y algún puerto atracaré,
es posible que las olas
me sacudan el bauprés
y que astillen la cubierta
temporales sin cuartel,
pero firme en la derrota
por los mares viajaré
a otras tierras singulares
que me quieran acoger,
y si el tiempo pasa y sigue
y me muero por la sed
pediré que de los cielos
me den agua de beber...

Agua limpia de la lluvia,
cristalina y siempre fiel,
purifica los sentidos
con profunda rapidez,
más sigamos navegando
en el barco de mi piel,
que es la sangre y la mirada
de aquel niño que fue ayer,
y si alguno aquí lo duda
piense un poco, sin querer,
en las nanas y leyendas
de ese tiempo de niñez,
todos fuimos ese barco,
que plasmó nuestro pincel,
y sufrimos y hasta amamos,
con profunda sencillez...

"...Soy un barco solitario,
marinero y hasta pez,
soy el hombre que fue niño
y no quiero envejecer..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/08/18