jueves, 31 de enero de 2019

ME LLAMÓ LA LUNA...



Me llamó la luna
para estar conmigo,
y nos fuimos lejos
a buscar un sitio,
un lugar precioso
donde brilla el trigo
en el campo inmenso 
donde canta el grillo,
y allí descansamos,
recobramos bríos
y también sonrisas
del invierno fijo
porque el sol calmaba
al hambriento frío
y ofrecía besos
y hasta algún suspiro...

Y se fue la tarde
y la noche vino,
nos quedamos solos
en el campo amigo,
recordamos días
y otros ratos idos,
con las nanas tiernas
de dormir los chicos,
y la vi en el cielo
con su blanco armiño
la carita blanca
y su rostro fino,
y me vio tumbado,
y quizás dormido,
en la dulce cuna
que acogió aquel niño...

"...Nos quedamos solos
como dos pardillos,
una luna blanca
y un hombre dormido..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/01/19

miércoles, 30 de enero de 2019

LA TARDE VA PASANDO...



La tarde va pasando,
la noche ya se acerca,
los ojos que te buscan
divisan las estrellas,
es fácil que esta noche
la luna se detenga,
por culpa de los vientos
en forma de galerna,
también las marejadas
estallan con violencia
por costas y por playas,
con furia manifiesta,
y entiendo que tus ojos
perciban esta ausencia
la luga está algo triste
y llora en la ribera...

Susurran los castaños
su eterna cantinela,
y lanzan mil suspiros
las rosas y azucenas,
un niño en la cocina
rebaña bien la cena,
sus ojos tienen sueño,
las nueve ya se acercan,
y afuera, por las calles,
las luces parpadean,
movidas por el aire
con ráfagas severas,
si miras a los cielos
la bruma es lo que apremia,
abrazos y negrura
de noche turbulenta...

"...Los años van pasando
y el alma se serena,
las ansias de la infancia
dan paso a la paciencia...!

Rafael Sánchez Ortega ©
28/01/19

martes, 29 de enero de 2019

¿ADÓNDE MANDO LOS SUEÑOS...?



¿Adónde mando los sueños
para que, al menos, descansen,
alejados de las dudas
y presiones de la sangre?
...Quiero que duerman y sueñen
en los brazos de los ángeles,
y se llenen de ternura
apartados de esta cárcel,
porque la celda en que viven
con recuerdos y saudades,
hace imposible los sueños
y el sacudirse del lastre,
son como remos que bogan
y que impulsan a la nave
hacia una tierra ignorada
sin fronteras ni ciudades...

Es un rocío en los ojos
con la bruma en los cristales,
por los espejos heridos
esparcidos por las calles,
allí quedaron tendidos,
en rincones, como catres,
las ilusiones tardías
y las estrellas fugaces,
los suspiros y susurros,
recogidos en la tardes,
y las miradas cautivas
de los niños que eran grandes,
por eso digo y pregunto
sobre los sueños y el viaje
que los ángeles recojan
y que en sus alas se tapen... 

"...Quiero que vuelen los sueños
y que crucen muchos valles,
para subir hasta el cielo
y dormir sin sentir lastre..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/01/19

lunes, 28 de enero de 2019

PARECE QUE LA BRISA...



Parece que la brisa,
jugó con tus cabellos,
también besó tus labios
y luego fue a tu pecho,
buscaba los latidos
que vuelven con el eco,
susurros de la infancia
marchitos y algo lejos,
rescoldos agridulces
de llantos y deseos,
con voces apagadas,
sirocos del desierto,
y es que la brisa guarda
saudades y recuerdos,
de instantes del pasado
fragmentos que no han muerto...

Parece que en la tarde
se encienden los luceros,
la luna se levanta
del mar sobre los cielos,
y entonces los marinos,
se esfuman de los puertos,
y van a las tabernas
en busca de consuelo,
pequeñas chirimías,
sus ojos no durmieron,
pupilas apagadas
en rostros muy morenos,
y todo es el nordeste,
la brisa y el lamento
que rasga las facciones
de rudos marineros...

"...Parece que la brisa
es cosa de los vientos,
y aceptas el regalos
llegado con sus besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/01/19

domingo, 27 de enero de 2019

ES UNA ETERNA MIGRAÑA...



Es una eterna migraña
el dialogar en silencio,
con la razón dividida
que está plagada de miedos,
así se buscan disculpas,
se dice blanco lo negro,
y se cuestionan mentiras
con la verdad en el lecho,
y es que las fuerzas del hombre
son como el hilo que, suelto,
hace volar al cometa
y se lo lleva a los cielos,
por eso surgen las dudas
de la razón y entrecejo,
hasta que el cuerpo se cansa
y el corazón hace un quiebro...

Puede que un día, cualquiera,
llegue la luz al cerebro,
para quitar telarañas
de ese desván tan lobrego,
y entonces surja el milagro,
lleguen los panes al huerto,
corra la sangre en las venas
y haga vibrar a los cuerdos,
pero la vilis cautiva
puede sufrir con los versos
y nunca vea la vida
como un poema incompleto,
son las pasiones que nacen,
con ilusiones y sueños,
y van creciendo en el día
hasta el umbral del deseo...

"...Entonces lloran los niños
y se alborotan los vientos,
ya que la escala es sublime
y la migraña un recuerdo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/01/19

sábado, 26 de enero de 2019

ME QUISIERA DORMIR...



Me quisiera dormir
sobre un lecho de nieve
y en el mismo soñar
con los gnomos y duendes,
¡qué bonito sentir
a la brisa que viene
para luego vibrar
con su beso en mi frente!,
pero quiero tener
ese sueño impaciente,
antesala de luz
colorido sin fiebre
y es que el sueño fugaz
hasta el alma agradece,
como el néctar beber
un sediento en la fuente...

Me quisiera morir
sin sentir a la muerte
y en sus ojos mirar
a los míos con fiebre.
yo sé bien corazón
de los miedos en ciernes
por luchar y perder,
devanando las sienes,
y es que el premio fugaz
tiene sangre en la frente
y un  calvario de amor
al que nadie comprende,
entelequias sin fin.
balbuceos inertes,
estaciones sin sol
con oscuros andenes...

"...Si morir y dormir
es futuro y presente
yo quisiera soñar
y vivir así siempre..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/01/19

viernes, 25 de enero de 2019

LLEGARON LAS MARIPOSAS...



Llegaron las mariposas
y me entregaron tus besos,
y con ellos mi sonrisa
volvió a ver de nuevo el cielo,
recobrando la locura
de vivir cada momento
y sentir en los latidos
la llamada de tus dedos,
las caricias reprimidas,
los suspiros y embelesos,
los coloquios por el bosque
y el café tras el paseo,
porque fueron mariposas
las que hicieron el portento,
de juntar a dos poetas
aunque fuera por sus versos...

Ya se van las mariposas
en la tarde de este enero,
y se van para otras tierras
escapando del invierno,
volverán, estoy seguro,
y lo harán con otros vuelos,
y vendrán en primavera
con las flores del almendro,
y los versos preparados
en sus alas y tintero,
deseosas de mostrarme
lo que guardan tan adentro,
y es que tu estarás con ellas,
Campanilla, como el viento,
con la brisa seductora
que estremece hasta los huesos...

"...Te mandé unas mariposas,
me dijiste en tono tierno,
y esas mismas, hoy te envío,
renovadas con mis sueños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/01/19

jueves, 24 de enero de 2019

ME CONTARON UN DÍA...



Me contaron un día
que te habías marchado,
que partiste muy lejos
a sembrar otros campos
y quedé pensativo,
y también preocupado,
al saber que te fuiste
a lugares extraños,
y lloraron las rosas
y los robles temblaron,
y el jardín de los niños
se quedó abandonado,
se marcharon los sueños
que dejaba tu mano,
en los versos y letras
del poema encantado...

Y pasaron los días
y los meses y años,
sin saber donde estabas
en tu viaje tan largo,
yo sufría en silencio
y miraba el ocaso,
para ver si veía
tus cabelloss dorados,
y es que el tiempo que corre
es sutil y borracho
y hasta embriaga y ahoga
al paciente soldado,
y le llora a la luna,
aquel niño, hoy anciano,
y le pide que vuelva,
que precisa su abrazo...

"...Me dijeron un día,
que encontraron un banco,
con tu nombre y el mío
en el mismo grabado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/01/19

miércoles, 23 de enero de 2019

NOS DICEN QUE LA LUNA...



Nos dicen que la luna
pasea por las noches,
en busca de poetas
que escriban a las flores,
es fácil que se canse
mirando en los rincones
ausentes de las plumas
con letras algo torpes,
y entonces se decida
por ir a otras regiones,
al lago y la montaña,
al bosque de los robles,
y puede que allí obtenga
el eco de las voces,
respuesta a su llamada
con sueños de colores...

Nos dicen que la luna
salió de vacaciones, 
marchando por la vida
con un proyecto noble,
la vieron unos niños
un tanto soñadores,
contando que la luna
andaba sin faroles,
metida por las casas,
posada en sus balcones,
dejando con sus rayos
regalos de los dioses
y luego matizaban
suspiros de Quijotes,
susurros de la brisa
en tiernos corazones...

"...Es fácil que la luna
escale muchas torres
y llegue hasta las almas
de niños y mayores..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/01/19

martes, 22 de enero de 2019

CUANDO SE APAGUE MI VOZ...



Cuando se apague mi voz
y se cierren mis pestañas,
entonces me dormiré.
se callarán las palabras,
y mis versos, olvidados
se perderán por las plazas,
por los senderos y calles
y también por las cañadas,
será un tiempo de silencio
en que se añore la infancia,
los versos y los poemas 
de un juglar de la montaña,
y entonces se apagarán
los suspiros de las hadas
y las sirenas cantando
no se verán en las playas...

Cuando se apague mi voz
se quebrará la garganta,
dejando en ella encerrados
los anhelos de mi alma,
los susurros de la brisa,
la canción de los piratas,
la leyenda de los gnomos
en el bosque con su magia,
y montones de recuerdos
con sonrisas y con lágrimas,
y los bailes en la noche
con la lunita de plata,
sin olvidar a los versos
que mis labios recitaban
en tu oído estremecido
bajo la encina dorada...

"...Cuando se apague mi voz
será el final de una nana,
y el poema de una vida
pondrá fin a su jornada..." 

Rafael Sánchez Ortega ©
20/01/19

lunes, 21 de enero de 2019

UN DÍA TE ENCONTRÉ...



Un día te encontré
buscando mariposas,
estabas en el campo
sentada en una loma,
mirabas a lo lejos
las nubes misteriosas
dejando filigranas
y esteras a las olas,
el cielo despejado
hacía que las rosas
formaran fantasías
de sueños y de aromas,
y yo cerré los ojos
de forma seductora
sintiendo la caricia
del sol con mano sorda...

Un día te encontré
sintiendo tu persona,
robando de tus labios
el néctar que te sobra,
y tú me diste aquello
que embriaga cuanto toca,
el alma enfebrecida
la sangre luminosa,
marchamos de la mano,
buscando tras las rocas
rincones infinitos
con alas muy nerviosas,
alitas pequeñitas
que posan en las hojas
libando entre sus pétalos
el verso de las sombras...

"...Un día nos miramos
y vimos que era hora,
de dar un paso al frente,
sentirnos mariposas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/01/19

domingo, 20 de enero de 2019

SIENTO LA VOZ...



Siento la voz que llama en la distancia
y sin querer, un algo me estremece,
es una sensación involuntaria.
la reacción tan típica a la fiebre,
y es que tu voz pervive en la memoria,
mi corazón por ella se estremece,
busca el crisol de magia y fantasía,
la magia y la ilusión por ser más fuerte,
no sé si sobran todas las palabras,
sólo escuchar la música silente,
la que me llega ardiente de tus labios,
con un mensaje fiel hacia mis sienes,
y es que la voz se enreda en tu figura,
como espiral que nunca retrocede,
y avanza, sigue, aprieta y acaricia,
en  delirio de música ascendente...

Siento la voz, aquella, compartida,
entre el cigarro gris y los pasteles,
me hablaba de pequeñas telarañas
de besos y hormiguitas impacientes,
otros ratos susurraba de la vida
de los matices negros de la muerte,
de las sonrisas tibias de los niños
de manos dibujando en las paredes,
y hasta la voz me hablaba en el silencio,
ese silencio gris que tanto escuece,
allí anidan y estiran las palabras
y el corazón, con tal dolor, se muere,
porque la voz que grita en las entrañas
es esa voz pausada de la nieve,
es ese duro y blanco escalofrío
que rompe las cadenas de los puentes...

"...Siento la voz que sale de tu pecho
y llega a mí en forma de claveles,
es una voz distinta y solitaria,
y en esa voz tu dices que me quieres..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/01/19

sábado, 19 de enero de 2019

BARCOS QUE PASAN...



Barcos que pasan desnudos
con sus velas en cubierta
y los marinos ajenos
a los vientos y galernas,
y es que la mar en bonanza
permite dar esta escena
de las chalupas del norte
que nos desgranan leyendas,
unas de tiempos lejanos
llenas de pesca y ballenas
con capitanes valientes
que arponeaban aquellas,
otras de andar por las playas
y de mirar las estrellas
mientras picaba el anzuelo
y se atrapaba la pieza...

Barcos que van renqueando
y que nos dejan su estela
en el paciente horizonte
donde la mar está quieta,
y su visión me subyuga
y hasta la vista se alegra
tras contemplar la figura
que la chalupa nos deja,
y es que la barca es un verso,
una extensión del poema
donde se engendra la vida
de mil sutiles maneras,
vidas que nacen y viven,
olas que laten con fuerza
para embriagar los sentidos
con su salitre y belleza...

"...Tanta hermosura sublime
llevan las barcas sin cuerdas,
y así se pasan los días
para dormir en la arena..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/01/19

viernes, 18 de enero de 2019

ALAS ROTAS...



Alas rotas del invierno
que estremecen en las tardes
con el frío de las nieves
y la bruma en los cristales,
yo no sé si estáis despiertas,
mariposas y saudades,
que vagáis por mi cerebro
con nostalgias muy dispares,
es posible que los años
no distingan los instantes,
ni tampoco los amigos
de la infancia y de las calles,
puede ser que con el tiempo
se congele hasta la sangre
y que el frío de diciembre
sea seco y sin señales...

Alas rotas de los robles
y los bosques singulares,
que vagáis por las esquinas
de praderas y con hambre,
¿dónde están aquellos sueños,
tan hermosos y tan suaves,
con que el hombre despertaba
la mañana de su cárcel?,
¿dónde fueron tantos versos,
con las olas de los mares,
y en qué mares sucumbieron
las promesas de aquel ángel?
...Mas no quiero que contestes
y comprendo los combates
de los días y momentos
peleando en los marjales...

"...Alas rotas de los niños
en eternas mocedades,
que rompieron ilusiones
de un pasado inolvidable..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/01/19

jueves, 17 de enero de 2019

SE ESTREMECIERON LOS CIELOS...



Se estremecieron los cielos 
y lloraron las estrellas
sin atender los suspiros
de los niños y poetas,
y es que gritaba la vida
malherida por las guerras
y la sangre derramada
entre hermanos de la aldea,
unas lágrimas furtivas
un dolor que escuece y quema,
un silencio por los campos
y el furor de la galerna,
quizás resumen los versos
el final de la tragedia
y hasta el título adivina
de este drama que comienza...

Se estremecieron los cielos 
y lloraron las estrellas
sin atender los suspiros
de los niños y poetas,
y es que gritaba la vida
malherida por las guerras
y la sangre derramada
entre hermanos de la aldea,
unas lágrimas furtivas
un dolor que escuece y quema,
un silencio por los campos
y el furor de la galerna,
quizás resumen los versos
el final de la tragedia
y hasta el título adivina
de este drama que comienza...

Un niño avanzó en el campo,
y en los dedos un cometa,
quiso volar hacia el cielo
liberado de su cuerda,
porque el hilo estremecido
de otros ratos y de juergas,
hoy estaba entre las sombras,
invisible y sin respuesta,
no quería carantoñas,
medias tintas ni promesas
ni tampoco personajes
con princesas de novela,
aquel niño de que hablo
quiso un verso en la botella,
luego un baile con la luna
y a las doce ir a Venecia...

"...Fantasías imposibles
que se engendran en poemas,
con los sueños de los hombres
que desbordan sus cabezas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/19

miércoles, 16 de enero de 2019

ALLÍ ESTABAS...



Allí estabas otra tarde
en silencio y pensativo,
la cachaba entre las manos
y mirando al infinito;
era un banco de aquel parque
y un lugar algo tranquilo,
indicado a las pestañas
y a la voz de los sentidos,
tú buscabas a lo lejos
esa infancia de los niños,
aquel tiempo, con los juegos
en que todo era distinto,
y en los labios, tu sonrisa,
se extendía con sigilo,
acercándose al pasado,
aunque fuera en un suspiro...

Y allí estabas con tus manos
protegiéndote del frío,
enseñando sus arrugas
del trabajo y sin un grito,
eran tiempos de descanso,
de paseos sin peligros,
estirando bien las horas
de la cena en el asilo,
y, de pronto, las pupilas
se cubrieron de rocío,
se rosaron y lloraron
sin lanzar ningún sonido,
y es que el tiempo no perdona
llega y cambia los destinos,
destrozando los proyectos
de princesas y castillos...

"...Allí estabas, en la tarde,
dulce anciano, entretenido,
con la vida y los recuerdos
de otros tiempos y testigos..." 

Rafael Sánchez Ortega ©
10/01/19

martes, 15 de enero de 2019

UNOS DEDOS...



Unos dedos le arrancaron del silencio al sentir la caricia irreverente de las olas en la playa y también de las montañas blanquecinas y nevadas que llegaban con su abrigo y su bufanda intentando compartir unos momentos.

Y a los dedos se acercaron las aldeas y los campos con sus tierras anegadas por las aguas y revueltas, dependiendo de unos brazos y unas manos que cuidaran sus entrañas y plantaran la simiente, en primavera, que creciera y diera fruto y alimento a tantas bocas que precisan de las mismas. 

Fue un instante prolongado y un suspiro, un segundo en el espacio que transcurre y se presencia. Sin embargo, la caricia proseguía, y se elevaba, con los dedos que buscaban los rincones invisibles del espacio, intentando recobrar el equilibrio de las almas en la vida…

“…Y llegaron las gaviotas recelosas que venían de los muelles y las playas, 
y vinieron otras tantas de la costa mendigando aquellas sobras de pescado que en el día se tiraban a las aguas,
y salieron los suspiros retenidos de los pechos, 
y los ojos se alegraron con la música incipiente que sonaba en los oídos, 
y los labios temblorosos musitaron mil plegarias a los dioses invisibles, 
y la piel se estremecía sin descanso con el soplo de la brisa 
y la caricia, que llegaba de unos dedos, 
y el maestro olvidadizo se dormía en su escritorio olvidando la canción de los piratas, 
y los niños contemplaban la pizarra tan vacía, 
y durmieron las palomas en el parque contemplando a los ancianos, 
y salieron margaritas en macetas y en ventanas de las casas, 
y cantaron las campanas de la iglesia, 
y nacieron mariposas que volaban silenciosas por la acera, 
y miré con unos ojos, regalados por mi madre, 
y gusté del flan de pera y de manzana preparado con sus manos, 
y sorbí con estos labios de la leche inmaculada de sus senos, 
y cantaron los canarios enjaulados al sentir la mano amiga que quitaba sus cadenas, 
y te vi en el reflejo del espejo al mirarme en la mañana, 
y escuché la voz hermosa y cantarina que pedía una respuesta,
y te amé como se aman los amantes, con pasión y en primavera, aunque fuera en un otoño,
y sentí que el corazón se desarmaba en un deshielo prolongado,
y noté como la sangre galopaba por las venas tan ardientes y fogosas,
y, al final, me desperté con los ancianos en el parque...
Y sentí que la madera de mi cuerpo se cubría de nostalgia ante los dedos seductores que buscaban sus heridas, y en las mismas a mis gritos y suspiros, que vibraban con las cuerdas, que sufrían y reían; y con rabia se bañaban y rozaban como en busca de lujuria y de pasión mal contenidas, y me amaban y gritaban con un nombre que yo nunca conocí…”

Al final, entre sudores y suspiros, reinó el silencio nuevamente, y el piano solitario en el rincón, despertó de su delirio.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/01/19

lunes, 14 de enero de 2019

ALEJA LA TRISTEZA...



Aleja la tristeza
que corre por tu cara
y busca la alegría
muy cerca y sin palabras,
verás que hasta las flores
sonríen y proclaman
que el canto de la nieve
son lágrimas del arpa,
las gotas del rocío
pequeñas telarañas
y el beso de la lluvia
caricias de las hadas,
por eso nunca veas
tristeza en horas bajas,
ni sientas que te oprime
el miedo y la nostalgia...

Es hora de sonrisas
y días de esperanza,
y todo en el invierno
de sombras tan extrañas,
entiende que la vida
es tiempo de las almas
que viven el regalo
de un tiempo sin aduanas,
avanza sin tristeza,
aparta telarañas,
sortea matorrales
y luego encrucijadas,
es fácil que un buen día
encuentres la medalla,
la rosa de unos ojos
de luz, inmaculada...

"...Aleja los demonios
producto de batallas,
perdidas en su día,
sin risas y sin nada..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/01/19

domingo, 13 de enero de 2019

RENACER...



Renacer tras las fiestas
y salir del letargo,
en que estabas sumido
a pesar de los años,
tú querías silencios
para oír a los pájaros
que llegaban sin prisa
a la copa del árbol,
y también sugeriste
caminar por el campo
por trigales altivos
con su toque dorado,
descubriste la aldea
con su fiel camposanto,
y la iglesia de piedra
con escudo y con arco...

Renacer, sin palabras.
y encontrarte a su lado,
contemplando sus ojos
en la casa del lago,
y ya sé que son sueños
estos versos que trazo,
aunque busquen la magia
a través de sus rasgos,
y es que el hombre suspira
cuando siente tu paso,
y se altera y enerva
con la lengua de trapo,
así vive la  vida
al salir del embargo
en que estaba sumido
este niño preciado...

"...Renacer día a día
y volver a los brazos
de la vida presente
y este tiempo prestado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/01/19

sábado, 12 de enero de 2019

DESPERTAR A LA VIDA...



Despertar a la vida 
y sentir sus latidos,
sin pensar en mañanas
ni tampoco en caminos,
recordar sensaciones
y placeres prohibidos
que quedaron muy lejos
sin saber los motivos,
apartar las palabras
y los ojos benditos
que decían mi nombre
para luego escupirlo,
separar sentimientos
con furor contenidos
y guardar en el alma
los ardientes suspiros...

Despertar, nuevamente,
a la vida sin frío,
encontrado las llamas
y rescoldos del niño,
navegar por sus mares,
tan azules, bravíos,
y aspirar el salitre
de la infancia dormido,
recoger la cosecha
de cometas sin hilo,
y de magos y gnomos
por los bosques sencillos,
y saber que los pasos
por la vida son finos,
y que dejan mil huellas
infinitas con signos...

"...Despertar de las fiestas
y vencer laberintos,
consiguiendo que el tiempo
deje un verso en tu libro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/01/19