lunes, 31 de diciembre de 2018

PERO ERA EL FINAL...



Pero era el final, lo reconozco,
tenía que acabar y concluir
con esa etapa agridulce.

Sequé las lágrimas y miré adelante, al infinito,
había que volver a la vida nuevamente, 
y eso hice.

Empecé a caminar y hasta una canción, olvidada, 
vino a mis labios, sin pensarlo.

Las piernas comenzaron a caminar despacio
y luego fueron cobrando velocidad, 
como intentando recuperar 
el tiempo perdido.

Los ojos se fijaron en un punto en la distancia 
y creyeron ver allí un faro y una luz, 
quizás distintas, y lejanas.

Cerré los ojos 
y también abrí la puerta 
del alma y la esperanza.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/12/18

ES ALARGADA LA SOMBRA



Es alargada la sombra
que proyectan los almendros
y se parece a otra sombra
y es la que deja el invierno,
sombras que van y que vienen,
y que pasan con el tiempo
con otras sombras del alma
de susurros y lamentos,
ya que la vida es un soplo,
un suspiro y ya recuerdo
que nos llega y que se vive
quedando atrás en silencio,
y avanzamos y vivimos
con las sombras y los miedos
entre brumas del pasado
y retales de un destierro...

Es alargada la sombra,
dice el clarín sobre el ruedo,
a las arenas del mismo
y a la ausencia del torero,
y es que la rosa florida
deja espinas en el lecho
con unas gotas de sangre
recogidas del albero,
sombras y coplas benditas
escapadas de los versos,
que nacieron del poeta
de sus labios a los dedos,
y en el papel se quedaron
con la tinta bien impresos,
para llevar a tus ojos
unas lágrimas y besos...

"...Es alargada la sombra
de la luna por el pelo,
que hasta mi cuerpo se agita
con el volcán de tu pecho..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/12/18

domingo, 30 de diciembre de 2018

ERA...



Era un sabor a roble y a vainilla
el de tu cuerpo, joven con su brillo,
era una sensación indescriptible
el apreciar tu piel y sus latidos,
era una flor temblando en la ventana
tu labio juvenil, como un suspiro,
era un mensaje fiel, el de tus ojos
con una luz buscando su destino,
era un olor a rosas y a lavanda
recogiendo el aroma del camino,
era una cicatriz muy sinuosa
cruzando por tu muslo como un río,
era como galerna desatada
el viento que llegaba decidido,
y era la voz y el eco de tu cuerpo
un roce singular del infinito...

"...Pero quería vivir el presente,
seguirte paso a paso en el camino,
beber las comisuras de tus labios
y estar en comunión, siempre contigo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/12/18

YA TE EXTRAÑABA...



Ya te extrañaba
pequeña mariposa
de primavera.

También de otoños,
incluso de veranos
y algún invierno.

Alzaste el vuelo,
un día, como tantos
y nos dejaste.

Ahora regresas,
te veo en la campiña
y en los poemas.

Siento tus alas
y veo como vuelan
con tus colores.

Luego descansas,
te posas en las flores
y me enamoras.

Cierro los ojos,
y sueño con los tuyos
siempre tan lindos.

Porque tu magia
reside en ese embrujo
tan especial.

Tienes ternura,,
amor y fantasía;
nos dejas paz.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/12/18

sábado, 29 de diciembre de 2018

SE ACABÓ EL OTOÑO...



Se acabó el otoño
y llegó el invierno,
ahora vienen días
de lluvias y vientos
con nieves cercanas,
granizo y con hielo,
las pieles se arrugan
y el frío es intenso,
se acusan temblores
en almas y cuerpos,
hay ojos que brillan
sin fiebre y perplejos,
quizás porque buscan
caricias muy lejos...

Se acabó el otoño,
te digo muy quedo,
y tomo a tu mano,
y escribo unos versos,
mirando a los mares
y luego a los cielos,
eternos, sublimes
en cada momento,
y así son las letras
que plasman tus dedos
llenando mi alma
de sangre y de fuego,
susurros, suspiros,
¡qué goce tan bello,
pasar del otoño,
sin más al invierno...!

"...Se acabó una etapa,
estación por cierto,
y ahora empieza otra
para amar sin miedo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/12/18

DESCANSA MARIPOSA...



Descansa mariposa,
el viaje no termina,
es cierto que el paisaje
se cambia día a día,
por culpa del invierno,
cercano y en la esquina
dejando que el otoño
nos preste sus sonrisas,
por eso, mariposa,
con alas tan sencillas,
atrápame en tus sueños
de paz y fantasía,
arropa mis pestañas,
aviva mis pupilas,
y luego, si tú quieres,
volemos con la brisa...

Descansa mariposa,
pequeña y fiel amiga,
tú sabes que yo sigo
tu vuelo en la campiña,
igual que cuando surcas
la costa tan altiva,
las playas y arenales
con olas muy bravías,
yo voy en ese vuelo
y sigo tu partida,
un sueño inenarrable
de eterna melodía,
por eso no me dejes,
no quiero esa caída,
preciso de tus alas
hermosa Campanilla...

"...Descansa mariposa,
restaña las heridas
y luego, con el alba,
hagamos poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/12/18

viernes, 28 de diciembre de 2018

TE HE BUSCADO CORAZÓN...



Te he buscado, corazón,
por desiertos infernales,
y he mirado al infinito
desde el fondo de los valles,
he seguido las estelas
y canciones de juglares
y hasta en noches muy sombrías
he mirado en los portales,
y no estabas, no te he visto,
ni en el fondo de los mares,
ni en la pluma del poeta
ni en sus labios tan amables;
quizás puede que estuvieras
y no viera tus cristales 
donde, en ellos, los latidos
rezumaban tanta sangre...

Te he buscado, corazón,
cada día y cada tarde,
en las sombras de la noche
y en el alba cuando sale,
y aquí sigo yo esperando
el latido que renace,
de ese verso tembloroso
prisionero en una cárcel,
y te espero corazón
mientras bebo de este cáliz
y contemplo la distancia
de algún puente insobornable,
pero un día, (no sé cuándo),
sentiré de ti el mensaje,
la llamada seductora
con tu voz, tierna y amable...

"...Te he buscado, corazón,
y te busco para darte,
la caricia de las olas
y su luz, en este instante..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/12/18

jueves, 27 de diciembre de 2018

HE ESCUCHADO TU VOZ...



He escuchado tu voz
que en el móvil vibraba
y dejaba caricias
en hermosas palabras,
y esa voz soñolienta
sin querer cautivaba
y llenaba de sueños
a mi pecho y mi alma,
y cerrando los ojos
vislumbré tu mirada
y los versos sinceros
que la misma dejaba,
eras tú, dulce niña,
una luna de plata,
el poema completo
que en la mía faltaba...

Detuvimos el tiempo
extendiendo la charla
y contando minucias
que aportaban la calma,
te sentía tan cerca
cual resaca en la playa.
que no supe decirte
todo aquello que ansiaba;
eras brisa marina
y sirena en tu barca,
vigilando la costa
y robando su magia
yo soñaba despierto
embriagado en tu aura,
y sintiendo en mi pecho
el ardor de las llamas...

"...He escuchado tu voz,
mariposa descalza,
y temblé, como un niño,
con la luz de tus alas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/12/18

EN UN PAPEL EN BLANCO...



En un papel en blanco
crecían unas letras,
pequeñas, diminutas
y un tanto pizpiretas,
nacían en la mente,
con brumas y leyendas,
de un joven muy nervioso
que plasma lo que sueña,
así surge la luna,
la noche y las estrellas,
la bruma de la playa,
las olas y la arena,
también llega el salitre,
el yodo y la sal muera,
la barra y las resacas,
el barco con sus velas...

En un papel en blanco
se duermen las ideas,
se apilan y se cansan,
retozan entre ellas,
y, puede que, algún día
obtengan las respuestas,
aquellas que a las almas
pregunta la cabeza,
algunas sin sentido,
carentes de certezas,
y en otras fantasías
de mitos y leyendas,
más todas con la gracia
del niño y la sorpresa,
que va entendiendo al mundo
de una manera ciega...

"...En un papel en blanco
dejaron unas perlas,
los ojos y pupilas
de un niño en su poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/12/18

miércoles, 26 de diciembre de 2018

HOY ESCUCHÉ A LA MAR...



Hoy escuché a la mar
hablando dulcemente,
charlaba con las olas,
las algas y los peces,
hablaba en un susurro
de faros y de gentes,
de rudos marineros
por puertos y por muelles,
y el fondo de su charla,
monólogo impaciente,
de brisas matutinas
sin ojos que les viesen,
tampoco cormoranes,
gaviotas y petreles
ajenos a la orilla
con voces tan alegres...

Por eso aquel susurro
llegaba hasta las sienes,
dejando en sus esencias,
resacas imponentes,
aromas de salitres
de yodo y de cipreses,
quizás por tantas almas
sin risas y juguetes,
o puede que por niños
pequeños y rebeldes,
con sueños infantiles
en ellos inherentes,
buscando navidades
perfectas y con nieve
cargadas de ilusiones
y paz para las gentes...

"...Hoy escuché a la mar,
oscura y azul verde,
tan llena de ternura
que allí la amé por siempre..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/12/18

martes, 25 de diciembre de 2018

EN UN FRASCO DE CRISTRAL...



En un frasco de cristal
se encontraba una sirena,
pequeñita y muy modosa,
contemplando a las estrellas,
y allí estaba recluida
conteniendo su tristeza
por sentirse encarcelada
y muy lejos de la arena,
ya que un viejo cachalote
la mintió con la promesa
de enseñarla el nuevo mundo
que guardaba la botella,
y en la misma se metió
y atrapada quedó presa,
solitaria y compungida,
y temblando en las tinieblas...

Paso el tiempo muy despacio
con las noches tan eternas,
y ocurrió que hasta la orilla
una noche fue un poeta;
era un joven singular
con el alma muy inquieta,
un ceñudo soñador
que indagaba entre las piedras,
y encontró lo que buscaba
en un frasco con su esencia,
la sirena encantadora
y aquel cuento de leyenda,
descorchado de los labios,
y entendido con paciencia,
que fue luego, a la cuartilla,
en los versos de un poema...

"...En un frasco de cristal
se encontraban las respuestas
a los sueños de los niños
de dar paz ante las guerras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/12/18

lunes, 24 de diciembre de 2018

TU NAVIDAD...



Tu Navidad es un sueño
porque vives todavía,
deseando que otro año
sea un verso de la vida;
que lo sientas y lo goces,
que, plenamente lo vivas,
es lo que yo te deseo
y te digo en estas líneas.

Pero no olvides al pobre,
ni ese niño que mendiga,
a los ojos que nos buscan
y a los labios que suplican,
al anciano solitario,
y al enfermo que suspira,
porque también para ellos
la Navidad es noticia,
aunque les sirva, en el fondo,
de una ilusión y utopía,
ya que si miras sus ojos
comprenderás a la vida,
porque el amor está en ellos
como en ti, aunque sin comida,
sin ropa con que cubrirse
de las heladas baldías,
sin techo en que cobijarse
para formar su familia,
y no me digas que no
que la verdad es sencilla.

Y la tenemos delante
y nos rodea deprisa,
ya que aumenta la pobreza
y en Navidad es la misma,
que ayer y que anteayer,
aunque nos suenen tan frías,
por las luces y colores,
por la comida y bebida,
porque vemos la verdad
sin analizar el prisma,
el detalle y la persona
que tenemos a la vista,
y es allí donde se esconde
la sonrisa ya perdida,
de los niños y los hombres
estremecidos, sin risa,
que van pidiendo limosna,
que nos llaman y nos gritan,
que suplican que paremos
tantas luchas de oficina.

Y que volvamos los ojos
a la humanidad sombría,
y que veamos en ella,
al hermano y la sobrina,
a la madre y al anciano
que en la Navidad pedía
aquel Niño, que, en Belén,
de María tomó vida
y nos dejó su palabra,
su testamento y su guía,
con un mensaje de Amor
para las almas sencillas,
para niños y mayores,
para quien quiera sentirlas,
proclamarlas y llevarlas,
en su lucha y día a día...

"...Tu Navidad es un sueño
que, en cada año, se estira,
y se ensancha y engrandece
con emoción encendida,
y me parece muy bien
que lo disfrutes y sigas,
con tu familia y amigos
de una manera tan linda,
pero no olvides amigo
la otra Navidad distinta,
esa que te han relatado
los versos de esta cuartilla,
porque en el mundo conviven
muchas miradas vacías..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/12/18

NO TE PUEDO OBLIGAR...



No te puedo obligar a que me sigas
ni a pensar en lo mismo que yo pienso,
aunque espere el aroma del incienso
cual caricias que aparten las intrigas.

Es por eso que miro las espigas
del trigal de tu cuerpo tan extenso,
y mis dedos inicien el descenso,
por un valle, intentando ser hormigas.

No quisiera que cambies tu camino
ni tu rumbo se altere en la ribera,
de ese río que lleva a tu destino.

Simplemente te quiero verdadera,
y que seas la dueña de tu sino,
para hacer, de tus sueños, mi escalera.

Rafael Sánchez Ortega ©
07/12/18

domingo, 23 de diciembre de 2018

NO SÉ POR QUÉ RAZÓN...



No sé por qué razón
estabas tan buenísima, 
gustosa apetecible,
sensible a las caricias.
Es fácil que nacieras
como una margarita,
quizás entre claveles
rozando tus mejillas,
y fueron seductores
los ojos y pupilas,
logrando cautivarme
tus labios y sonrisa,
haciendo que soñara
con manos y rodillas,
y así quedé prendado
y quise hacerte mía...

Buenísima manzana,
buenísima chiquilla,
precioso el Paraíso
exento hasta del IVA,
en él nos conocimos,
en él cambió mi vida,
buscando, en tu presencia,
la sombra tan distinta
con ella yo he bailado.
surcado mil colinas,
de noche, con la luna,
y al alba, el nuevo día,
y así nos revolcamos
amando sin medida
viviendo intensamente
sin trampas ni mentiras...

"...Allí nos conocimos,
preciosa margarita,
desnudos en un acto
cubiertos por la brisa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/12/18

sábado, 22 de diciembre de 2018

AL FINAL...



Al final la brisa rozaba las sienes
y las palabras rebotaban en el alma.

Diciembre llegaba con su manto blanco
en el ambiente
y también con un montón de promesas
y de sueños.

En esos días todo parecía más puro 
y asequible,
como si el nuevo año pudiera restañar las heridas
y llevar la ilusión y la paz
a los corazones oprimidos.

Miré al cielo y creí ver una sonrisa 
entre las nubes.
Quise tomarla, 
alcanzarla con mis dedos
y colocarla en mi corazón de trapo.

Entonces vi la rosa tirada en el suelo 
y la tomé con mis dedos.

Rafael Sánchez Ortega ©
05/12/18

viernes, 21 de diciembre de 2018

TENÍA QUE SER...



Tenía que ser una pesadilla 
y aquello no podía ser real.
No podía retroceder,
no quería volver atrás.
me había propuesto dejar los recuerdos
y que se fueran apagando,
que solo permanecieran aquellos instantes
preciosos y con grato sabor
y lo demás acabara en una papelera
para arrojar al infinito.

…Porque la vida era importante
y debía vivirla intensamente,
pero sin odios, sin rencores.
mirando adelante y buscando en ese porvenir
el camino y el sendero para llegar a la meta,
a encontrar ese equilibrio;
donde la paz y el amor estuvieran presentes,
y donde la vida tuviera, nuevamente, sentido.

Rafael Sánchez Ortega ©
30/11/18

PASAN LOS DÍAS...



Pasan los días de otoño,
crecen las sombras sin freno,
y van menguando los días
mientras se acerca el invierno,
y en este tiempo variable
yo me pregunto, en silencio,
dónde quedaron los ratos
con los abrazos y besos,
cuándo murió aquella etapa
y se apagaron los versos
de aquel inmenso poema
que susurraban dos pechos,
dos corazones ansiosos
que, en juveniles repechos,
daban sabor a la vida
con sus promesas y sueños...

Pasan los días, me digo,
cuando recojo recuerdos,
esas migajas y risas,
en este mundo imperfecto,
donde los años que pasan
hacen llorar a los ciegos,
con ese llanto invisible
de unos ojitos sinceros,
ellos quedaron mirando
aquel reflejo del cielo
en que la voz de unos niños
daba pasión a los juegos,
y es que la vida se pasa
en un instante y momento,
entre el otoño tan corto
y en un invierno con miedos...

"...Pasan los días de otoño
ante el invierno viajero
que va llegando y abraza
los corazones sedientos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/11/18

jueves, 20 de diciembre de 2018

LAS HOJAS DE LOS ROBLES...



Las hojas de los robles
me dictan un poema,
diciendo que examine
aquello que conservan,
tatuajes inauditos
de mitos y leyendas
con besos invisibles
cargados de promesas,
suspiros silenciosos,
susurros y cadencias
de niños y de amantes
en busca de sirenas,
princesas de las playas
llegando a las aldeas
por boca de los hombres
que un día las oyeran...

Las hojas de los robles
rescatan la inocencia,
de tiempos infantiles
y tiempos de cerezas,
los juegos del colegio,
las tiernas primaveras,
las flores despertando
los frutos de las huertas...
¡qué hermoso panorama
cargado de belleza,
los ángeles dormían
una profunda siesta!
y en medio de este encanto
un niño entre la niebla,
las hojas le saludan
y vibra con sus letras...

"...Las hojas de los robles
exigen que las lea,
que busque entre sus pliegues
los sueños que atrás dejan... 

Rafael Sánchez Ortega ©
29/11/18

ESTABA DESPERTANDO...



Estaba despertando y escuché, de sus labios,
un poema de protesta.
Todo estaba mal, todos eran culpables,
ya que si miraba el pasado veía esas faltas
y carencias y si era en presente,
las veía, también, multiplicadas.

Ante esto ¿qué futuro se presentaba?
si todo estaba mal, si aparentemente la vida
no tenía sentido, ¿para qué seguir?,
¿por qué luchar?
Hasta el sueño parecía que molestaba
y no era posible dedicarle un segundo más.

Su boca escupía odio y bilis 
en un acto de protesta.
Traté de escuchar un rayo de esperanza 
en el sonido hiriente
y no lo encontré.

Rafael Sánchez Ortega ©
29/11/18

miércoles, 19 de diciembre de 2018

SEAMOS COMO NIÑOS...



Seamos como niños,
veamos las estrellas,
recemos en la noche
y hagamos un poema.
y si esto no es posible
tomemos una vela,
raspemos la cerilla
que encienda bien su mecha,
así soportaremos
al sueño que nos venza,
también a los mosquitos
que pican y que vuelan,
fastidio de las noches
que pasan y que llegan
dejándonos legañas
com brumas y leyendas...

Quizás una sonrisa
disipe tanta niebla,
la mano cariñosa,
el roce de unas venas,
los dedos y batuta
que llevan a la orquesta,
por cielos inauditos
y tierras sin fronteras;
se rompen los silencios,
se cortan las mareas,
los vientos se estremecen
y cantan las sirenas;
así se forma un coro
de vida y de poetas
que vuelan, siendo libres,
buscando su albufera...

"...Seamos como niños,
y amemos sin cautela,
haciendo que los sueños
pervivan y no mueran...

Rafael Sánchez Ortega ©
28/11/18

HOY VI UNA ROSA...



Hoy vi una rosa que estaba solitaria
en un jardín. 
Tembló mi mano buscando con los dedos
aquellos pétalos.
Y los rocé. Sentí la suavidad
de aquella rosa.

Cerré los ojos sintiendo la caricia
que me llegaba.
Era un poema,
un verso abandonado en cualquier parte.

Sin darme cuenta, me vino la sonrisa
hasta los labios.
¡Cuánta ternura dejaba por mi cuerpo
aquel contacto!

Volví a la vida y Abrí los ojos,
el viento del nordeste me hablaba
en su silencio. 
Decía borbotones de palabras
que ahogaban mis sentidos,
decía que buscara nuevamente,
que siguiera mi camino,
que te amara…

Rafael Sánchez Ortega ©
28/11/18

martes, 18 de diciembre de 2018

PERO DEBES...



Pero debes abrir los ojos y ver,
sentir la vida en tus pupilas,
notar como se agita el corazón, de nuevo,
y escuchar a esa voz, desconocida,
que te llama.

La vida sigue ahí, cerca,
la ves, 
la tocas,
la deseas, 
la persigues;
quieres beber su néctar
y embriagarte con su vino,
con su luz...

Tienes miedo, lo sé,
pero es algo normal.
Debes seguir mal que te pese,
debes avanzar, 
mirar al frente,
debes buscar los labios que adivinas,
decir su nombre 
y leer sus pupilas...

Debes vencer al miedo 
y ser tú mismo,
para intentar encontrar la poesía.

Rafael Sánchez Ortega ©
27/11/18

ES ALGO MUY NORMAL...



Es algo muy normal
sentirse abandonado
igual que nave lista
sin viento en su regazo,
se nota la frescura,
la noche con su manto,
el agua tan tranquila
y el mar de los Sargazos,
y todo en el silencio
del rezo y el sufragio
la mente pensativa
del hombre refractario,
en él, la rebeldía,
discurre por sus labios,
naciendo de sus venas
la forma de este adagio...

Y todo en el silencio
sucede sin pensarlo,
la brisa no acaricia
las velas del balandro,
tampoco las sentinas
del hombre duro y zafio,
que acaso mira al cielo
con ojos presidiarios.
por eso lo que pasa
es, simplemente, algo,
que escapa a los sentidos
y a mentes de los sabios,
dejemos que el nordeste
alcance nuestras manos,
seamos como niños
sin otro cuestionario...

"...Es algo muy normal
perder lo que has amado,
sabiendo que aquel niño
perdió por ser romántico..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/11/18

lunes, 17 de diciembre de 2018

UNA BELLA SONRISA...



Una bella sonrisa
se desliza en los labios,
y hasta un beso furtivo
aparece temblando,
es el alba que llega
con el sol de la mano,
y la ofrenda dorada
de cariños y abrazos,
y así día tras día,
en invierno y verano,
este encanto madruga
y aparece volando,
porque ansía la vida
con las rosas y nardos,
del jardín y las almas
de este mundo prestado...

Van pasando las horas,
se producen los cambios,
y la tarde se acerca
y con ella el rosario,
aquel tiempo de infancia
de colegios y patios,
donde el juego y los libros
disputaban horarios.
¡qué bonitos recuerdos,
en los días de antaño,
se vivieron felices
en momentos tan mágicos!,
y llegaba la noche
con la bruma por manto,
y la negra sonrisa
de aquel pecho tan rancio...

"...Una bella sonrisa
en un rostro muy cándido,
un montón de recuerdos
quieren hoy su prefacio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/11/18