martes, 30 de junio de 2015

TRAS AQUELLA ROSA...


Tras aquella verja
crecía una rosa,
de apacible dulce
y en el fondo roja.

Pero, sin embargo,
esa bella nota,
está prisionera
y se encuentra sola.

Sola tras la verja,
tras el sol y sombra,
quedando al alcance
de una mano tonta.

Si alguno la mira
seguro que llora,
la rosa encantada
que al cielo se asoma.

Pero ante la verja
llegó una persona,
con alma de niño
y verso en su prosa.

Llegó con retazos
de mirlos y alondras,
de dulce gorriones
que alegran las horas.

Y viendo la verja,
la rosa preciosa,
sintió la ternura
marcada en sus formas.

Sus pétalos bellos
temblaban con gotas,
que noche y rocío
dejaron sin bromas.

Y hasta aquella verja
sufrió la derrota,
la mano invisible
que llega y arrolla.

Sintió que unos dedos
rozaron su borla,
quebraron la rama,
robando la joya.

La rosa del alma,
la tierna paloma,
el verso sublime
que rompe las normas.

Y marcha a unos labios,
un beso y la ropa,
quizás a un escote
cubierto de hojas.

"...Tras aquella verja
temblaba preciosa,
la rosa de mayo
que espera mi boca..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/06/15

lunes, 29 de junio de 2015

EN LOS ARRABALES...


En los arrabales
se asoma la luna,
su cara gatuna,
¿a quién va a cambiar?

Pasea despacio
con cara de buena,
la hermosa verbena
ya va a comenzar.

Resuenan las arpas
con gran alegría,
la noche y el día
se van a bailar.

Se juntan y abrazan
las flores de junio,
y aquel plenilunio
se vuelve pulsar.

De pronto te veo,
mi excelsa princesa,
la niña traviesa
jugando en el mar.

Las olas te bañan,
te rozan llorando
y entonces, cantando,
te vuelvo a mirar.

Te miro y te veo,
te escribo un poema,
un verso que quema
con fuego de hogar.

Tus manos me tocan,
quizás en silencio,
y entonces presencio
tu pecho vibrar.

Me miras, me llamas,
pronuncias mi nombre,
y el niño y el hombre
se dejan amar.

Me acunas y aneas,
me besas la cara,
la ceja que alzara
se vuelve a bajar.

Me duermo en tus brazos
mi amor y mi cielo,
y entonces el hielo,
se deja licuar.

Helado de fresa,
de nata y vainilla,
mi tierna chiquilla
te quiero probar.

"...En los arrabales
camino de noche,
te llevo ese broche
con besos y azahar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/06/15

domingo, 28 de junio de 2015

RECUÉRDAME...


Recuérdame, mi amor, cuando me veas,
que escuche con paciencia tus latidos,
son signos del amor y la esperanza
que afloran a tu pecho con sigilo.

Quizás las madreselvas se han cerrado
y puede que con ellas sus pestillos,
la noche del verano está presente
y pronto sus legañas piden sitio.

Recuérdame que siga tus pisadas,
que marche sin dudar al infinito,
al sitio y el lugar donde te encuentras
y acuden los gorriones a sus nidos.

Es fácil que su música sonora
se queda en la ribera con los lirios,
igual que las saudades y recuerdos
quedaron enlazadas con los pinos.

Recuérdame que siga los dictados
dejados por tus dedos en los libros,
que acabe, con temblor, aquel poema,
que un día me escribiste con cariño.

Quizás en esa entrega de tus versos
esté la quintaesencia del vinilo,
la música sin par de las estrellas
y el canto alborozado de los niños.

Recuérdame, si acaso, que te mire,
que busque en tus pupilas ese vino,
el néctar que persiguen los poetas
y alcanzan cuando llegan al Olimpo.

Entonces embriagado, en tus abrazos,
seré tu admirador empedernido,
el niño que corría tras cometas
y el hombre que jugaba en tu vestido.

"...Recuérdame, mi amor, cuando me veas,
que lleve a tus oídos mis suspiros,
que notes a mis labios en tus labios
y el beso que te ofrecen mis sentidos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/06/15

sábado, 27 de junio de 2015

YA SÉ QUIÉN ME DESPERTÓ...


Ya sé quien me despertó
y me rozó por el cuello,
era tu mano tan linda
que acariciaba mi pecho.

Quizás así, me anunciara,
que espabilara hoy el sueño;
cantaban los pajarillos
en los frutales traviesos.

Es fácil que suspirara
y te arrimaste a mi cuerpo.
para acudir al rescate
de este poeta y sus versos.

Luego, sonaron campanas
con otro roce más tierno,
el del calor de tus muslos
al confluir con mi sexo.

Y no te dije que no,
quise ampliar ese tiempo,
para estrecharte en mis brazos
y estar contigo en el lecho.

No quiero que me despierten
los pétalos del momento,
ni tampoco la fragancia
del aroma que ya huelo.

Te estaba esperando, Amor,
porque me agobia el deseo,
para tenerte desnuda
y abrazadita a mi pecho.

Beso en silencio tus ojos,
tus mejillas y tu cuello,
y aunque los labios me tiemblen,
beso también a tus senos.

Y desciendo a los tobillos
por tu vientre, con mis besos,
recorriendo así tus muslos,
con la barba que ya tengo.

Yo presiento que suspiras
y de veras me estremezco,
tengo, al lado, a Dulcinea,
de un Quijote soñoliento.

Ya la lava está bajando
del volcán que llega ardiendo,
no es pecado esta agonía
de quererte estando hambriento.

Dos columnas de alabastro
me cautivan y venero,
son guardianas de la vida
y la fuente de tu templo.

Y es allí donde me hechizo
con la nube del incienso,
la pasión descontrolada
y en mis labios el deseo.

Quiero llegar hasta ti,
compartir este tormento,
este sabor agridulce
en que se unen dos cuerpos.

Más quiero seguir contigo
y dibujar lo que siento,
para cerrar bien los ojos
y luego seguirte viendo.

Así seguirán mis manos
recorriendo tus senderos,
esas colinas nevadas
que arañaré con mis dedos.

Quiero beber y catarte
y con mi lengua subiendo
para sentir a tus manos
cuando me tiran del pelo.

Recorreré muy despacio
esos caminos traviesos,
para catar tus pezones
y muy despacio lamerlos.

Siento que están madurando
y que me gritan pidiendo,
que bese sus puntas pronto
entre pellizcos y muerdos.

Tus manos en mis mejillas
me sacan del desenfreno
y me elevas a tu cara
porque en tus ojos me pierdo.

En un abrazo me envuelves
mientras tus labios saqueo,
me emborracho en tu saliva
porque en el cielo me encuentro.

Más sé que no me conformo
con la ficción y los sueños,
ya que preciso la magia
y la verdad de tu cuerpo.

Siento que bailan las letras,
entre suspiro y jadeo,
con esta orquesta invisible
del corazón de un sediento.

"...Ya sé quien me despertó
y acarició mi cabello,
era tu mano preciosa,
la que alejaba mis miedos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/06/15

viernes, 26 de junio de 2015

ME PARECE...



Me parece que vuelan las gaviotas
sobre un mar sugerente y con ternura,
una paz me devuelve dulcemente
al silencio que emite la laguna.

Es un tiempo plagado de nostalgias,
de recuerdos y noches con su bruma,
en que tuve tu amor, entre mis brazos,
y le pude exprimir tanta dulzura.

Ahora miro las olas de la vida,
las que borran mis huellas con su espuma,
las que besan mis pies que van descalzos
y atrevidas y osadas me saludan.

Me enternece escuchar a las resacas
y mirar a lo alto, hacia la luna,
para ver ese brillo plateado
y esas manchas oscuras y difusas.

Pero vuelvo al momento, que no olvido,
al abrazo y la voz que me susurra,
a tu cuerpo estrechado entre mis brazos
y a los labios temblando de lujuria.

Es amor lo vivido y lo que ansío,
y lo sé sin respuestas a preguntas,
porque fuiste la magia en un presente
inundándome el alma de ternura.

Es por eso que vuelvo a ese pasado,
a mirar esas olas tan profundas,
y a sentir ese dulce escalofrío
que recorre a mi mano en tu cintura.

Yo quisiera mirarte nuevamente
contemplando, a la vez, como desnudas,
ese cuerpo que aumenta mis suspiros
y, que al mío, lo lleva a la locura.

"...Me parece que vuelan las gaviotas
y que van a la costa con sus plumas,
mientras yo, soñador y enamorado,
aquí espero tu beso en la penumbra..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/06/15

jueves, 25 de junio de 2015

MÁS ALLÁ DE LOS CIELOS...


Más allá de los cielos y la tierra,
donde están tantos bosques infinitos,
se congregan las hadas y los elfos
para un viaje de sueños amarillos.

Y vendrán, no lo dudes, a tu puerta,
llamarán con paciencia y con sigilo,
y al final sentirás en tus entrañas
la canción que desgranan sus nudillos.

Será un sueño plagado de sorpresas,
donde tú, Don Quijote sin molinos,
buscarás a la dueña del Toboso,
Dulcinea invisible y sin castillo.

Pero luego tendrás esa alegría
de seguir los meandros de los ríos,
para ver si se oculta en la ribera
esa barca de amor junto a los lirios.

Más allá de los cielos y la tierra
está el agua y la fuente con sus grifos,
las fontanas un tanto cantarinas
para alivio de tantos peregrinos.

Y serás uno más en esa senda,
un viajero con rumbo a su destino,
una mano que busca presurosa
a la mano que quiere, con cariño.

Y serás el poeta de la tierra
y quizás el corcel asustadizo,
aquel hombre escribiendo en el cuaderno
y guardando en el pecho los suspiros.

Porque quieres amar y ser amado
y tener y sentir ese cariño,
ese rostro tan bello de tu amada
y que marcha contigo en tus latidos.

"...Más allá de los cielos y la tierra
hay un sitio llamado el Paraíso,
y es en él donde quieres que tus sueños
puedan ser unos pétalos sencillos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/06/15

miércoles, 24 de junio de 2015

QUIERO...


Quiero mi cuerpo en tu cuerpo
y tu mano en mi cintura,
con caricias y con besos,
sin lugar a las preguntas.

Porque deseo quererte
y encontrar esa laguna
donde en su fuente saciarme
de su néctar y frescura.

Quiero en tu cuerpo un helado
de limón y sin excusas,
para sin prisas sorberle
y apurar tanta ternura.

Porque mis labios ya tiemblan
de pasión y de lujuria,
y el amor está latente
de manera muy profunda.

Quiero mi cuerpo entregarte
entre la niebla y la bruma,
con el alma alborozada
y que desea ser tuya.

Porque es amor lo que siento,
lo que grita mi locura,
lo que aflora a mis latidos
y que me roba la luna.

Quiero tu risa encantada
y esa pizca de ternura,
que me abraza y embelesa
de una manera difusa.

Porque destapas mi alma
sin cadenas ni torturas,
y me llevas a tu lado
cual vampiresa nocturna.

Quiero a mi cuerpo ligero
estremecerse en su lucha,
para llegar a tu lado
traspasando la penumbra.

Porque sin ropa me ofrezco,
de una manera desnuda,
para nadar en tus brazos
y llegar hasta tu blusa.

Quiero en tu seno una fresa,
una nota vagabunda,
y el temblor imperceptible
que le nace y que le cruza.

Porque mis labios inquietos
quieren morder esa fruta,
y saciar las sensaciones
de una pasión tan oculta.

"...Quiero mi cuerpo en tu cuerpo
alcanzando en él su gruta,
y subir hasta el Olimpo
a dormir en blanda cuna..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/06/15

martes, 23 de junio de 2015

BUSCABAS MARGARITAS...


Buscabas margaritas
un día en la pradera,
descalza y caminando
tus pies sobre la hierba.

Buscabas tu destino
allí, donde estuviera,
con pasos imprecisos
y en versos de poemas.

Tus dedos desgranaban
los pétalos de cera,
y arriba, por los cielos,
volaban los cometas.

También las mariposas
querían ser eternas,
llegando hasta tu lado
buscando las violetas.

Las flores con su aroma,
libándoles su néctar,
y el dulce pentagrama
de paz en la floresta.

Buscabas margaritas
y allí te vi muy quieta,
en medio de los campos
callada y tan señera.

Tenías el cabello
soltado en su melena,
tus ojos tan añiles
manaban inocencia.

Y así besé tus labios,
sintiendo arder las venas,
la sangre galopando
igual que tus caderas.

Nos dimos un abrazo
y hablaron sin respuestas.
las manos presurosas
quitando nuestras prendas.

Y fuimos como niños
jugando entre la arena,
con olas y resacas
de cuerpos y mareas.

"...Buscabas margaritas
y yo te di una fresa,
un labio vacilante
que fue a buscar tu lengua..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/15

lunes, 22 de junio de 2015

PASÓ MAYO, EN UN MOMENTO...


Pasó mayo en un momento
y llegaron las tormentas,
tan frecuentes en verano
y que alteran a las setas.

Hay tormentas en los cielos
y tormentas en la tierra,
igual pasa en nuestras almas
que por miedo están inquietas.

Y a ese miedo me refiero,
el que el hombre no doblega,
el que encorva sus espaldas
y le sume en mil tinieblas.

Son los miedos de las dudas,
telarañas que, con nieblas,
hacen daño a los sentidos
y al amor que allí se gesta.

Pasó mayo en un momento
y del mismo se conserva
los recuerdos bien vividos
de la paz y la belleza.

Hubo días especiales,
nos guiñaron las estrellas,
suspiramos a la luna
y soñamos con violetas.

Hasta fuimos, libremente,
por un campo sin cadenas,
donde niños y mayores
se tomaban su merienda.

Y también nos detuvimos
a tomar el agua fresca,
de una fuente cantarina
para alivio de las lenguas.

Pasó mayo en un momento
y hoy es junio el que se cuela,
el que viene con sus miedos
que hacen daño a la cabeza.

Y es aquí, cuando te miro,
y te digo que no temas,
que estos miedos son rescoldos
de un pasado que está fuera.

De un pasado ya vencido
y una cárcel con cadenas,
donde todo transcurría
con mentiras y flaquezas.

Hoy es junio, ya te digo,
y una nueva primavera,
ha llegado hasta las almas
y las dice que la vean.

"...Pasó mayo, en un momento,
y ahora junio es lo que cuenta,
con tus manos en mis manos
y el amor que en él me dejas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/15

domingo, 21 de junio de 2015

LA NOCHE TE ACARICIA...


La noche te acaricia con su manto
y puede que por culpa de la niebla,
arriba las estrellas nos sonríen
y abajo te saludan las mareas.

Parece que una calma contenida
suspira y, sin cesar, se despereza,
se extiende por las manos de los hombres
y llega a sus espaldas y las piernas.

Hay una sensación inenarrable,
parece ser el verso de un poema,
el grito contenido del silencio
y el aura del amor y la inocencia.

Tus ojos ya se cierran un momento
y sienten el sonido de la tierra,
la música sin par de la campiña
que esconde melodías entre ella.

Recuerdas una tarde de paseo,
los pinos con sus filas tan inquietas,
agujas de sus ramas por el suelo
y aromas de jazmín y madreselva.

Recuerdas aquel beso apasionado,
el labio que buscaba tu melena,
la mano recorriendo por tu espalda
y un dedo dibujando en tu cadera.

Suspiras y te paras un instante,
meneas dulcemente la cabeza,
quisieras retomar esos momentos
y el tierno escalofrío de tus venas.

"...La noche te acaricia con su manto,
y vives el presente sin reservas,
adoras el pasado y no lo olvidas
y sueñas con vivirlo en otra fecha..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/06/15

viernes, 19 de junio de 2015

NUNCA CREAS AMOR...


Nunca creas amor, lo que te cuenten,
personas que destilan su vileza,
lo hacen con la rabia en su cabeza,
tratando que las dudas se alimenten.

Y lo anidan las almas que no sienten,
que germinan, sin duda su tristeza,
a pesar de basar esa certeza
sin pensar en que extraños lo lamenten.

Si vacilas y tienes una duda
puedes ver lo que guardo en la alacena.

Es el alma tranquila, y va desnuda,
rebosante de risa y no de pena.

Es amor, que cultivo, con tu ayuda,
para dar con mi beso una azucena.

Rafael Sánchez Ortega ©
13/06/15

TE EXTRAÑO CUANDO CAMINO...


Te extraño cuando camino
y te busco en el silencio,
porque acercaste tu risa
a mis labios tan sedientos.

Tu me diste la paciencia
regalándome el momento,
el suspiro de la luna
que dejabas en tus versos.

Y ese roce emocionado
de tus manos y tus dedos,
recorriéndome la espalda
y esculpiendo allí el deseo.

Eras una mariposa
que llegaste de muy lejos,
a encontrarte con un niño
que escribía de sus sueños.

Y por eso coincidimos
una tarde en el paseo,
mi mirada y tu mirada
y mis ojos con tu vuelo.

Te extraño, cuando camino,
al pensar, como te pienso,
que te llevo de la mano
por un parque al merendero.

Allí vemos una fuente
y unos bancos muy ligeros,
tú refrescas a tus labios
mientras abro, yo, el cuaderno.

Canta el mirlo en los pinares,
juegan niños con un perro,
y hasta puede que la niebla
se confunda con el tiempo.

Una paz nos sobrepasa,
nos inunda con sus besos,
nos alienta y nos provoca
y nos hace ser sinceros.

Y de pronto nos amamos
como niños muy hambrientos,
nuestros ojos, nuestros labios
ya susurran un "te quiero..."

"...Te extraño, cuando camino,
porque estás dentro, ¡muy dentro!,
en el fondo de mi alma
y en mi pecho tan sediento..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/06/15

jueves, 18 de junio de 2015

POR AQUELLAS CALLES...


Por aquellas calles
de triste apariencia,
caminaba un niño
buscando su estrella.

Una estrella linda
y a la vez inquieta,
con su brillo alegre
y un aire de fiesta.

Eran las resacas,
las olas y arenas,
en la playa hermosa
dorada y tan bella.

Eran los suspiros
del niño que reza,
que busca en los cielos
su verso y poema.

Por aquellas calles,
de larga alameda,
un hombre camina,
vacila y espera.

Quizás es el banco
y el rayo que llega,
aquello que busca
cruzando la verja.

Quizás son las migas
que tocan sus manos,
las notas del arpa
de picos y aletas.

Así las palomas
serán satisfechas,
y pronto aquel hombre
tendrá bien su siesta.

Por aquellas calles,
de sí, polvorientas,
un niño camina
y un hombre desea.

El niño va a clase,
después a la iglesia,
quizás a la ronda
de muros cubierta.

El hombre suspira,
ansía la fiesta,
el baile y la gracia
de alguna sirena.

Así son los versos
que sueña el poeta,
y así los latidos
que traza su letra.

"...Por aquellas calles
yo vi tu silueta,
tu sombra y hechizo
y quedé entre ellas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/06/15

miércoles, 17 de junio de 2015

PUDE SENTIR...


Pude sentir el agua de la lluvia
y hasta beber sus gotas cristalinas,
en una comunión de confianza
trazada entre los cielos y tu risa.

Las nubes se pararon lentamente
dejando que soltaran sus espitas,
el líquido que impregna de pureza
los campos y la tierra prometida.

Los hombres nos quedamos sorprendidos
sintiendo que brotaban margaritas,
del alma atenazada por los miedos
por culpa de batallas y de heridas.

Y un sol que se asomaba tras las nubes
hacía de notario en su visita,
y luego nos dejaba su ternura
por medio del nordeste y de la brisa.

Pude sentir el beso de tus labios
y hasta robar del mismo su alegría,
afín de trasplantarla a mi costado
para llevar la paz a mis mejillas.

Y tú me regalaste, de recuerdo,
la gota del amor que en ti vivía,
el cáliz sacrosanto que, en tu alma,
te daba una razón para sentirla.

Y así me enamoré, sin yo saberlo,
del agua de la lluvia que caía,
sintiendo con rubor que, en mis pestañas,
las lágrimas buscaban sus esquinas.

Estaba suspirando por tus besos,
ansiaba tus abrazos y caricias,
tratando de apartar las telarañas
de tiempos que dejaron mil heridas.

"...Pude sentir que aquello que entregabas
era el Amor y esencia de tu vida,
por eso te abracé, bajo la lluvia,
y dije, sin dudar, que te quería..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/06/15

martes, 16 de junio de 2015

CON TU CARITA DE TRAPO...


Con tu carita de trapo
y tus manos tan inquietas,
me cautivas y subyugas
mientras me abrazas y besas.

Yo sé que afuera la luna
y la noche están de fiesta,
y hasta juegan con las olas
al compás de las mareas.

Pero yo sigo en tus brazos
mi preciosa cenicienta,
la que susurra mi nombre
y en silencio me contempla.

Las gaviotas se levantan
y hacen luego mil piruetas,
porque marchan remolonas
a la costa donde vuelan.

Con tu carita de trapo
eres linda y muy traviesa,
porque velas por mis sueños
y en tus brazos ya me aneas.

Una nave en la bocana,
que responde por trainera,
se desliza por las aguas
para ir a la ribera.

Tú me brindas ese lecho
sin rubor y sin sorpresas,
y me ofreces tu figura
delicada y siempre tierna.

Un castillo en su altozano
nos perfila la silueta,
de unas piedras centenarias
y unos muros con sus piedras.

Con tu carita de trapo
y los labios de frambuesa
me has besado lentamente
de los pies a la cabeza.

Han temblado los cipreses
en la noche que despierta,
pues no quieren, que la luna,
esté sola y sin estrellas.

Unas manos delicadas
han trepado por mis piernas,
recorrieron la cintura
y han rozado mi cadera.

Es el alma de la vida
y es el fruto de la tierra,
esas uvas de las vides
con el vino que ellas dejan.

"...Con tu carita de trapo
y unos dedos que no cesan,
has tatuado aquí mi nombre
en los versos de un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/06/15

lunes, 15 de junio de 2015

MIRA SI ES BRUJA LA LUNA...


Mira si es bruja la luna
que hasta viene de paseo,
para ver si tú suspiras
y entre las olas te beso.

Tiene celos de tus pasos
porque sabe que te quiero,
y que escribo, por las noches,
concentrado en mi cuaderno.

Ella ignora tu figura,
aunque teme por sus versos,
y ha notado que ahora escribo
a otra imagen que venero.

Se ha quedado entristecida
y no tengo yo el remedio,
pues mi pluma está volcada
en la dueña de mis sueños.

Mira si es bruja la luna
que hasta saca su pañuelo,
y se frota las pupilas
para ver si me conmuevo.

Pero ignoro su postura,
me concentro en el paseo,
en tu mano entre mis manos
y en tu piel bajo mis dedos.

Ya la niebla nos alcanza,
no nos deja ni movernos,
nos agobia con su manto
gris oscuro, un tanto negro.

Pero avanzamos, sin prisa,
y continuamos sin miedo,
resistiendo a las resacas
y a temporales y vientos.

Mira si es bruja la luna
que hasta piensa como pienso,
y me incita a que te olvide
por un montón de recuerdos.

Pero resisto su oferta
porque yo sé lo que siento,
lo que mis labios pronuncian
y lo que altera mi pecho.

Y eso eres tú, vida mía,
otro brillante lucero,
que sin ser luna ninguna
eres la luz de mi cuerpo.

Eres el cáliz divino
donde está el vino que bebo,
y eres el tierno regazo
donde temblando me duermo.

"...Mira si es bruja la luna
que tiene celos eternos,
y aunque no sabe tu nombre
quiere en mis labios leerlo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/06/15

domingo, 14 de junio de 2015

NO TIENE NORTE...




No tiene norte mi patria
ni rejas mi libertad,
por eso marcha sin rumbo
mi trainera por el mar.

Busca en el cielo la luna,
las estrellas y la paz,
y la rosa de los vientos
la dirige a ese lugar.

Puerto lejano y remoto,
sin cadenas, al final,
con tabernas de bohemios
y recuerdos de alcatraz.

Hay gaviotas que vigilan
ese vino que tomar,
cormoranes muy siniestros
que se secan de la sal.

No tiene norte mi patria
ni mi nave un capitán,
porque sin rumbo navega
sin velamen ni fanal.

Busca la vida que brota,
la campiña y el lugar,
y las montañas nevadas
con su blancura tal cual.

Busca al pastor por los campos
y al marino en bajamar,
para aprender sus oficios
y entenderlos de verdad.

Es esa vida sencilla
la que quiere realizar,
sin coronas de laureles
y sin medallas de más.

No tiene norte mi patria
ni puertas mi voluntad,
para encontrar el descanso
donde dormir y soñar.

Porque la vida que añoro
no sé, ya, ni donde está,
aunque mi pecho se altere
acelerando el tic-tac.

Loco volcán desbocado,
corazón tan desleal,
deja que busque a mi dueña
porque la quiero besar.

Roza sus labios, si puedes,
en ese fino cristal,
el del amor y el deseo,
que a ti te quiere entregar.

"No tiene norte mi patria
ni escalones mi portal,
para estrecharte en mis brazos
y besarte sin cesar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/06/15

sábado, 13 de junio de 2015

PENSARÉ EN TU NOMBRE...


Pensaré en tu nombre
y en la tierna cara,
y en la hermosa siesta
de la tarde franca.

Porque fuiste mía
y besé tu espalda,
te rocé los dedos
y la mano blanca.

Y trazamos juntos
una nueva marcha,
entre pinos grises
de una seca campa.

Ascendimos luego
la colina larga,
donde están los ángeles
con su larga espada.

Pensaré, de nuevo,
en la tarde clara,
y en los cielos dulces
con su blanca capa.

En tus labios tiernos
buscaré la pausa,
el suspiro alegre
que tu pecho lanza.

Tomaré tus besos,
y esas olas largas,
que tu boca emite
y la mía clama.

Y otra vez, mi niña,
sentiré la lava,
del volcán que ruge
desde mis entrañas.

Para unir mi sangre
con tu sangre y savia,
y dormir rendidos
en la ardiente playa.

"..Pensaré mi cielo,
que tu voz me llama,
y mi cuerpo grita
porque al fin te ama..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/06/15

viernes, 12 de junio de 2015

ERA UN SITIO RETIRADO...


Era un sitio retirado
con aspecto angelical,
que invitaba a los amantes
para huir de la ciudad.

Y allí fueron, muy contentos,
con sus voces de cristal,
los susurros apagados
y en sus pechos un tic-tac.

Deshojaron margaritas,
una a una y nada más,
pues sus ojos relucientes
se volvieron a animar.

Eran niños todavía,
para hablar en plural,
dos amantes soñolientos
y una cama y un sofá.

Y se dieron mil caricias,
se besaron, sin tardar,
y sus dedos, impacientes,
se impregnaron de la sal.

Las fontanas de sus cuerpos
no cesaban de manar,
los suspiros, en sus labios,
eran algo habitual.

Como dos desconocidos,
se iniciaban en tocar,
se buscaban con sus cuerpos
y sus manos sin final.

No tardaron en dormirse
bajo el techo del hogar,
una casa con paredes
amarilla y muy trivial.

"...Era un sitio retirado,
un encanto, singular,
y allí fueron, los dos niños,
para amarse en soledad..."

(Lo que resta, me lo guardo,
pues no es digno de contar,
lo vivieron ellos solos
y en sus pechos, dormirá)

Rafael Sánchez Ortega ©
05/06/15

jueves, 11 de junio de 2015

CERRAR LOS OJOS...



Cerrar los ojos y volver atrás,
al tiempo indefinido del pasado,
al pozo del amor y los recuerdos
que traigan la alegría a nuestros labios.

Porque el Amor, en sí, es todo esto,
un trozo de latidos rescatados,
vividos en la paz de la campiña
llevando, en el remite, nuestro abrazo.

Abrazos compartidos y queridos,
que fueron silenciosos, suspirados,
al fondo de otro pecho suplicante
temblando de emoción en esos ratos.

Sobraron, nuevamente, las palabras,
las ropas se quedaron por el cuarto,
haciendo de pinceles nuestros dedos
que pronto comenzaron su trabajo.

Trazaron mil perfiles sinuosos
por senos, por caderas y barrancos,
rozaron el botón de la azucena
y luego en sus pestañas se quedaron.

Bajaron a las fuentes tan sedientas,
ocultas, como siempre, en su recato,
abrieron esos grifos con cariño
y luego, con agrado, los probaron.

Sintieron esa lava incandescente
que brota del volcán, como un rosario,
temblaron al captar las sensaciones
del néctar y el licor tan embrujado.

Subieron, poco a poco, a las colinas,
a ver a todo el mundo más abajo,
ajenos a la vida y a las gentes
absortos al momento de sus actos.

Es fácil que se olvide, en estos versos,
mezclando realidad con lo soñado,
el brindis por beber la manzanilla
y el vino del recuerdo en otro vaso.

Más quiero, corazón, dejar constancia,
que fuiste la ilusión de mi costado,
la tierna realidad de tantas horas
vividas con amor, en tu regazo.

Mezclamos los colores de las almas,
trenzamos los añiles y los blancos,
subieron a los cielos nuestros ojos,
y allí se detuvieron, palpitando.

Ajenos a batallas y conflictos
pudimos ver el mundo mientras tanto,
y no le concedimos importancia
porque era irreverente y secundario.

Dormimos, como duermen, los amantes,
en lechos de cristal y, con un lazo,
unidos los dos cuerpos, sin lujuria,
buscando en el amor ese descanso.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/06/15

miércoles, 10 de junio de 2015

SIEMPRE SERÁS, AMOR...


Siempre serás, amor, la referencia
en un mundo plagado de rencores,
lastrado a la lujuria y los furores
por culpa de la prisa y la impaciencia.

Serás esa esperanza y quintaesencia,
el sueño de una vida sin temblores,
la luz que parpadea y deja amores,
allí, donde pervive la inocencia.

Serás el paraíso de los niños
y el barco con que juegan en las olas.

Serás ese tic-tac en los corpiños
con sangre de corcel en sus cabriolas.

Serás, por fin, la fuente con sus guiños
buscada, en el candor, de las gramolas.

Rafael Sánchez Ortega ©
03/06/15

martes, 9 de junio de 2015

ABRE TUS OJOS POETA...


Abre tus ojos poeta
ahora que llega la noche,
piensa que hay nubes y cielos
entre las sombras enormes.

Puede que tú no lo veas
aunque sí, sientas su roce,
entre el rumor de las olas
y ese suspiro que esconden.

Pero seguro, que arriba,
están diciendo tu nombre,
ángeles, niños y versos,
en confusión y desorden.

Porque te esperan y quieren
tu aportación, con sus voces,
en esas líneas divinas,
que escribirás a las flores.

Abre tus ojos poeta,
sé consecuente en tu norte,
sigue el tic-tac de la vida
que no precisa relojes.

Puede que sientas cansancio
con flojedad y sudores,
pero al final, con tus letras,
podrás plasmar sensaciones.

Unas serán de alegría
otras de penas y goces,
aunque al final, todas ellas,
harán del miedo valores.

Miedo a la noche y la niebla,
miedo a la bruma  y las doce,
pero el común de los versos
es sanear corazones.

"...Abre tus ojos poeta,
busca el amor del Quijote,
porque al final, Dulcinea,
te otorgará sus favores..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/06/15

lunes, 8 de junio de 2015

NO QUIERO...


No quiero que se asusten los poetas
y corran por las calles desolados,
al ver que ya no vuelan mariposas
ni estrellas en las noches del verano.

Es fruto de la bruma, solamente,
la niebla de las almas con un halo,
la venda de unos ojos invisibles
que ocultan realidades sin pensarlo.

Seguro que estarán, junto a los grillos,
vagando por jardines y los campos,
cantando sus canciones, en silencio,
y luego, por los cielos, paseando.

Seguro que querrán venir a vernos,
y darnos aleteos con abrazos,
haciendo que los cuerpos se estremezcan
y sientan que el amor está cercano.

No quiero que se asusten los poetas
y pierdan la ilusión, por mucho rato,
de ver esas estrellas que los niños
buscaban con candor en su regazo.

Seguro que las tiernas mariposas
se encuentran muy cercanas, y a su lado,
por ser las compañeras en la infancia,
del niño y las estrellas de que hablo.

Los versos y poemas son palabras
que nacen y musitan muchos labios,
quizás sin conocer el balbuceo
que clama por estanques muy dorados.

La fibra del poeta está en su pluma,
que escribe los renglones más amargos,
igual que la cadencia y el buen ritmo,
adorna otros momentos con su encanto.

"...No quiero que se asusten los poetas
y piensen que soñar es algo malo;
el niño siempre piensa con princesas,
y el hombre con amar y ser amado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/06/15

domingo, 7 de junio de 2015

YA CASI ACABA LA TARDE...



Ya casi acaba la tarde,
y aquí estamos, caminando,
con nuestras manos unidas
por los caminos lejanos.

Sendas que surgen y cruzan
por entre el gran arbolado,
ese del bosque de pinos
donde se animan los pájaros.

Ellos nos cantan sin prisa
mientras despacio pasamos,
para subir poco a poco
al mirador de lo alto.

Una neblina aparece
como la magia del cuadro,
y sus retazos nos dejan
una ilusión, sin pensarlo.

Ya casi acaba la tarde
y hasta el sol nos da su abrazo,
enviando sus rubores
y con ellos su regalo.

Bella estampa la que ofrece,
nuestro sol con esos rayos,
aunque sea en un instante
y por culpa del ocaso.

Así nacen fantasías
y los sueños del verano,
con ribetes de leyendas
y de cuentos de otros años.

Mientras tanto proseguimos
el paseo y el encanto
caminando despacito
tomaditos de la mano.

"...Ya casi acaba la tarde
y aquí estamos, recreando,
éste instante tan sublime
que vivimos extasiados..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/05/15

sábado, 6 de junio de 2015

QUIERO LLEGAR A TI...



Quiero llegar a ti, bajo la hierba,
y despertar tus pétalos de ninfa,
sencilla procesión de mis plegarias
que dicen y te llaman margarita.

Como un volcán profundo que subyace
destacas de una forma muy sencilla,
quizás con timidez y sin descaro
tratando de pasar inadvertida.

Por eso yo te busco febrilmente
quizás para apagar esta sed fría,
la sed de la pasión y del deseo
cual lava del volcán que antes decía.

Tú miras a lo lejos, en los campos,
tratando de encontrar a quien suspira,
no importan soñadores o poetas
si acaso corazones sin su guía.

Aguanta corazón, la primavera,
es algo que el amor bien necesita,
quizás por renovarse nuevamente
en busca del candor y la alegría.

Rafael Sánchez Ortega ©
30/05/15

viernes, 5 de junio de 2015

ESCRÍBEME EN LA ESPALDA...


Escríbeme en la espalda,
-dijiste en un suspiro,
no olvides que tus versos
irán siempre conmigo.

Vendrán en sus corceles
surcando los caminos,
cañadas y callejas,
desiertos infinitos.

Vendrán como la brisa
que aturde los sentidos,
dejando al fiel nordeste
quizás como testigo.

Tus dedos, tan inquietos,
harán de monaguillos,
tocando las campanas,
bajándome el vestido.

Escríbeme en la espalda,
-dijiste tú, a aquel niño,
de mano temblorosa,
pintando junto al río.

Pintaba los meandros
del cuello hasta el tobillo,
bajando por la espalda
su largo recorrido.

Los dedos tan ansiosos
pulsaban esos gritos,
nacidos de unos labios
con fiebre y con delirio.

Los versos proseguían,
dejando en el escrito,
canciones y alabanzas
del cuerpo tan sencillo.

"...Escríbeme en la espalda,
poeta de mi sino,
escríbeme sin miedo,
mi Amor, te necesito..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/05/15

jueves, 4 de junio de 2015

NUEVAMENTE...


Nuevamente yo te pido,
que me otorgues tu perdón,
aunque dude la razón
por el pecho malherido.
Aquel arco de Cupido
ha creado esta tortura,
y esta sangre que supura,
con dolor por mi costado,
traza un surco anaranjado
que emborracha mi cordura.

Nuevamente busco el cielo
con mis ojos soñadores,
para ver los mil colores
que me ocultas, tras tu velo.
Yo sé bien que, mi pañuelo,
me protege de la arena
de esa cruz que me encadena
a unos labios y a una boca,
y es un cáliz y una roca
quien produce esta gangrena.

Nuevamente te suplico
que me libres y desates,
y si puedes, me relates,
el quién soy y a qué me aplico.
Ya no sé qué significo
y es por eso que, quisiera,
el sabor de tu madera,
de esa Cruz tan adorada,
tan besada y tan rezada
y en la misma me durmiera.

Finalmente yo te rezo
y te pido tu candor
pues te grita mi dolor
muy consciente del tropiezo.
Y es en Ti, por quien comienzo,
Creador irreverente,
con espinas en la frente,
con los labios sin un grito
porque a Ti, te necesito
para Amar y ser valiente.

Rafael Sánchez Ortega ©
27/05/15

miércoles, 3 de junio de 2015

UNA PLUMA DE NÁCAR...


Una pluma de nácar
me rozó con sus labios,
y temblé, levemente,
al posarse en mi mano.

Fue un instante, tan solo,
un momento robado,
con el roce sublime
de aquel beso tan casto.

Y lloré, como un niño,
al salir del letargo,
y al mirar a los cielos
con su azul plateado.

Una pluma de nácar
se posó sin recato,
en mi pecho de hombre
y de anciano cansado.

Sonrieron mis ojos
y sin duda lloraron,
al sentir que la vida
allí estaba vibrando.

Luego el fiero nordeste
me abordó con su abrazo,
y el salitre y las olas
a mi cuerpo rozaron.

Una pluma de nácar
hoy me tiene hechizado,
y persigo su nombre
con mis versos y lazo.

Yo quisiera tenerla
y sentirme embriagado,
por el roce tan fino
de la seda sin dardos.

De esos dedos hermosos
que recuerdo y extraño,
portadores de sueños
y de estanques dorados.

"...Una pluma de nácar
se cruzó en mi costado,
con tu beso, de niña,
y mi amor, sin dudarlo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/05/15

martes, 2 de junio de 2015

SON VERSOS DE UN POEMA...



Son versos de un poema inacabado,
las lágrimas pacientes que destilan,
los ojos de los niños en la tarde
que buscan la inocencia ya perdida.

Derraman ilusión con tanta lluvia
que mana cual caudal de sus pupilas,
quizás con la esperanza en las promesas
dejadas por palabras hoy vacías.

Se encoge el corazón y duele el alma,
se siente el cruel puñal y su cuchilla,
rasgando, sin temblar, los corazones
que sangran, sin cesar, por esa herida.

Es fruto de la rabia y la impotencia,
la fiebre de esos ojos que ahora brillan,
tratando de aguantar esa fontana
que sigue, suspirando, en su agonía.

Son versos, simplemente. las palabras,
del duro corazón que así musita,
palabras y oropeles de un pasado
bordadas por las letras y la tinta.

Se extienden, con su eco, por las calles,
llenando las callejas y cuartillas,
rebasan los umbrales de las sombras
y tiemblan, como oscuras margaritas.

Los versos del amor, de algún poeta,
condensan el cariño y poesía,
quizás en esos pétalos manchados
de rosas y azucenas hoy marchitas.

¡Despierta, con la nueva primavera,
oh tierno corazón y ve la vida!,
percibe su fragancia y colorido
y busca en sus retales tus premisas.

"...Son versos de un poema que prosigue
cantando, con amor, el día a día,
y busca en otros ojos las respuestas,
que ofrece la razón, sin tantas rimas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/05/15

lunes, 1 de junio de 2015

NO QUIERO ILUSIONARME...


No quiero ilusionarme de palabras
que luego me devuelvan el vacío,
prefiero caminar pasito a paso
y ver la realidad de mi destino.

Se escuchan estos días mil promesas
y suenan como cantos de los grillos,
resurgen los profetas con su labia
vendiendo mil mensajes exquisitos.

Sonrío, cuando escucho al vocinglero,
al hombre que promete el infinito,
palabras y palabras, para nada,
si acaso confusión en los sentidos.

Es fácil dirigir al que protesta
y más el confundir al indeciso,
nos falta la razón y que analice
aquello que proclaman los listillos.

No quiero ilusionarme de programas
que ofrecen tan hermosos paraísos,
prefiero el sacrificio y el trabajo
y andar con mi conciencia muy tranquilo.

Nos mienten, y se mienten, los profetas,
dejando sus mensajes repetidos,
parece que nos tratan como tontos
y puede que seamos muy pardillos.

Recuerdo los rumores de los bosques,
el giro virtuoso del vinilo,
la música del viento detenida
y el faro bostezando con su brillo.

...De antiguo me enseñaron que, la vida,
depende simplemente de unos hilos,
y somos portadores de esta carga,
que sufre de avatares y de ciclos.

"...No quiero ilusionarme, con "profetas",
que venden a su madre si es preciso,
con tal de conseguir una poltrona
y luego desdecir lo que ya han dicho..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/05/15