martes, 31 de diciembre de 2019

4.049 - LA VERDAD ES QUE...



La verdad es que no quiero olvidarte,
y en realidad es que no puedo,
ni lo intento.

Tú me enseñaste a dar los primeros pasos 
por la vida, 
me animaste a entender este mundo 
de tinieblas,
me obligaste a indagar las preguntas  
imposibles,
me ayudaste a esperar las respuestas 
que no llegan,
me invitaste a mirar, a los ojos, 
a las personas,
me dejaste recorrer los espacios 
infinitos del planeta...

Contigo aprendí a valorar 
los detalles más insignificantes de la vida...

Pude escuchar las conversaciones
de los árboles en el bosque,
y enterarme de los secretos,
que compartían con el viento 
cuando pasa entre ellos,
pude mirar a la luna, en la noche, 
y sentir su abrazo de día a través de los sueños,
pude viajar con los libros 
y convertirme en un héroe de novela
y en un don Quijote sin Dulcinea,
pude buscar los latidos 
de un corazón que palpitaba
y encontrar el volcán que causaba su anarquía,
pude beber el néctar de unos labios de plata
y saborear la miel que me ofrecían,
pude remar por mares muy bravíos
y hasta llegar al puerto de la aldea,
pude nadar por aguas turbulentas
y deslizar mi cuerpo por los lagos,
pude subir a montes y montañas 
para abrazar la nieve de sus riscos
y disfrutar la vista,
siguiendo a los venados,
pude fundirme en música celeste 
y hasta bailar, desnudo, por sus notas 
mientras dejaba volar los sueños
y me dormía en la cola de un cometa...

"...Por todo esto y mucho más,
 que no te digo y que recuerdo,
"no quiero olvidarte, 
y en realidad es que no puedo
ni lo intento"

¡Poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/12/19

4.048 - ES ALGO TARDE...



Es algo tarde.
La noche está presente.
Se nota el frío.

Ya las palomas
se encuentran recogidas
y reposando.

Atrás dejaron,
los bancos y jardines
con los ancianos.

Se va el otoño.
Muy pronto se despide.
En cinco días.

Llega el invierno.
Se cambian los paisajes
y hasta el humor.

Las barbas blancas,
anuncio de las nieves,
están muy cerca.

Los cielos grises,
mañanas dormilonas
con poco sol.

Serán tres meses
tratando de alcanzar
la primavera.

Pero vivamos
y amemos el invierno,
tal y cual es.

Rafael Sánchez Ortega ©
15/12/19

lunes, 30 de diciembre de 2019

4.047 - SI PUDIERA...



¡Si pudiera volver atrás...!

...A ese tiempo lejano de la infancia,
a esos minutos maravillosos charlando con la luna,
a los ratos interminables contemplando las estrellas,
a las tardes de verano mirando al mar desde la barra,
a los días en que el temporal soplaba fuerte
y me acercaba a sentir sus caricias
en la esquina de la iglesia...

¡Si pudiera volver atrás...!

...A esos días infantiles del colegio,
a plasmar con unos signos la escritura,
a sumar y a dividir con los números rebeldes,
a cantar y practicar con las tablas tan odiosas,
a la clase y la lectura del Quijote,
a escuchar las narraciones de la historia,
a jugar con compañeros y canicas en el patio...

¡Si pudiera volver atrás...!

...Para vivir aquellos años juveniles, 
descubriendo el nacimiento de la vida al llegar la primavera, 
para contener los suspiros al notar el corazón acelerado;
para observar, con atención, como suben las mareas, 
y pensar en retenerlas con los dedos, 
y contemplar como se escapan de la mano 
para después, de pleamar, ver como marchan 
y se alejan mar adentro...

¡Si pudiera volver atrás...!

...Viviría tantos sueños concebidos,
volaría con gaviotas y cometas por la playa,
buscaría la canción que lanzaron a los mares los piratas,
trataría de llegar hasta una isla solitaria,
bebería de las fuentes olvidadas de los parques
correría persiguiendo a la sombra de la infancia que se escapa...

¡Si pudiera volver atrás...!

"...Quizás volviera a ser, el que ahora soy,
¡sencillamente!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/12/19

4.046 - PÍNTAME UN CUADRO...



Píntame un cuadro,
será maravilloso
poder sentirte.

En tus colores
vendrán esos latidos
que ahora guardas.

Serán azules,
con verdes y amarillos.
Y también rojos.

Viejo formato
el lienzo del cuaderno,
pero no importa.

Tiene tus versos
escritos con el pulso
de tus ojitos.

Tiemblan las rayas,
también algunos pliegues.
¡Y tiemblas tú!

Porque a tu cuadro
le faltan unos versos
que yo te doy,

Besos y lienzos,
bocetos de suspiros
y de susurros.

¡Qué bello cuadro
que plasmas con el alma
en un poema!

Rafael Sánchez Ortega ©
14/12/19

domingo, 29 de diciembre de 2019

4.045 - NUNCA TE VAYAS...



Nunca te vayas,
paloma con tus sueños,
quédate cerca.

Podemos irnos
a sitios muy remotos
o a donde quieras.

También podemos
buscar un campanario
para nosotros.

De todas formas
la plaza con los bancos,
serán recuerdos.

Y los viejitos,
las migas de la tarde
en los jardines.

Y algunos niños
que alegres nos miraban,
hoy serán hombres.

Pero no llores,
tan solo son recuerdos
estos pasajes.

Recuerdos dulces
vividos en pasado
intensamente.

Hoy, superados,
se vienen con nosotros
en este viaje.

Rafael Sánchez Ortega ©
13/12/19

4.044 - ME ENAMORÉ DE TUS OJOS...



Me enamoré de tus ojos
mientras mis labios temblaban
y es que te vi tan preciosa
que hasta seguí tu mirada,
porque marchabas despacio
a contemplar la distancia
en esos mares del norte
y con sus aguas saladas, 
quizás buscabas un puerto
o un marinero y su barca,
quizás, tan solo, la brisa
de la resaca cercana,
pero tus ojos de niña
intensamente clamaban
ante el silencio preciado
del arenal y la playa...

Me enamoré, como digo,
de esos ojitos de hada,
y retorné, en un instante,
hasta un rincón de la infancia,
allí soñé con tu cuerpo,
con esa imagen preciada,
y hasta volé en un cometa
para robarle su magia,
luego te di su tesoro
que era un laúd con el arpa,
para que tú, de sus cuerdas,
una caricia arrancaras,
y sin pensarlo un momento,
vi a tus manitas de plata
cómo posaban los dedos
y una canción me dejabas...

"...Me enamoré, en una tarde
de tus ojitos de gata,
y comprendí, que muy dentro,
mi corazón ya te amaba..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/12/19

sábado, 28 de diciembre de 2019

4.043 - SE VA APAGANDO LA VELA...



Se va apagando la vela
mientras avanza el otoño
y es que el invierno está cerca
y ya se cierran los ojos,
pero los ojos del alma
son esos puntos tan sordos
que van midiendo los pasos
y nos acercan al pozo,
es la estación de llegada
con el destino remoto,
y es el jardín encantado
del que nos hablan los gnomos,
por eso pesan los cuerpos
y llevan pasos de osos,
dando traspiés y mirando
que no nos ganen los otros...

Se va apurando la vida
y ya se acaban los sorbos
para embriagar los sentidos
de tantos sueños hermosos,
se ven las flores del alma,
con sus matices y adornos,
que marchitadas se extienden
por los dorados rastrojos,
pienso en la brisa que falta
y en ese labio sin rostro,
que va buscando otro labio
para fundir su tesoro,
y la caricia surgida
es un mensaje, y el fondo,
del corazón que pervive
entre las fauces del lobo...

"...Se va apagando la vela
y yo la veo y no lloro,
porque su luz me confunde
y me sumerge en el polvo...

Rafael Sánchez Ortega ©
12/12/19

4.042 - EL TEMPORAL...



El temporal
azota los cristales
de las viviendas.

Una galerna
recorre el litoral
con mucha furia.

Lloran los niños,
quizás muy asustados,
y sorprendidos.

Otro ciclón
aumenta los latidos
del corazón.

Tiemblan cristales
y puertas de las almas,
hay gran temor.

Pero en el cielo,
en medio de las nubes,
se ve una estrella.

Una canción
nos llega con el viento
en un susurro.

Deja rumores,
suspiros y esperanzas
de un nuevo día.

Y el corazón,
ardiente y desbocado,
se va calmando.

Rafael Sánchez Ortega ©
12/12/19

viernes, 27 de diciembre de 2019

4.041 - ME DESPERTARON...



Me despertaron tus sueños,
infantiles, juguetones,
y me llevaron a un sitio
donde el silencio se esconde,
allí sonaban las risas
cual preludio de canciones,
y el concierto de unas olas
con el yodo en sus olores,
y me obligaste a seguirte
paso a paso y sin razones,
a caminar por un mundo
soñoliento y sin colores,
pero tu sombra bendita
hizo de mi aquel Quijote,
el soñador, que de día,
buscaba siempre la noche...

Nos despertamos ansiosos
por descubrir nuestros nombres,
ya que perdimos la cuenta,
la actualidad y hasta el orden,
pasaron días y días
como si fuera un galope,
un caminar sin sentido
dejando atrás los reproches,
y percibimos los sueños,
y los gozamos a tope,
en un creciente delirio
de los sentidos muy torpes.
porque apagamos las luces
para gozar tentaciones,
y recibir las caricias
de nuestros cuerpos sin norte...

"...Me despertaron los sueños
de un pasado y con autores,
y aquellos sueños de antaño,
hoy sin dueño, son visiones..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/12/19

4.040 - LOS GRANDES SILENCIOS...



Los grandes silencios
ahogan las almas,
y quedan ausentes
en tierras lejanas,
se vierten suspiros
sin voz y palabras,
pequeños retales
de llantos y lágrimas,
se ven las pupilas
un tanto mojadas,
de gotas de nieve
buscando la calma,
los labios murmuran,
también a la nada,
rosarios y cantos
del viento que pasa...

Los grandes misterios
ocultos se guardan,
evitan los fríos
de auroras y albas,
se dejan pendientes
del niño y su carta,
que manda a los cielos
por Reyes, con ganas,
espera un regalo,
del premio sin mancha,
aquel que, una noche,
la luna contara,
recuerda un camino,
estrellas de plata,
y al fondo una cueva
y en ella las hadas...

"...Los grandes amores
se luchan y ganan,
y son sus silencios
preciosas etapas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/12/19

jueves, 26 de diciembre de 2019

4.039 - HE VISTO UN PERRO...



He visto un perro
andando por la luna.
¡Sería un sueño!

He visto un gato
de caza por el mar.
¡Será otro sueño!

He visto un pato
detrás de las estrellas.
¡Era de día!

Te vi descalza
pequeña mariposa,
En la gitana.

Te vi dormida,
sirena de los mares.
Entre la bruma.

Te vi sentado.
Volabas con el humo
de mi tabaco.

Mis ojos vieron
aquello, que tus ojos,
me reservaban.

Fueron tus labios,
nerviosos, deseados
y sugerentes.

Y fue tu amor,
llegando en tus  pupilas
y corazón.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/12/19

4.038 - SE DESLIZAN LOS DEDOS...



Se deslizan los dedos
y comienza el desorden,
como agreste susurro
de la brisa del norte,
un cuchillo afilado,
una nube sin nombre,
un violín sin artista
en un cuadro sin orden,
y de pronto aparece
un gentil sacerdote
con su capa dorada
tras un ramo de flores.
Todo son fantasías,
y fugaces visiones,
escapadas al cielo
por los dedos de un monje...

Se deslizan los dedos
de manera muy torpe
y lo hacen buscando,
mil oscuros rincones,
por angostas cañadas
que han perdido colores,
por desiertos silentes
con arenas de cobre,
y los dedos se cansan,
hasta sufren dolores,
porque sangran y lloran
como viejos relojes,
aunque luego se animen
y se muestren veloces,
al sentir los suspiros
de la piel que recorren...

"...Se deslizan los dedos
en perfecto desorden,
mientras siento los tuyos
disipar mis temores..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/12/19

miércoles, 25 de diciembre de 2019

4.037 - HAY UN VACÍO...



Hay un vacío en los ojos
que no lo curan palabras,
y es que la niebla se funde
con el pasado y lo tapa,
este vacío es enorme
aunque la risa lo engaña,
y aunque los labios musitan
una cruel esperanza,
solos se quedan los vivos
cuando se avistan guadañas,
porque la muerte exigente
quiere robarles la infancia,
esos momentos preciosos
con la ternura y la gracia,
y esa energía sublime
de la vivencia plasmada...

Hay un vacío que surge
y hay unos leños que llaman,
con una voz, indulgente,
que de la hoguera se escapa,
son los sonidos extraños
y el crepitar de las brasas,
como un rosario, en la tarde,
en un runrún de beatas,
y ante el silencio profundo
surge el vacío y la daga
con esa curva de acero
de la inflexible guadaña,
y aquí comienza otra historia
porque el vacío se agranda
entre la hiel y preguntas
de la esperanza y la nada...

"...Hay un vacío en los versos,
faltos de risas y lágrimas,
porque el poema sin vida
es como un cuerpo sin alma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/12/19

4.036 - DESDE LA FLOR...



Desde la flor,
que se abre en la mañana,
surge la luz.

Te veo a ti,
preciosa mariposa,
con tus colores.

Vuelas sin rumbo,
me dejas tu sonrisa
y soy feliz.

Sueñas despierta,
alcanza las estrellas,
¡sueña conmigo!

Porque los sueños
de miel y manzanilla
son los mejores.

Néctar sabroso
bebido por los labios
enamorados.

La luna llena
sonríe, desde el cielo,
con nuestros sueños.

¡La mariposa
bebiendo poesía
en otros labios!

Y ese poeta
perdido entre sus alas
sigue soñando.

Rafael Sánchez Ortega ©
06/12/19

martes, 24 de diciembre de 2019

4.035 - DÉJATE VER...



Déjate ver,
¡oh, linda mariposa!,
¡Tanto te extraño!

Quiero sentir
la luz de los colores
con tus caricias.

Quiero besarte,
hablarte en el silencio
desde el paseo.

Volar contigo,
marchar sobre tus alas,
¡lejos, muy lejos!

En una nube
posarnos un momento
y descansar.

Soñar despiertos
haciendo de tus alas
un parasol.

Encontraremos,
preciosas primaveras,
tras el invierno.

Y me hablarás,
rompiendo los silencios.
Y te hablaré.

Seré, si quieres,
latido de tus alas
y compañero.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/12/19

4.034 - A VECES...



A veces se congelan las palabras
y quedan en suspenso los recuerdos,
por culpa de la noche y el rocío
que cubren de blancura los cuadernos.

A veces se diluyen las miradas
que buscan y que miran a lo lejos
por causa de la lluvia de los ojos
que empañan los retratos y los cuerpos.

A veces se unifican los sonidos
perdiendo sensaciones y reflejos,
quizás por primaveras ya pasadas
que llegan con saudades en invierno.

A veces las pisadas se deslizan
por calles transitadas y senderos,
buscando la linterna prometida
de manos del artista y del guerrero.

A veces los silencios son agudos
y quedan retenidos en el tiempo,
atados a nostalgias y pasiones
que un día descubrieron el deseo.

A veces las sonrisas, tan eternas,
se cambian y permutan por un beso,
y  entonces da comienzo la tragedia
ajena al desarrollo de los sueños.

A veces una mano se aproxima
y pide las migajas de unos versos,
surgiendo la oración tan congelada
de labios que proclaman ese rezo.

A veces las entrañas se estremecen
y se abren las compuertas del infierno,
la sangre, por las venas, se desboca
cual llamas de dolor y sentimientos.

"...A veces los poetas se confunden
y sueñan, como niños, con sus juegos,
las letras son la vida de sus almas
y viven el amor desde sus versos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/12/19

lunes, 23 de diciembre de 2019

4.033 - APRENDÍ...



Aprendí, con el tiempo,
la canción de la tarde,
a través del otoño
con su voz adorable,
y fue todo un poema
aquel verso sin padre
que llegó a mis oídos,
excitando la sangre,
desfilaron gaviotas
y también cormoranes
en un vuelo pausado
como el vals de algún baile,
y escuchando el silencio
pude oír, con detalle,
ese grito angustiado,
desgarrado y con hambre...

Aprendieron los hombres
a vivir de saudades,
ignorando el presente
de la vida que nace,
y de aquellos recuerdos
se perdieron por calles
y remotas aldeas
con senderos sin llaves;
caminaron en días
y hasta en noches salvajes,
sin control y sin brújula
como antaño los ángeles,
y surgieron demonios
con infiernos y Dantes,
en cruentas batallas
por amores sin cárcel...

"...Aprendí, con el tiempo,
que no todo es cambiable,
pues la vida se tiene
y se va en un instante..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/12/19

4.032 - ESTÁ TRISTE LA LUNA...



Está triste la luna
sin saber los motivos,
y se ha vuelto a los cielos
a dormir un poquito,
y ya estaba en su cama
cuando oyó unos gemidos
que nacían de noche
en los labios de un niño,
preguntaban por ella,
en el roce y suspiro,
en su manto de plata
y los ojos de armiño,
precisaba caricias
aquel cuerpo chiquito,
y también la palabra
con la risa y cariño...

Está triste la luna
y el invierno ha venido,
con su manto de nieve
y también con el frío,
no se ven mariposas,
ni se escucha a los grillos,
las montañas nevadas
cubren roca y granito,
sin embargo los ojos
buscan bien a los libros,
y a las letras plasmadas
por autores antiguos
allí están los poemas
y los cantos del río,
los aullidos del lobo
y hasta el ángel caído...

"...Está triste la luna
en su torre y castillo,
allá arriba, en el cielo,
donde vela al destino,
pero abajo, en la tierra,
es un niño sencillo,
quien reclama su abrazo
con amor y cariño..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/12/19

domingo, 22 de diciembre de 2019

4.031 - TIBIOS LATIDOS...



Tibios latidos,
del campo que amanece,
con la alborada.

Van en aumento,
el sol los acelera
con su calor.

En la ventana
un rayo va a tu lecho
y te despierta.

Tú te levantas
y ahogas un bostezo
ante el espejo.

Tras la ventana
hay rosas, temblorosas,
y con rocío.

Desde el jardín
te llegan las canciones
de los gorriones.

Un dulce olor
te manda la cocina
con el café.

Alguien te cuida,
lo sabes y sonríes,
con un suspiro.

Vas a su encuentro,
y encuentras ese beso
tan deseado.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/12/19

4.030 - HAY CARICIAS Y BESOS...



Hay caricias y besos
que no saben a nada,
aunque a veces se busquen
por angostas cañadas,
y es que acuden las manos
con las grietas que sangran
a los labios curtidos
que mendigan migajas
y los niños que esperan,
con sus ojos de plata,
la mirada inocente
que no sabe de faltas,
y los besos se ahogan
entre el pecho y garganta
de los padres que entregan
lo que sienten sus almas...

Otros besos, en cambio,
amanecen al alba,
regalando caricias
al duermiente en la cama,
y esos besos velados,
(la caricia que encarnan),
tienen rayos de luna
y rumor de resacas,
son susurros velados
de las olas en calma,
y suspiros del viento
con murmullos de hadas,
es el fuego extendido
que produce la magia,
y el fervor de los cuentos
de mil noches doradas...

"...Hay caricias y besos
que palpitan y claman,
por surgir a la vida
y saciarse en sus llamas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/11/19

sábado, 21 de diciembre de 2019

4.029 - SON LOS SUEÑOS...



Son los sueños un vacío
y un buscar allí el descanso,
en el lecho y en la noche,
alejados del trabajo,
pero hay sueños de los niños
que en su vuelo van despacio,
con la risa tan sincera
proveniente de los labios,
y estos sueños son bonitos,
sin saudades ni milagros,
y hasta animan las pupilas
de mayores, cual regalo,
esos ojos de los niños
son perfectos relicarios
con añiles de los cielos
y vibrantes como faros...

Pero vamos a los otros,
a los sueños tan extraños,
de mayores en otoño
y de invierno en los ancianos,
estos sueños son distintos
y hasta gozan de breviario,
de ilusiones y recuerdos
con un rumbo no muy claro,
y aquí surge la entelequia
de los sueños tan dorados
que conducen a las rosas
y al espino de su tallo,
¡cuántos sueños amanecen
y se pierden sin rozarlos,
sin saber que entre los mismos
otros sueños se apagaron...!

"...Son los sueños un tesoro
y conviene conservarlos,
ya que el alma los precisa
desde el alba hasta el ocaso..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/11/19

4.028 - SOLA EN LA NOCHE...



Sola, en la noche,
la luna por la playa
se paseaba.

Sola y despierta
miraba la gaviota
al horizonte.

Sola, la arena,
de noche se bañaba
con la resaca.

Gime muy fuerte
el viento enloquecido
del temporal.

Chillan los pinos,
también los eucaliptos,
malhumorados.

Y grita el alma
con llanto silencioso
y con dolor.

Besos y rosas,
decía aquel cuaderno
que tú leías.

Y te besé,
dejando entre tus labios
algunas rosas.

Tomé el cuaderno,
estaba con tus rosas
y con mis versos.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/11/19