miércoles, 30 de noviembre de 2016

ATRÁPAME LA FLOR DE LA ESPERANZA...



Atrápame la flor de la esperanza
y ponla en tu cabello bajo el sol,
serás el diapasón y adivinanza,
la meta que persigue el caracol.

Si empleas esa flor, como alianza,
verás al caballero en un guiñol,
no temas de sus labios la romanza,
la eterna poesía y girasol.

Serás la damisela de unos sueños,
la dulce princesita, con candor,
aquella que leían los pequeños
del cuento de un humilde trovador.

"...A veces nos creemos, como dueños,
y somos marionetas de esa flor..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/11/16

martes, 29 de noviembre de 2016

DESCANSA TU CABEZA...



Descansa tu cabeza en la almohada
y rozo tu cabello de cristal,
lo beso con la lengua enamorada
que ansía tu caricia celestial.

Te veo tan desnuda y relajada,
cual tierna mariposa en un fanal,
tu cara, que es preciosa, sonrojada,
me ofrece una sonrisa original.

Te miro y te desnudo con mis ojos
y avanzo con mis dedos por tu piel,
tersura inigualable y sin cerrojos,
tus senos hoy me ofreces de papel.

"...Escribo entre los mismos mis antojos
que dejo con los tuyos y un clavel..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/11/16

lunes, 28 de noviembre de 2016

TE BUSCO...


Te busco, mi cuaderno, en la mañana
y veo tu ventana tan vacía,
que pienso que estarás como soñando,
vagando entre las sombras infinitas.

No sé porque tu ausencia me estremece,
y pienso en muchas cosas muy distintas,
en unas te imagino en la distancia
buscando por los campos margaritas.

En otras dormidito sobre el lecho
sacando de tus labios la sonrisa,
abriendo esos ojitos tan azules
con mezcla de azafrán y manzanilla.

Sonrío, en estos versos que he escrito
y pienso en el siroco y en la brisa,
es fácil que me afecten, de mañana,
y tome un parasol por campanillas.

Te busco, campeón de campeones,
cuaderno singular para mi tinta,
con hojas virginales que ya esperan
mis dedos, con que rocen tu cuartilla.

La seda singular de tu vestido,
el néctar donde surge la alegría,
allí donde se duermen tantas letras
y surgen rebosantes a la vida.

Me apeno por tu página, que en blanco,
espera la inocencia que transmitas,
el "hola", presuroso, en la mañana,
y el beso tan fugaz del medio día.

Respeto las razones que tú tengas
de estar hoy en silencio en tu buhardilla,
seguro que tu alma está en la calle,
jugando con el polvo y la arenisca.

"...Te busco, mi cuaderno, sin palabras,
y sabes tú muy bien lo que eso indica,
que te amo con pasión irreverente
y quiero tu latido y poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/11/16

domingo, 27 de noviembre de 2016

SI BUSCAS LO IMPOSIBLE, EN LO POSIBLE...



Si buscas lo imposible, en lo posible,
serás un soñador a la ventura,
un alma para el bien, y tan sensible,
que el frío no respete tu armadura.

El mundo se convierte en invisible,
la vida un recorrido que tortura;
del día se ha fundido su fusible
y acaba en una noche muy oscura.

El alma se debate con los sueños
buscando entre los mismos la añoranza,
quizás como motivos navideños
que anuncien un invierno de bonanza.

"...Pero es el corazón de los pequeños
un Arca de Noé en su esperanza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/11/16

sábado, 26 de noviembre de 2016

UN HOMBRE DISFRAZADO DE PAYASO...


Un hombre disfrazado de payaso
buscaba por la tierra su cordura,
quizás con el preludio del ocaso
que lleva sin remedio a la locura.

Dejemos al mendigo en el fracaso,
volvamos a la vida y su ternura,
sabemos que la misma es bien escaso
por eso la batalla siempre es dura.

Hagamos que este hombre en su demencia
no sufra los rigores del mañana,
ni tenga que pagar por la indecencia
del cuerdo con su alma tan humana.

"...Veamos en el hombre su carencia
y hagamos su batalla más liviana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/11/16

viernes, 25 de noviembre de 2016

NO QUIERO SOMETER A TU VENTANA...



No quiero someter a tu ventana
al flujo y al reflujo de mis ojos,
ni quiero que entre el sol por tu solana
a dar vitalidad a los matojos.

Es fácil predicar en la desgana
hablando de personas y de piojos,
lo duro es pelear, a ver quien gana,
con vara de laurel y sin anteojos.

Volvamos a tus ojos soñolientos,
veamos con paciencia la ternura,
tratemos de captar los sentimientos
de un tierno corazón con su hermosura.

Es fácil que al final, con estos cuentos,
los locos recuperen la cordura.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/11/16

jueves, 24 de noviembre de 2016

UN DÍA DE NOVIEMBRE...



Un día de noviembre,
aún en pleno otoño,
temblaban las palomas
y no por los palomos.

Llovía dulcemente
mojándonos los hombros,
y el cielo gris dejaba
noticias en los ojos.

La nieve estaba cerca,
quizás en los madroños,
puede que en las montañas
la vieran ya los potros.

Aviso del invierno
llegando presuroso,
sin nadie que le llame
ni quiera en su recodo.

Un día de noviembre,
quizás igual que otros,
buscaba tu pupila
y el labio en que me asomo.

El labio en el que beso
un ósculo de loto,
cargado de ternura
y néctar delicioso.

La lluvia, en los cristales,
venía por nosotros,
con ganas de mojarnos
haciéndonos más locos.

Afuera, en la campiña,
las aves, que yo adoro,
jugaban en los charcos
volando poco a poco.

"...Un día de noviembre
te vi con gran asombro,
dijiste que me amabas
y a mí me dio el siroco..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/11/16

miércoles, 23 de noviembre de 2016

ADMIRO DE TU CALLE...



Admiro de tu calle las aceras,
su capa siempre gris, el fino asfalto,
los árboles, amigos de los perros,
el tierno festival del bocinazo.

Admiro, como tú, los excrementos,
del can polifacético y el gato,
la mano que nos pide la limosna
atento a la guiñada del semáforo.

Pero es en las aceras de tu calle
que veo un cascabel en un caballo,
un niño va subido a la montura
y un padre le conduce paso a paso.

También hay canalones que destilan
el agua de la lluvia del tejado,
mojando, sin querer, a las farolas
que duermen bajo el paso de los años.

Balcones con macetas incrustadas,
tendales con ropajes y pingajos,
en unos los pañuelos y camisas,
y en otros camisones recatados.

Seguro que tras estas menudencias
había calzoncillos a destajo,
también sujetadores y bikinis
de hermosas mujercitas con sus lazos.

Volvamos a tu calle, nuevamente,
no quiero separar a tu retrato,
de aquellas jardineras tan bonitas
pegadas al jardín del boticario.

Había una cochera con solana,
un taxi que llegaba protestando,
un tigre en la pared de tu garaje
quizás como el anuncio de un reclamo.

"...Admiro de tu calle las aceras
y en ellas a tus ojos siempre claros,
los siento y los recibo en las pupilas
y luego me relamo con mis labios..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/11/16

martes, 22 de noviembre de 2016

NO SÉ SI LOS MAIZALES...



No sé si los maizales
esconden golondrinas,
me extraña que alli busquen
semillas y comida.

Si acaso sean sombras,
de hojas siempre vivas,
al menos en verano,
y alivio de la brisa.

Pero es que los maizales
son símbolos de vida,
de extrañas coincidencias
que van por siempre unidas.

Ocultan mariposas,
también a margaritas,
y a veces las alubias
que surgen de puntillas.

Por eso en esta tarde,
de otoño, que declina,
me quedo pensativo
pensando en esa rima.

La misma que hace tiempo
a Bécquer complacía,
llenándole de orgullo
plasmándola en su tinta.

Hermosas veleidades
dejó en su poesía,
con cuentos y leyendas
de mano de un artista.

Yo sigo mariposas,
alondras y abubillas,
persigo viejos versos
y duermo en sus pupilas.

"...No sé si los maizales
envuelven a los días,
y en ellos a los hombres
que sueñan y suspiran..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/11/16

lunes, 21 de noviembre de 2016

PASA LA VIDA...



Pasa la vida y se estremece el cielo
y ya repica, en el tambor, la guerra.
No veo signos, sobre el amplio suelo,
que estimulen para sentir la tierra,
solo penumbra, soledad y duelo
cuyo tormento, sin cesar, aterra.
¿Qué te puedo decir, me importas tanto,
que quisiera besar tu rostro santo?

Yo me consumo y fundo en el deseo
y siento en el reloj, que no es medalla,
ese tic-tac cruel que, cual correo,
me dice que comienza la batalla,
que siga al corazón, en el que creo,
y acabe con el odio y la metralla.
¡Pero sé que ese puñal cubre la herida
y arrebata, sin mas, la propia vida!

¡Si pudiera pasar el firmamento,
y alcanzar con mis dedos su ribera,
como hoja llevada por el viento
en un noviembre de ventisca fiera,
tendría, en mi poder, este momento,
consiguiendo su luz y adormidera
o esa señal del cielo con la uve
como broche de azul, sin una nube!

Marchar contigo y compartir reflejos,
unir a continentes tan distantes,
seguir a las alondras y vencejos
igual que a golondrinas, como errantes
compañeros que buscan, muy perplejos,
a las aguas del mar de la alegría
queriendo renovarlas cada día...

...Hace una noche ideal, brilla la luna,
siento el corazón latir ya preso,
evoco al Peter Pan que, con fortuna,
robó otro corazón con embeleso,
dejándole dormido en una cuna
para ir a despertarlo con un beso.
...Pero quiero escuchar, hablan  las flores,
quizás solo son eso más rumores.

Abandonemos el papel, la pluma,
el mar furioso que doliente ruge,
la quilla que se adorna con la espuma,
el palo del bauprés que firme cruje,
la triste soledad del hombre, en suma,
que aumenta el vendaval, y en él, su empuje...
"...Abajo dos amantes extasiados
se besan porque están enamorados..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/11/16

domingo, 20 de noviembre de 2016

SE ABRIGARON, DE PRISA, LAS PALOMAS...


Se abrigaron, de prisa, las palomas,
y también se amarraron las traineras,
por el fuerte preludio que anunciaba
que llegaba, con fuerza, la galerna.

Unos cielos cubiertos de negrura,
unas nubes con plomo entre sus cejas,
unas olas rompiendo muy furiosas
y en la playa dejando su violencia.

Se retiran las mesas y las sillas
del lugar que ocupaban en la acera,
y también se recogen los tendales
de la ropa secando y que flamea.

Son momentos de prisas y de nervios,
nadie quiere perderse unas monedas,
por dejar, confiado, sus haberes
al albur de los vientos que nos llegan.

Pero vuelvo, de nuevo, a las palomas
y hasta admiro su vida tan casera,
ya que van mendigando unas migajas
tras la sombra del hombre y de sus huellas.

Ahora buscan aleros y tejados,
ventanales que aguanten las tormentas,
ya que el viento que sopla va en aumento
y la lluvia que llora está muy cerca.

Con la proa y la popa bien ceñidas
la trainera descansa en las arenas,
a pesar de la música sin nombre
de ese viento que impulsa las mareas.

Ella está bien curtida por los años,
ya ha sufrido otras veces la violencia
de aguantar los furiosos temporales
y de ser redentora de mil penas.

"...Se abrigaron, de prisa, las palomas
y quedé admirando como vuelan,
hasta ver la trainera, que amarrada
suplicaba a los cielos su clemencia..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/11/16

sábado, 19 de noviembre de 2016

ENCERRADO EN EL MUNDO DE LOS SUEÑOS...



Encerrado en el mundo de los sueños
permanecen, gozosos, los poetas,
para aquellos su cárcel es preciosa
rodeada de versos y de estrellas.

Es, por eso, que siguen en su mundo,
en la bella locura de sus letras,
y responden con ecos y suspiros
a las frases, lejanas, que les llegan.

En su alma, que acosan nigromantes,
no hay cabida de cuerdos y quimeras
y si acaso se quejan los cipreses
es por falta de luces y linternas.

Pero sabe el poeta, que en el cielo,
hay arpegios y notas que le esperan,
y también en los ojos de los niños
y en los hombres que vagan por la tierra.

Es consciente del miedo y la locura
y también del amor y las fronteras,
y por eso recibe los mensajes
que la sangre transmite en nuestras venas.

Soñador de misiones imposibles,
corazón que rebosa sutileza,
así es el poeta que imagino
y dibuja su mano en un poema.

Porque hay soñadores que reciben
el mensaje que emite la prudencia,
y es la vida, tal vez, con sus pupilas,
la dadora y la sangre que se entrega.

Es la esencia que llega hasta el cuaderno
y el poeta recoge con su néctar.
para luego entregar a los lectores
ese caldo y cultivo que embelesa.

"...Encerrado en el mundo de los sueños,
él no es prisionero de cualquiera,
y lo saben sus ojos soñadores
y también, el poeta  en su inocencia..."

18/11/16

viernes, 18 de noviembre de 2016

ME GUSTA MIRAR LAS OLAS...


Me gusta mirar las olas
y contemplar como bailan,
luego se estiran con garbo
por las arenas doradas.

Es un ritual envolvente
lleno de sal y de gracia,
el de las olas danzando
y doblegando resacas.

Hay una música sorda,
como profana y muy sacra,
el de las olas rumiando
y acariciando la playa.

Porque es así como llegan,
bellas, altivas y blancas,
con los crespones saltando
en sus gotitas de agua.

Si eres poeta suspira,
busca a la musa en la barca;
si no está allí, en las olas
sube a tu luna de plata.

Pero si evitas la pluma
y el escribir no te cuadra,
vete a mirar a las olas
junto al castillo, en la barra.

Porque verás como llegan,
como salpican y saltan,
como recorren el muro
y sin querer te amenazan.

Es un compendio de historia
la tan sutil filigrana,
de nuestras olas coquetas
que han conquistado las almas.

"...Me gusta mirar las olas
y hasta soñar que me alcanzan,
para dormir dulcemente
mientras me cantan su nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/11/16

jueves, 17 de noviembre de 2016

TE IMAGINO...


Te imagino vagando por el muelle
con tu altiva cabeza vigilante;
eres tierna y voluble con las olas
y en el puerto orgullosa hasta el detalle.

Pero eres, de siempre, mi gaviota,
capitana y proel de tanta nave,
que ya sueñan contigo los marinos
cuando salen al mar, de cabotaje.

Es igual que el nordeste se despierte
y que soplen galernas y huracanes;
que su brisa y tu risa se contagian
y no alteran, en nada, tu plumaje.

Porque tienes relatos y leyendas
de los dedos de heraldos imborrables
y también las perfectas poesías
que adornaron las almas de los pajes.

Es por eso que sigues descorriendo,
con tus alas, las olas y el velamen,
de ese cuadro del mar y las traineras
como danza infantil de cierto baile.

Y tú vuelas, sin rumbo, por las olas,
por el mar, por el cielo y arenales,
y reposas muy quieta, por la playa
en la pose de diva muy galante.

Hay en ti una esencia que supura
y que llega al poeta, que en su hambre,
te compara a la musa de sus sueños
y te hace princesa de la tarde.

Yo no sé, mi gaviota, si mereces
adjetivos y nombres para darte,
ya que muchos seguimos a tu vuelo
y crecimos, contigo, por las calles.

". Te imagino vagando por el muelle
y, a mi vez, esperar para mirarte,
para ver ese pico y tus pupilas,
y en tus alas dormir y enamorarme..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/16/16

miércoles, 16 de noviembre de 2016

ME SUPLICAS QUE ENCUENTRE A TU MUSA...


Me suplicas que encuentre a tu musa
poetisa de letras doradas,
y no sé si se encuentra muy cerca
o quizás está allí, en tu casa.

Tú me dices que mire despacio,
que es posible que esté en mi ventana,
y yo miro y remiro en la noche
para ver a una luna de plata.

¿Es tal vez esa musa qué buscas?
¿es la luna tu dulce nostalgia...?
Si es así yo la apaño y recojo
y la envío paciente a tu alma.

Pero puede que sea distinta,
esa musa que dices te falta,
y no sé si buscar en los cielos
o en el mar con su arena y resaca.

Todo esto lo tengo muy cerca,
desde el mar a la luna tan blanca,
y no sé si tu musa se esconde
en un cofre de sueños y hadas.

Porque puede que pase el otoño,
(primavera en tu tierra lejana),
y tú sigas buscando a la musa
con el verso que teje y que habla.

Y es así, en mi caso concreto,
con las musas que juegan y cantan,
con las otras que son revoltosas
y también con metáforas claras.

¡Cuántos versos nos dejan las musas!,
¡cuántas notas arrancan del arpa...!
Porque el alma intranquila las quiere
y las busca con mucha nostalgia.

"...Me suplicas que encuentre a tu musa,
y te digo que está solitaria,
en un banco del parque cercano
esperando de ti su mirada..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/11/16

UN BELLO COLORIDO...


Un bello colorido
nos deja el fiel otoño
con cuadros y postales
que alegran a los ojos.

Es algo inenarrable
con tono empalagoso,
los árboles del campo
desnudos poco a poco.

las ramas misteriosas,
de versos y de antojos,
nos dejan a sus hojas
de tonos tan preciosos.

Los ríos cantarines
se estiran con asombro
buscando los meandros
y el cauce mas angosto.

Un bosque solitario
esconde bien  los gnomos,
las hadas y los elfos,
con sueños de los locos.

Arriba, en la montaña,
se observa, como un gorro,
la nieve primeriza
y el manto luminoso.

Las calles y los parques
esconden un tesoro,
el alma de los niños
que juegan muy absortos.

Para ellos, estas fechas,
es algo delicioso
pues sueñan sin descanso
y así se ve su rostro.

"...Un bello colorido
me roza con su fondo,
estampa muy preciada
de otoño tan precioso..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/11/16

martes, 15 de noviembre de 2016

UN BESO TE ROBÉ...


Un beso te robé, de entre los tuyos,
tratando de envidiar a las estrellas,
a ellas les brindabas muchos besos
y a mí con tus miradas tan traviesas.

Por eso me encontraba tan celoso,
quería de tus labios lo que dieran,
el néctar, la pasión acelerada,
y el beso tan sutil de esas cerezas.

Jugábamos entonces, de pequeños,
al corro y la peñuca por la acera,
también, en otros ratos más tranquilos,
buscábamos, sin prisa, las libretas.

En ellas dibujábamos pegasos,
pequeñas florecitas, madreselvas,
con lirios y con rosas envolventes
y lindas amapolas y violetas.

Tú eras la princesa de aquel curso,
la eterna soñadora tras tus cejas,
yo era el Peter Pan, que con tu imagen
seguía mi camino por la tierra.

Tremenda soledad en esa infancia,
amar y ser amado bien que cuesta,
se suma y magnifica el sentimiento
con odas y con versos y poemas.

Entonces una tarde, sin pensarlo,
viniste hasta mi lado muy contenta,
querías que mirara tu cuaderno
y viera el contenido de tus letras.

Había conseguido, de repente,
unir mi soledad con tu impaciencia,
¡había un universo para darme,
allí, entre tus letras tan traviesas!

"...Un beso te robé, no me arrepiento,
y muchos robaría si pudiera
volver a aquel instante tan sublime
y hacer nacer mi alma de poeta..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/11/16

TE FUISTE...


Te fuiste con los rayos del verano
dejando en mi recuerdo mariposas,
había tantos besos y sonrisas
que un ave proseguía tu derrota.

Volabas por los campos y sembrados,
con alas y con pétalos de rosas,
llevabas en tu vuelo tantos versos
formados por suspiros de amapolas.

En ellos se mezclaban esperanzas,
sonrisas y promesas de palomas,
susurros de los vientos del nordeste
y el dulce atardecer junto a las olas.

Había un mundo fiel que se marchaba,
incluso, si me apuras, con sus notas,
adagios y crescendos singulares
salidos de tus labios y tu boca.

Marchaban a otros sitios diferentes
llevados por tus alas tan hermosas,
seguros de encontrar tiernos oídos
que fueran receptores de tu viola.

La orquesta de tu alma te llevabas,
la misma que dejabas gota a gota,
prendida del rocío y de la luna
tratando de ofrecernos una copa.

La copa del amor y de las hadas,
los cuentos de los bosques y las hojas,
el néctar de los gnomos y los elfos
y el bello despertar junto a la aurora...

No sé si he sido cruel con tu partida,
quedé como la noche con las sombras,
cubierto de cipreses y laureles
y ansiando tu venida en otras horas.

"...Te fuiste con los rayos del verano
dejando tu silueta tan preciosa,
llevabas en los labios unos besos
de un labio tembloroso que te llora..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/11/16

lunes, 14 de noviembre de 2016

HAY DÍAS...


Hay días que amanece más temprano
y en ellos hasta cantan las cigarras.
Hay días con recuerdos del verano
y notas de nostalgia en las guitarras.

Hay días que precisas una mano
que deje sensaciones sin amarras.
Hay días que las notas del piano
evocan a las olas y gabarras.

Hay días, muchos días, simplemente,
con notas de un perfecto calendario.

Hay días, otros días, realmente,
que buscas el abrazo necesario.

Y un día, como tantos, tan corriente
te encuentras, sin querer, con tu sudario.

Rafael Sánchez Ortega ©
11/11/16

HE VUELTO A MIRAR LA LUNA...


He vuelto a mirar la luna
y me quedé sin palabras,
porque asomaba en el cielo
y sus ojitos lloraban.

¡Luna, lunita querida
cuéntame a mí lo que pasa!
¿Por qué destilan tus ojos
ese aguazul con tus lágrimas?

Quizás has visto en la tarde
una mirada truncada,
la de los niños sin nombre
sin familiares y patria.

Quizás será que en la tierra
fango recogen azadas,
porque la fértil semilla
no fecundó bien su grana.

Pero comparto el suspiro
de esta pupila de plata,
¡luna, lunita querida,
voy a enjuagar tu resaca!

Seca tus ojos despacio,
ríe, de nuevo y con ganas,
danos la luz y el susurro
para acudir a la cama.

Porque aunque llores, tú sabes,
que es imposible hacer nada,
salvo mandar un abrazo,
con tu ternura, a la infancia.

Es este mundo difícil
del que los hombres se apartan,
como diciendo: "Es de otros,
no es mi problema y mi casa".

"...He vuelto a mirar la luna
y comprendí qué la enfada;
al punto miré a los hombres
para quebrarse mi alma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/11/16

domingo, 13 de noviembre de 2016

YA PARTE EL SOL DE LOS CIELOS...


Ya parte el sol de los cielos
y se despide hasta el alba,
para alumbrar otras tierras
donde la noche se aparta.

Juego de sol y de noches
con la ternura en balanza,
mientras las nubes, arriba,
abren sus mantos de nácar.

Atardeceres sublimes
que nos contagian su calma,
amaneceres preciosos
llenos de amor y esperanza.

Todos queremos vivirlos
y retener esa estampa,
para seguir caminando
por estos días que pasan.

Porque la vida es distinta,
y así debemos mirarla,
con los colores hermosos
de atardecer y alborada.

Sigue mirando ese cielo
y encontrarás a tu infancia,
sigue en la noche, y no temas,
y escucharás las cigarras.

Luego, si llega el nordeste,
te acercarás a la playa,
para abrazar a las olas
y contener sus resacas.

Olas que van y que vienen
y no detienen su marcha,
ya que la vida está viva
y su poema nos manda.

"...Ya parte el sol de los cielos
y volverá de mañana,
aunque nos deja la noche
con una luna de plata..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/11/16

TENÍA PENSADO ESTAR...


Tenía pensado estar
y acudir donde tú fueras,
para mirarte a los ojos
y así leer tus poemas.

Pero la furia del viento,
cual preludio de galerna,
alteró mis pretensiones
y me dejó sin tus letras.

Ahora sé que estoy despierto
y que busco las estrellas,
ya que preciso tus labios
y los versos que me ofrezcan.

Porque tus besos son versos
y tus poemas mi senda,
por donde llevo mis pasos
para seguir a tus huellas.

Esperaré otro momento
en que el viento no me venza,
para mirar tus pupilas
y recobrar lo que llevan.

Ese tesoro adorable,
junto a la lágrima tierna,
es como tinta invisible
que con tus labios me dejas.

Así fabricas los versos,
así tus labios me besan,
para dejar en los míos
una pasión tan eterna.

Llevo a mis ojos tus besos
para que en ellos se duerman;
sueños que van y que vienen
y con ardor, "embelesan".

"...Tenía pensado estar
y penetrar en tus venas,
mientras me dictan tus versos
unas palabras sinceras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/11/16

sábado, 12 de noviembre de 2016

NOVIEMBRE...


Noviembre llegó con frío
y con lluvia bajo el brazo,
para dejarnos la nieve
y del otoño olvidarnos.

Pero seremos tenaces
y sigamos reclamando,
este otoño tan querido
con sus colores dorados.

Porque noviembre y el frío,
aunque vayan de la mano,
no dejarán al otoño
con abrigo y sin redaños.

Sé que ha nevado en los puertos
y también en Montes Claros,
aunque en Pesués la cellisca
es de agua y se ha salvado.

Pero en la costa, bendita,
donde me encuentro y me hallo
se ha desplegado noviembre
con un cielo desbocado.

Bajan corrientes de lluvia
de la Barquera hasta el fango,
tras sortear los senderos
de los marinos de antaño.

El renacer de la historia,
son las cenizas que narro,
ya que noviembre es impuro
como el puré sin el plato.

Vuelvo de nuevo al otoño,
aunque noviembre es muy malo,
ya que la nieve y el frío
son como versos, "regalos".

"...Noviembre llegó con frío
y no puedo remediarlo,
pero no quiero al invierno
porque el otoño es muy largo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/11/16

CUAL AVECILLA HERIDA...


Cual avecilla herida
que vuela torpemente,
siguiendo los instintos
del ala que la mueve...

Así pasan los días,
del alba que amanece,
dejando entre los niños
estrellas en su frente.

Eternas golondrinas
y sueños de laureles
con rostros encantados
en tardes que anochece.

Y pasan las semanas
que atrapan a los meses,
se juntan los otoños,
inviernos y las nieves.

No sé si en estos versos
reflejo lo de siempre,
la vida de los hombres
y al ave del presente.

Porque esa golondrina,
que parte en un septiembre,
se va para otras tierras
herida y con su fiebre.

Atrás quedan los hombres,
la vida con la muerte,
la eterna paradoja
del viaje sin billete.

Pero esa es otra historia,
y quiero ser hoy breve,
el vuelo que ha surgido
merece toda suerte.

"...Cual avecilla herida
reparo en dos claveles,
el uno está en tu alma
y el otro tiembla al verte..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/11/16

viernes, 11 de noviembre de 2016

EL FRÍO...


El frío, atruhanado
calaba los sentidos,
"son flecos del otoño",
decían los mendigos.

Pero era el cruel invierno
el ángel y el bandido,
llegando con su espada
y nieve a todos sitios.

Pequeña avanzadilla
de invierno primerizo,
supliendo a nuestro otoño
con ojos muy dormidos.

Ya tiemblan las ventanas,
también los cuerpos lindos,
y arrugan las personas
narices por el frío.

Afuera las tabernas
entornan los postigos,
caldean el ambiente
con caldo y un buen vino.

Se cuecen las castañas,
se mueve el molinillo,
y afloran en las mesas
remedios calentitos.

Las aves se cobijan
y buscan viejos nidos,
quizás porque ya saben
que el frío es infinito.

Hay manos, en los hombres,
con dedos ateridos,
y hay otras que comulgan,
quizás un cafetito.

"...El frío, en las personas,
es duro y enemigo,
de inviernos y de otoños
que entregan su cariño..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/11/16

NUNCA DEJES AL AMIGO...


Nunca dejes al amigo
por un plato de lentejas,
ni le vendas, ni critiques
por aquello que no hiciera.

Es posible, que tú mismo,
tropezaras en la piedra,
en su caso y otros casos
que la vida nos ofrezca.

El amigo es algo hermoso,
si me apuras "una estrella",
un suspiro que al oído
llega, fresco y se te entrega.

Es linterna en marejada,
y hasta faro en la galerna,
con un bálsamo sublime
y en palabras siempre tiernas.

Ese amigo hay que mimarlo
escuchar lo que te ofrezca
y ayudarle en sus apuros
sin pedirle nada a cuenta.

Porque el lazo que os une
es sutil y tan de seda,
que parece una caricia
en las almas tan eternas.

Sin embargo ten cuidado,
al amigo no lo pierdas,
es por siempre la esperanza
y el latido de la estrella.

Porque siempre está a tu lado
paso a paso en la cojera,
en el llanto y en la risa
y también aunque tú duermas.

"...Nunca dejes al amigo
por laureles y promesas,
la amistad es algo grande
y es entrega sin reservas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/11/16

jueves, 10 de noviembre de 2016

HE SABIDO QUE DUERME EL OTOÑO...


He sabido que duerme el otoño
y que llega, de pronto, el invierno,
no son fechas, quizás, apropiadas,
pero son los designios del cielo.

Y es así que el otoño menguante,
cuando el sol deja rayos ligeros,
se presentan rabiando los fríos
que agudizan, temblando, los cuerpos.

Y de pronto resurge otro otoño,
que nos dice que sigue despierto,
que el inverno cruel, prematuro,
ha llegado, tal vez, con el viento.

Nos engañan los bellos colores
pero no el corazón de ese pecho,
ya que tiene el latido constante
que nos hace sentir lo que vemos.

Yo quisiera que el roble del bosque
su corteza cubriera con hielo,
y también a las hayas coquetas
y a la encina que duerme entre ellos.

Es posible que tiemble la aurora
y que el lirio se incline con miedo,
y hasta el hada se esconda en su casa
y se guarde la magia con celo.

Pero puede que pasen los días
y el otoño renazca de nuevo,
con la nieve brillando en las cumbres
y esos cielos de azul tan intenso.

Que el invierno precoz se retire,
y también el sutil pregonero,
que destila "que vienen los fríos"
por la boca que cierran los témpanos.

"...He sabido que duerme el otoño
pero no el corazón que yo quiero,
a pesar que el invierno se anuncia,
para ser receptor de mis besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/11/16

LA RUTILANTE CASCADA...


La rutilante cascada,
que dormita sobre el pozo,
ya va tejiendo, sin prisa,
sus gotitas, poco a poco.

Allí se juntan los sueños
de los niños revoltosos,
y de los hombres inquietos
tan febriles en otoño.

Hay sueños que son de nácar
y de mieles con antojos,
y otros sueños son oscuros
con salitres y con yodo.

En unos vagan corceles,
pegasitos y hasta corzos,
y hasta nos dean retales
que siempre alegran los ojos.

Así se duermen los niños
sin pasiones ni alborotos,
entre los brazos de Efebo
y esos cuentos tan hermosos.

Cuentos que son tan sensibles
que transportan, como el corcho,
las infinitas ideas
e ilusiones de unos pocos.

Esos que son elegidos
por sus delirios sin fondo
en ese abrazo de seda
en que se funden los locos.

Pero bendita locura
la de los sueños sin fondo
porque soñar de esa forma
es tan bendito y hermoso...

"...La rutilante cascada
va desgranando su polvo,
con sus gotitas de agua
que se transforman en oro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/11/16

miércoles, 9 de noviembre de 2016

LA MUJER...


Era un mundo plagado de misterios,
un edén, mal llamado, paraíso,
donde un hombre, dispuso la escritura,
pasa  a ser de esa tierra su testigo.

Pero el hombre feliz y solitario
no sabía cual era su destino,
y los ojos cerraba con nostalgia
y tenía su pecho entristecido.

Es entonces, que dice la escritura,
que pensó el creador en darle asilo,
y tomando del hombre una costilla
"la mujer" le entregó sin más aviso.

Y así nace, de pronto una leyenda,
y quizás una herencia con castigo,
ya que surge furiosa la avaricia
y el deseo de ser como el Altísimo.

Ahora toma del árbol la manzana,
la mujer con astucia y con sigilo,
para dar a probar al compañero
ese premio con visos de prohibido.

Y se juntan manzana con serpiente,
la mujer se da cuenta en su tobillo,
comprendiendo ese precio que ha pagado
y el pecado surgido por el mismo.

La mujer que vivía con el hombre
y mostraba su cuerpo tan sencillo,
ha vibrado al mostrarle sus pupilas,
con pasión de su entorno femenino.

Desnudada, en su alma, frente al mundo,
como el hombre cubierto por los lirios,
es consciente del daño ocasionado
y que debe algún día redimirlo.

"...Hoy por eso resurge la esperanza,
la ilusión no carente de suspiros,
la mujer se ha volcado hacia los hombres
que serán, de su encargo, desde niños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/11/16

LA VIDA...


La vida es un instante entre dos sombras.
Se nace de una noche de misterio,
se parte hacia otra noche insobornable
y en medio está la vida con sus miedos.

Pero es en este tiempo donde vives,
temblando, muchas veces, por ser ciego,
el puente que transcurre de tu vida
que pasa lentamente y ya es recuerdo.

Rebosas de sonrisas muy diversas
y quieres ofrecerlas con tus besos,
sabiendo que la vida es un instante
un hilo, sin color, del viejo péndulo.

Te miras y remiras cada día
y clavas tu pupila en el espejo,
tratando de encontrar otra figura
y no la que refleja bien tu cuerpo.

Quisieras ser el centro de las sombras
y ser el cancerbero de ese cielo,
por ser protagonista de tu vida,
y el hombre que mesaba sus cabellos.

Pero algo te refrena en los impulsos
y nubla tu mirada con recelo,
no sabes el origen ni el destino,
y viajas por un puente, ya en su centro.

Te olvidas de que existen mariposas
y manos que te buscan con sus dedos,
las mismas que besabas hace poco
y aquellas que salían a tu encuentro.

Te olvidas que la vida es poesía,
que todo lo que nace ya está muerto,
y sigue renaciendo en cada letra
por medio del poeta en el cuaderno.

"...La vida es un instante entre dos sombras,
surgiendo, en la primera, como el viento,
se pasa por un puente con mil pautas
que lleva a la segunda, sin remedio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/10/16

martes, 8 de noviembre de 2016

AÑORAS LA PRIMAVERA...


Añoras la primavera
en el otoño que avanza,
olvidándote del cielo
y colores que te manda.

Es posible que quisieras
margaritas y tonadas,
aunque el otoño te ofrece
su colección de romanzas.

Es la ternura que existe
en el otoño que canta,
y en los árboles divinos
que nos ofrecen sus ramas.

El otoño es lo que digo
y algo más que se me escapa,
tiene alegría y misterio
y un colorido que encanta.

Añoras la primavera
y el otoño se te marcha,
es posible que tus sueños
vayan con él a la infancia.

Pero no olvides que ahora,
en este otoño que pasa,
el que vives día a día
tiene también alborada.

Y tiene ciclos eternos
para sentir en el alma,
ese rubor infinito
del Peter Pan y su espada.

Porque también en otoño
vuelan las aves y cantan,
y hasta los besos del cielo
cubren de amor a las canas.

"...Añoras la primavera
en otoño, aunque con calma,
bien que disfrutas del mismo
y le dedicas tu aria..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/10/16

HOY LA NIEBLA...


Hoy la niebla, que empaña los cristales,
penetra por los porches y portales
nos deja la humedad sobre los mismos
en forma de gotitas cual detalle.

Se quiebra la ilusión de ver el día
plagado de reflejos y brillantes,
por medio de los rayos de los cielos
ocultos tras la niebla con sus planes.

Parece que el otoño se interrumpe,
que surgen las heladas por las calles,
que marchan mariposas a la nada
y quedan en los pechos los pesares.

Es cierto que sucede lo narrado,
y puede que valores lo que parte,
aquello que se oculta tras los velos
de formas que simulan los marjales.

El día se presenta carantoño,
la magia de las manos de las madres,
se buscan aunque sea entre los sueños
y luego se devuelven con las tardes.

Es una aportación, la de la mente,
que llega en los momentos otoñales,
y viene con la niebla, en este día,
y roza las arterias y la sangre.

La niebla nos encoge, sin saberlo,
aturde la verdad en un instante,
nos deja con los miedos excitados
y a punto de romper las realidades.

Pero es el corazón el que supura,
el vaso de ilusión comunicante
el mismo que se arruga con la niebla
y marca las resacas de los mares.

"...Hoy visita, la niebla, nuestras casas
y también a las calles y ciudades,
pero es otra niebla la que ofusca
confundiendo los rumbos de las naves..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/10/16

lunes, 7 de noviembre de 2016

ACUDE A LA LLAMADA DEL JILGUERO...


Acude a la llamada del jilguero
y busca entre su canto la alegría,
tendrás el tornasol de aquel viajero,
cual ave que encontró la poesía.

Serás, sin que lo sepas, compañero,
de un mundo singular de fantasía,
verás la maravilla del sendero
que lleva por la vida día a día.

No temas la tonada que ahora suena,
y escucha sus claveles de esperanza.

La vida es como un canto que, encadena,
los sueños, la ilusión y la añoranza.

Por eso en esta estrofa, una sirena,
te deja entre sus versos, su romanza.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/10/16

QUIZÁS AQUELLA TARDE...



Quizás aquella tarde
volaban las gaviotas,
con cierto desparpajo,
subiéndose a las olas.

No sé si era noticia
hablar de lo que toca,
el tiempo del otoño,
la lista de la compra...

Seguir con nuestros labios
en ese boca a boca,
trazando remolinos
de tardes y de auroras.

Fijarse en las ardillas,
también en las palomas,
los bancos de la plaza
testigos de la sombra.

Y luego, tras la siesta,
reír con cierta sorna
del cura y del alcalde
y todo lo que rozan.

Porque así son las tardes
de otoño en esta costa,
con dardos incipientes
cual flechas en la oca.

Ya sé que es atrevido
mezclarse en tantas cosas,
alfombras y laureles,
canicas y la comba.

Pero es que en esa tarde,
había como en otras,
un canto sugerente
del sol que ya abandona.

"...Quizás las golondrinas
nos dejen con la copla
de ser las compañeras
del verso que las nombra..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/10/16

domingo, 6 de noviembre de 2016

TUS VERSOS...


Hay versos que son estrellas,
desgajados de los cielos,
y poemas que son versos
para el hombre que los trenza.

Sin embargo las sirenas
dejan risas con sus besos
y canciones y tormentos
para el niño que es poeta.

En los sueños de los niños
se adormecen las palabras,
y se tornan de platino
el runrún de las cigarras.

Esos versos de amarillo
son migajas y esperanzas.

Rafael Sánchez Ortega ©
26/10/16

TUS OJOS AZULES...



Tus ojos azules
llevaban al mar,
tu lengua de trapo
parlaba tal cual.

No sé que tenías
de cierto o verdad,
pequeño muñeco
plantado en un bar.

Estabas tranquilo
como un capitán,
fumando tu pipa,
oliendo la sal.

Y allí, en la distancia
pudiste observar,
como una trainera
hacía un zig-zag.

Marchaba sin rumbo,
quizás al azar,
subiendo y bajando
de "alante" hacia atrás.

Tal vez la galerna
llegaba fatal
con paso apurado
y viento sin par.

Y entonces, de pronto,
la voz de un chaval,
llegó a tus oídos
clamando piedad.

Pedía socorro,
le fuiste ayudar,
a él y a su padre
con gran ansiedad.

Lograste salvarlos,
volverles a dar,
la fe y esperanza,
la vida, sin más.

"...Tus ojos azules
son algo especial,
por eso unos labios
los quieren besar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/10/16

sábado, 5 de noviembre de 2016

LA VIDA...


Tu vida es un compendio de claveles,
de rosas, de violetas, de azahares,
de nardos con jazmines y laureles
que llevan del jardín a los altares.

Mi vida se interpreta con papeles,
con plumas, con poetas y juglares,
con versos para agnósticos y fieles
y prosa de tabernas y de mares.

La vida es una eterna algarabía,
(por eso nuestra vida es tan distinta),
amamos, ¡cómo no!, la poesía,

vivimos entre flores, y la tinta,
es justo el diapasón de la alegría
y el tierno colofón que la precinta.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/10/16

CUADERNO DE BITÁCORA...


Cuaderno de bitácora
de alegre contenido,
¿qué guardas tan celoso
que tiemblas hoy de frío?

¿Serán las caracolas
dejándote sus guiños,
o puede que las olas
resacas con sus rizos?

...Es fácil que el Cuaderno
carezca de sentido,
con signos indelebles
por dedos de marinos.

Eternos capitanes
llevando los navíos,
con manos muy seguras
a puertos muy distintos.

Y anotan de esos viajes
las sombras y los cirios,
aquello que les pasa
copiándolo con mimo.

Lo hacen, porque existe,
de siempre un viejo dicho:
"escribe lo que veas
que así todo es sencillo"

Y puede que eso ocurra,
y sean el testigo,
la prueba contundente
del juez para el banquillo.

A veces permanecen
ocultos por los siglos,
dejándonos su historia
con miles de entresijos.

"...Cuaderno de bitácora
tan viejo y tan querido,
yo sé lo que contienen
las hojas de tu libro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/10/16

viernes, 4 de noviembre de 2016

ERA UN CAFÉ, COMO TANTOS...


Era un café, como tantos,
con su barra y con sus mesas,
y aquel ambiente bohemio
de la cultura y las letras.

En él hallaban cobijo,
en las tardes sempiternas,
los singulares amigos
que se creían poetas.

También llegaban ansiosos
los autores de novelas
intercambiando miradas
y sonrisas indiscretas.

Y allí trazaban sus planes,
desarrollaban ideas
y hasta esbozaban preludios
entre cafés y meriendas.

Pero una tarde de otoño
se rasgaron las tinieblas
y el café, tan animado,
sintió llegar la tormenta.

Los poetas, sorprendidos,
aplaudieron la respuesta
que avisaba de los cielos
con un tanto de inocencia.

Los autores, más curtidos,
también fruncieron sus cejas
aunque por dentro rezaban
y pidiendo que se fuera.

Unos miraban el fondo,
donde el verso y el poema
era evidente y estaba
en los sueños y en las venas.

Otros sentían el miedo,
el temporal y galerna,
y hasta el llanto en los hogares
cual realidad y miseria.

Así nacieron guiones
que desbordaron carpetas,
y poemas muy hermosos
con un deje de tristeza.

Ahora los vemos con gozo,
admiramos tanta esencia,
y hasta citamos los nombres
de las figuras aquellas.

Café, ¡café soñoliento!,
¿cuándo murió tu presencia?,
porque te añoran lectores
y hasta el que escribe se apena.

"...Era un café, como tantos,
(cuyo nombre no interesa),
pero hay labios que suspiran
y lamentan, hoy, tu ausencia..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/10/16

VEO TATUADO TU NOMBRE...



Veo tatuado tu nombre
y no sé que mano ha sido,
la que grabó letra a letra
en el árbol mi suspiro.

No sé si fueron mis dedos
infantiles y de niño,
o los otros ya mayores,
trabajados y curtidos.

Pero tu nombre allí estaba
y sentí un escalofrío,
al leerle y recordarte
junto al banco del destino.

Ahora que el tiempo ha pasado
y hasta el bosque envejecido,
miro las letras que forman
ese nombre que fue mío.

Fueron mías tus palabras
con tu mano y tu vestido,,
y también tú me entregaste
aquel labio dulce y tibio.

Pero lo más importante
era el fondo de aquel libro,
el incipiente poema
que entre los dos escribimos.

Así nacieron palabras,
sentimientos y delirios,
con mil sueños engarzados
para después compartirlos.

Y vivimos esos sueños
entre violetas y lirios,
soportando, algunas veces,
los temporales y fríos.

"...Veo tatuado tu nombre
y me detengo intranquilo,
porque el poema subyace
en ese bosque bendito..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/10/16

jueves, 3 de noviembre de 2016

HE SENTIDO QUE TÚ ME LLAMABAS...


He sentido que tú me llamabas,
mariposa de lindos colores,
y al volverme te vi, pequeñita,
con tus alas marcando los sones.

Eran notas, quizás olvidadas,
escapadas de pechos sin nombre,
cual suspiros que emiten los cielos
por ángeles que, en ellos, se esconden.

Yo no sé, dónde vas mariposa,
ni tampoco si tienes un norte,
pero sé que al mirarte me tiemblan
las rodillas que tengo de hombre.

Y me tiembla el estómago débil
y hasta escucho, lejanas, las voces,
de los montes que ahora despiertan
con el canto fugaz de los robles.

Todo eso me traes, mariposa,
con tu vuelo, sutil, por las flores,
y yo sigo tu vuelo soñando
por distintos y angostos rincones.

Es un sueño de niño travieso
en un hombre que ve el horizonte,
el que espera que acabe tu vuelo
recabando que llegue la noche.

Porque tienes un vuelo distinto
y también tus colores son nobles,
así dejas en mí la inocencia
y la llenas con sueños de entonces.

De ese mundo sin par y envolvente,
donde laten, y emiten, relojes
los precisos y graves segundos
que desgranan y escriben Quijotes.

"...He sentido que tú me llamabas,
como el mar cuando emite rumores,
pero tú no eras ola ni playa,
mariposa que entregas pasiones..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/10/16

LA MAR SE VE EMBRAVECIDA...


La mar se ve embravecida
por un furioso nordeste,
ese viento de las costas
y los puertos donde muere.

Pero su vida, tan corta,
la señala la corriente,
cuando sube la marea
hasta bajar, como debe.

¿Quién no ha sentido sus besos,
sus abrazos tan ardientes,
y estremecido de frío
ha buscado que ponerse?

Ropa especial para el viento
tan pecular y tan fuerte,
que más que besar, nos deja,
escalofríos a veces.

Por eso los marineros
tienen morena la frente,
y los brazos vigorosos
con que reman los bateles.

Nosotros, los de esta tierra,
(La Barquera y San Vicente),
conocemos bien los besos
y la brisa que nos cede.

Viene con cierto salitre
de ese mar azul celeste,
que es el fondo de las almas
y tras la barra se extiende.

Llega también a la iglesia
y al castillo con su fuerte,
y tras pasar Escanoja
en sus bardales se duerme.

"...La mar se ve embravecida
y yo sé bien lo que tiene,
sueños con olas y niños,
entre el nordeste impaciente..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/10/16

miércoles, 2 de noviembre de 2016

POR AQUELLOS PUENTES...


Por aquellos puentes,
que ahora recuerdo,
cruzaba la ría
camino del cielo.

Había juglares
en viejos jamelgos,
también peregrinos
con gorra cubiertos.

Había aldeanos,
mujeres con velo,
y alguna carreta
con vino en pellejos.

Así era la vida
llegada hasta el pueblo,
y así eran las gentes
tal cual hoy las veo.

Quizás en la historia
existan los cuentos,
renglones torcidos
de tontos y cuerdos.

Algunos la escriben,
la plasman en versos,
la adornan con gusto,
la cambian sin miedo.

Pero hay otra historia,
sencilla y con sello,
carente de alhajas
que viene al tintero.

Y en ella subsiste,
surgida del tiempo,
la eterna palabra
y el punto certero.

"...Por aquellos puentes
llegaste a mi pecho,
y en él te quedaste
soñando y durmiendo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/10/16

NO ME ABANDONES MADRE...


No me abandones madre, ¡no me abandones!
que preciso tus brazos y tu sonrisa,
y con ellos el aire que dé a mi alma
todo aquello que pide y que necesita.

Es hermoso saberte cerca, ¡muy cerca!
como rosa de mayo junto a la brisa
que se acerca y que viene siempre a mi lado
por impulso del labio que así la inclina.

Y ese labio que digo, es tu labio madre,
el que lleva y otorga palabra y vida,
el que calma y alienta los corazones
y a las almas las nutre de poesías.

Es por eso que el cielo tu nombre. guarda,
lo preserva, lo cuida y al fin lo mima,
para ser referencia, siempre constante,
en el niño que reza y por ti suspira.

Porque todo en la vida tiene su precio
y hasta el aire lo tiene con tu sonrisa,
aunque puede que sea viento nordeste
que a las olas, abraza y hasta acaricia.

Ya no tengo palabras para ofrecerte
y hasta el rezo que sale lo hace deprisa,
sin embargo es sincero, tambien lo sabes,
con las frases que salen del alma mía.

Hoy los hombres caminan, van en silencio,
y las hojas del árbol se ven marchitas;
todo es polvo y llanura por los caminos
de las plazas y aldeas, tan escondidos.

Sin embargo te espero en aquella calle,
la que lleva a la iglesia tan pequeñita,
y me arrullas en sueños con tus canciones
y esa nana que dicta tu boca linda.

"...No me abandones madre, ¡te necesito!,
yo preciso tu abrazo con tus caricias,
necesito que seas la dulce estrella
que ilumine mi vida siendo mi guía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/10/16

martes, 1 de noviembre de 2016

UNA MOTA DE LUZ EN LA LIBRETA...


Una mota de luz en la libreta,
un instante fugaz, rompe el silencio,
y la mano de Dios, así, invisible,
va trazando las letras con respeto.

Amanece y renace un nuevo día
y comienza el escrito de los cielos,
es así como nacen las palabras
y también los poemas con sus versos.

Porque todo en la vida es poesía
y la misma se junta con los sueños,
esa forma que mezcla realidades
con suspiros y anhelos de los cuerdos.

Es posible que vague la mirada
y que busque figuras, a lo lejos,
filigranas, del todo incomprensibles,
que transmiten sus ecos al cuaderno.

Puede ser una gota de rocío
que nos deje en la rosa su reflejo,
o quizás la cortina en la ventana
de ese cielo tenaz y aventurero.

Pero es el latido de los dioses,
en la sangre que mueve nuestros pechos,
el que lleva a los cuerpos los temblores
y a las almas el hambre y el deseo.

Ya desborda la nieve los caminos
y se borran caminos y senderos,
para hacer que la mente los fecunde
y que trace otro mundo paralelo.

Todo es admisible en poesía,
el amor, el candor y el sufrimiento,
pero siempre buscando la esperanza
que la vida nos brinda, sin saberlo.

"...Una mota de luz en la ventana,
y un latido especial nos deja un beso,
es quizás la llamada de unos labios
y el susurro del nombre que yo quiero..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/10/16