martes, 30 de septiembre de 2014

YA LAS SIRENAS ANUNCIAN...


Ya las sirenas anuncian
la partida del marino
que se va para otros puertos
tripulando su navío.

En el muelle una mocita
le despide con cariño,
con sus ojos soñadores
muy cegados por el brillo.

Porque han sido mil promesas,
mil proyectos sobre un hilo,
tan sutil y tan endeble
que ahora penden del destino.

El marino va silbando,
mira al frente, al infinito,
a la estrella que, en el cielo,
marca el rumbo con sus guiños.

La mocita soñadora
tiene fiebre y hasta frío,
queda sola, en el silencio,
con los sueños compartidos.

En la playa, las resacas
a la arena le dan mimos,
con sus besos y caricias
tan frecuentes y precisos.

A lo lejos va la barca
y en la misma, muy tranquilo,
el marino de la historia
busca mares y el olvido.

Atrás queda una persona,
una más en su destino,
con el alma destrozada
por amar y haber perdido.

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
13-09-14

BUSCARÉ...


Buscaré tu sonrisa
por las plazas y aldeas,
por las viejas montañas
y también por las sendas.

Hallaré complaciente
el aliento que dejas
y ese suave perfume
de tu boca bien fresca.

Buscaré tu figura
juvenil y perfecta,
que camina con garbo
por la bella alameda.

Hallaré en tus pisadas
el placer de esas huellas,
y esas piernas bonitas
con candor que embelesan.

Buscaré tus ojitos
y tu cara morena,
para ver lo que dice
ese tierno poema.

Hallaré en tus pupilas
aquel verso sin letras,
donde dices "te amo"
con tus ojos de fresa.

Buscaré tu suspiro
en la boca pequeña,
en los labios tan lindos
que susurran apenas.

Hallaré esas palabras
que pronuncia tu lengua,
y que dicen mi nombre
que tú ansías y anhelas.

Buscaré, como siempre,
a tus manos de seda,
y a las tiernas caricias
que prodigas con ellas.

Y hallaré nuevamente,
el latido en tus venas,
que desborda mi alma
con tu amor y tu esencia.

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
12-09-14

EN UN TROZO DEL PAÑUELO...


En un trozo del pañuelo
se concentran cuatro gotas,
cuatro perlas del rocío,
cuatro lágrimas traidoras.

Van allí, desde tus ojos,
a dormir entre las sombras,
y se cierran las pupilas
y pestañas perezosas.

Y se cierran en un cofre
de marfil y de caoba,
donde duermen tantos sueños
por las horas de las horas.

Se han secado los ojitos
de las lágrimas burlonas,
y el rocío de los campos
se ha secado sin demora.

Es por eso que ahora miro
las palabras seductoras,
y las veo tan lejanas
como dagas en la alcoba.

Como espinas sugerentes
portadoras de las rosas,
de promesas tan perfectas
que es inútil la derrota.

Yo sonrío tristemente
y recuerdo las alondras,
a las nubes de colores
y cometas con sus colas.

Todo ello está en mi mente
y de forma caprichosa,
y está allí, en un pañuelo,
con las gotas que reposan.

"...En un trozo del pañuelo
he dejado cuatro notas,
dos son tuyas vida mía
y otras dos las que me tocan..."

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
11-09-14

lunes, 29 de septiembre de 2014

¡QUÉ FÁCIL ES AMAR...



¡Qué fácil es amar siguiento tus pisadas
y dando tanto amor como tú diste,
pues somos una vida que reclama
y que se apaga en la distancia,
y llora, en el silencio,
pidiendo tu presencia.

¡Ayúdanos Señor, y no nos abandones,
pues solo somos niños
en esta inmensidad llamada vida...!

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
10-09-14

PUEDO OLVIDAR EL TIEMPO TRANSCURRIDO...



Puedo olvidar el tiempo transcurrido
y hasta olvidar el tiempo entre tus brazos,
puedo volver atrás, en un segundo
pero nunca volvería hasta tu lado.

Ya sé que sobran las palabras
y también los recuerdos y los llantos,
pero sobran también las fantasías
y los sueños y besos del verano.

Aquellos que vivimos frente a frente
y reímos, hablamos y soñamos,
saciando nuestra sed en la alquitara
y el fuego y el volcán de nuestros labios.

Puedo olvidar el tiempo transcurrido
y hasta olvidar tus faltas y pecados,
puedo secar el llanto en mis pupilas
pero nunca te daría más abrazos.

Yo sé que es fuerte lo que digo y siento
y también que el perdón es algo humano,
pero nada resiste a la cruel tortura
de un sentimiento marchito y ultrajado.

Aquel que mancillaste sonriendo,
hiriendo a un corazón en mil pedazos,
haciendo que se ahogaran las respuestas
y un dique se formara en mi costado.

Puedo olvidar el tiempo transcurrido
y hasta olvidar el caliz tan amargo,
bebido por tu afán y tu insistencia
nublando mi razón por muchos años.

Yo sé que rompo en firme las cadenas
que formaste con tus ojos y me ataron,
al carrusel profundo de una vida
marchita de promesas y regalos.

Aquella que trazaste con sigilo
para comprar mi alma, sin dudarlo,
haciendo con mis versos y poemas
un dulce hazmerreir con mil guiñapos.

"...Puedo olvidar el tiempo transcurrido
y hasta olvidar tu nombre tan amado,
puedo dejar que duerman los recuerdos
y salga un corazón de su letargo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
10-09-14

COMO YA TE HAS JUBILADO...


(A Felisa en su cumpleaños...)

Como ya te has jubilado,
por edad y con sigilo,
hoy te dejo en estas letras
el abrazo de un amigo.

La palabra silenciosa,
el candor de los caminos,
los reflejos de los lagos
y hasta el canto de los ríos.

Y lo digo en estos versos,
remolones y sin brillo,
recordando tu figura,
"Campanilla", con estilo.

Deja siempre tu sonrisa,
seductora y con cariño,
por los cerros y montañas,
con tu gracia y tus suspiros.

Ten cuidado, en esas cuestas,
muy cubiertas de rocío,
que bien bajas tú, de espaldas,
encorvada como un lirio.

Que tus ojos soñadores,
de ese azul tan infinito,
dejen siempre la respuesta
en los labios de los niños.

De esos locos soñadores,
montañeros sin remilgos,
que comparten los senderos
con tu paso los domingos.

¡Ay Felisa, buena amiga!,
ten presente lo que digo,
y no olvides esta fecha
y este miércoles tranquilo.

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladmig
10-9-14

domingo, 28 de septiembre de 2014

POR UNA MIRADA TUYA...

(XXIII

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso... yo no sé
qué te diera por un beso.

Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas).


*******


Por una mirada tuya
robaría el universo,
por un beso de tus labios
te daría lo que tengo.

Mi Amor, mi cielo, mi todo,
mi cariño más sincero,
recibe hoy este abrazo
y el latido de mi pecho.

Recíbelo como nunca
y tómalo sin recelo,
pues va dejando suspiros
y finas hebras de sueños.

Notas salidas de un arpa
donde rozaron mis dedos,
para arrancar de sus cuerdas
ese candor del silencio.

Gritos que salen del alma
y que se van con el viento,
para llegar a tu lado
y susurrar que "te quiero".

Es una eterna alegría,
es un rumor "in crescendo",
como esa nota grabada
que mando a ti con mi aliento.

Para que cierres los ojos,
y que la sientas muy dentro,
como el candor de la brisa
que te acaricia los senos.

Es un adagio sin nombre
en un poema imperfecto,
que dejo aquí, tembloroso,
con el rubor de estos versos.

"...Por una mirada tuya
yo estaría muy contento,
por un beso de tus labios
moriría sin remedio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
09-09-14

ES DE NOCHE TODAVÍA...



Es de noche todavía
cuando vengo a este cuaderno,
intentando, con mis letras,
dar sentido a todo esto.

Unas lindas mariposas
se pasean por mi pecho,
son suspiros sugerentes
que transforman los recuerdos.

Chirimías de jardines
con abrazos y con besos,
y sonrisas temblorosas
de unos niños en sus juegos.

Allí estaban, en su infancia,
candorosos y sin miedo,
con los sueños tan osados
conquistando el universo.

Hoy lo pienso y me sonrío,
en el parque estoy de nuevo,
con los robles y las hayas
y en un banco del paseo.

Han pasado muchos años,
soy consciente y lo confieso,
hoy no hay niños en el parque
ni sonrisas en el cielo.

Hay tristeza y hay nostalgia
con jirones de otros tiempos,
sin cometas por el aire
que los guíen con sus dedos.

Los gorriones atrevidos
no consienten el silencio,
y lo rompen con sus trinos,
sus piruetas y sus vuelos.

"...Es de noche todavía,
en el alma del sediento,
soñador impenitente,
de princesas en sus versos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
09-09-14

QUIERO ESCUCHAR UNA NANA...


Quiero escuchar una nana,
de tus labios cenicienta,
que me duerma en un segundo
y me lleve a las estrellas.

Quiero que digas mi nombre
en un susurro, que apenas,
se despierten las lechuzas
y se callen las mareas.

Quiero sentir a tus dedos
estremecerse de veras,
cuando rocen a mi rostro
y me digan lo que sientan.

Quiero soñar con la luna
y bailar en una acequia,
con esa música hermosa
que tu garganta me presta.

Quiero dormir en tus brazos
mientras escucho el poema,
que va trenzando tus labios
con tantos versos y letras.

Quiero beber en la fuente
esa bebida tan fresca,
tan cristalina y tan pura
donde calme mi sequera.

Quiero latir en tu pecho
como un reloj en tinieblas,
y que el tic-tac te recuerde
todo el cariño que lleva.

Quiero sentir esta nana
y estremecerme con ella,
para sentirte a mi lado
como aquel niño que fuera.

...El Peter Pan orgulloso,
el don Quijote en la niebla,
el trotamundos sin nombre
que al fin sentó la cabeza.

"...Quiero escuchar una nana
y ser un niño a tu vera,
aquel que siempre he soñado
mientras tus brazos me anean..."

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
08-09-14

sábado, 27 de septiembre de 2014

POR LAS ESQUINAS...



Por las esquinas,
por los rincones,
van a su paso
los caracoles.

Algo más lejos
pasan los hombres,
caras de frío
con mil temblores.

Van a la tierra
de nuevo joven,
que grita y llama
los corazones.

Van con sus rostros
bellos y jóvenes,
tras una infancia
rica en sus dones.

Marchan cantando,
miran las flores,
la vieja encina,
también los robles.

Por las esquinas
se ven balcones,
y unas ventanas
quizás sin nombre.

Quizás sin dueños
que allí las tome,
y abra sus jambas
a nuevos soles.

A nuevas risas
con mil canciones,
con más suspiros
de esos que rompen.

Que lanzan besos
y luego esconden,
miradas tiernas,
y miel en sobres.

¡Ay niña mía
no te demores,
ven a mi lado,
la noche es joven...!

"...Por las esquinas
lucen faroles,
nace la vida,
sueñan los hombres..."

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
07-09-14

CERCA DEL CIELO...



Cerca del cielo hay una barca
con dos remeros que la acompañan,
son casi niños, no llevan barba,
sus manos tiemblan mientras descansan.

Miran la luna con luz de plata
y las estrellas que están más altas,
buscan los sueños en la distancia
y aquellos versos con rima blanca.

Buscan las voces que sin palabras
lanzan suspiros, como resacas,
de un mar bravío con olas bravas,
que llega y besa por tantas playas.

Cerca del cielo hay una casa,
dulce y coqueta que allí te aguarda,
te abre sus puertas, luego te pasa
por los pasillos hasta su cama.

Y en ella duermen, con mil legañas,
dos querubines, quietas sus caras,
hay un reposo que grita infancia
y dos claveles sobre las almas.

Cantan los grillos y las cigarras,
yo te sonrío mi bella amada,
mi hermosa niña, que con tu calma,
tomas mis besos que a ti te sacian.

Cerca del cielo hay esperanzas,
rosas de otoño, crecen sin pausa,
dos corazones que sin nostalgia
viven la vida mientras se abrazan.

Rafael Sánchez Ortega ©
Haus, Schladming
06-09-14

viernes, 26 de septiembre de 2014

CON LA NIEVE ESPERANDO EN LA MONTAÑA...


Con la nieve esperando en la montaña
y la brisa lanzando mil suspiros,
me despierto y me marcho hacia su lado,
a pasar unos días muy tranquilos.

Dejaré que se duerman los recuerdos
en un pozo profundo y un abismo,
y que queden sellados para siempre
el dolor que causaron sus espinos.

Es muy grande la herida que presenta
este pecho cansado y dolorido,
y también estos músculos, sin fuerza,
que caminan apenas con un hilo.

Yo sé bien lo que cuesta una derrota
y guardar en los labios ese grito,
el del llanto apagado de unos ojos
que desbordan sus aguas con sigilo.

Pero debo volver con la esperanza
a los brazos que esperan a los míos,
a sentir ese pecho desbocado
que mi nombre pronuncia en sus latidos.

Y se queda contigo mi palabra,
corazón que me amas como un lirio,
la paciente y hermosa cenicienta
que paseo de noche junto al río.

Y yo sé que vendrás en este viaje
para andar, a mi lado, en el camino,
para ir con mi sombra por la senda
a escuchar el susurro de los grillos.

Es posible que quedes cautivado
y te inundes Amor, con el cariño,
que desprenden los bosques y montañas
y el candor de sus besos infinitos.

"...Con la nieve esperando en la montaña,
hoy me duermo en tus brazos como un niño,
y te digo que sí, que si te quiero
deseando tus besos revivirlos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/09/14

jueves, 25 de septiembre de 2014

EN LA VIDA DE LOS HOMBRES...



En la vida de los hombres
hay momentos muy complejos,
donde asoman temporales
sin aviso y con el viento.

Hay sorpresas del destino
que nos dejan mil sucesos,
y sorpresas de la vida
cada día entre sus versos.

Y nosotros los humanos,
marionetas sin saberlo,
nos movemos al dictado
de los dioses y sus dedos.

Ellos trazan filigranas,
nos elevan por el cielo,
nos acercan a las nubes
y nos mecen en los sueños.

En la vida de los niños
hay un dulce bamboleo,
un galope de ternura
que bendice el firmamento.

Hay sonrisas y alegrías
que se funden en los juegos,
con protestas puntuales
cuando van a los colegios.

Hay palabras y preguntas
de las dudas que surgieron
en las mentes infantiles
candorosas y con miedo.

Porque todo es poesía
en los niños que ahora veo,
y en la magia de sus rostros
donde robo su reflejo.

"...En la vida de los hombres
hay mentiras y lamentos,
y en la vida de los niños,
sus ojitos soñolientos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/09/14

YO QUIERO NAVEGAR EN UN VELERO...



Yo quiero navegar en un velero
que enfile con su proa las estrellas,
que venza el balanceo de las olas
y busque los luceros con sus velas.

Deseo que los sueños lleguen pronto,
que sean realidad tantas promesas,
que vuelen mariposas por las jarcias
y alejen los fantasmas y galernas.

Es fácil que los sueños sean sueños
y acudan los recuerdos con viveza,
rompiendo el pentagrama de alegría
y haciendo mil pedazos esta escena.

Los hombres se enamoran de personas,
los niños de sus juegos y cometas,
los unos se hacen daño con espinas,
los otros con la brisa que no llega.

Yo quiero navegar en un velero
que surque las corrientes y mareas,
y vaya hasta las playas más lejanas
y duerma entre el salitre y las arenas.

Deseo descansar en ese lecho,
allí, donde no llega la tristeza,
al puerto bonancible y muy seguro
que alivie los dolores y las penas.

Es fácil que no encuentre nunca el lecho
y sea mi destino una tormenta,
un duro navegar contra imposibles
en medio de grilletes y cadenas.

Los hombres y marinos nunca lloran,
los niños sí lo hacen con frecuencia,
aquellos son valientes y aguerridos
y en estos solo existen las violetas.

"...Yo quiero navegar en un velero
sin ancla, sin timón y entre la niebla,
para ir hasta la costa a todo trapo
y luego descansar entre sus piedras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/09/14

miércoles, 24 de septiembre de 2014

DOS PÉTALOS ROZABAN TUS MEJILLAS...

Dos pétalos rozaban tus mejillas
en lágrimas silentes de nostalgia,
dos gotas con la lluvia de los ojos
sacando los suspiros de tu alma.

Eterna paradoja de la vida
dejando las señales en tu cara,
quizás como un adagio irreverente
de música sublime y sin palabras.

El llanto entre los niños es frecuente
y brota en un instante en sus fontanas,
los ojos tan sinceros cobran vida
y el agua nubla pronto sus pestañas.

Se llora por dolor, algunas veces,
y sufre el emisor por esta causa,
un simple tropezón es el motivo
del llanto singular que no se calma.

Dos pétalos rozaron tus mejillas
en besos de mis labios sin tardanza,
dos rosas sollozaron débilmente
y luego se durmieron con el alba.

Hermosa sensación la de esta escena,
vivida con frescura y esperanza,
sintiendo las caricias de la vida
y el soplo de la brisa en la ventana.

Ya llegan los temblores a tus manos
en forma de arabescos que se plasman,
y siguen la silueta de ese cuerpo
que gime por Amor en la distancia.

Se llora por Amor, y no se dice,
se oculta el sentimiento que te embarga,
y luego se mastica en el silencio
el fuego que te quema las entrañas.

"...Dos pétalos besaron tus mejillas
y en ellas se embriagaron de la magia,
de aquella sensación inenarrable,
que tú les ofreciste en una nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/09/14

DEJARÉ QUE SE DUERMAN LOS SENTIDOS...


Dejaré que se duerman los sentidos
y que duermas Amor, entre las sábanas,
con la brisa que surge de mis labios
y que dejo en tu lengua con nostalgia.

Porque marcho y me alejo por un tiempo,
a contar los minutos y semanas,
en que vuelva de nuevo hasta tu lado
a sentir ese fuego en mis entrañas.

El calor de tu abrazo irreverente,
el candor de tus labios y mirada,
la caricia paciente de tus dedos
y sentir a tu lengua por mi cara.

Yo me voy pero llevo tus caricias,
en un cofre de nácar encerradas,
y también los suspiros de tus labios
que temblando decían que me amaban.

Dejaré que se duerman los sentidos
para ir a vivir a las montañas,
unos días con luz y fantasía
mientras dejo mi rosa en tu almohada.

Una rosa que diga que te quiero,
que despierte tus ojos con el alba,
que te lleve el aroma del otoño
y te haga vibrar en la mañana.

Porque quiero que sientas mi cariño
a pesar de que aumente la distancia,
y también la pasión con el deseo
que reclame la unión de nuestras almas.

Es un fuego creciente y desbordado,
un volcán de cenizas y de lavas,
dos cometas que vuelan por el cielo
y dos niños soñando por la playa.

"...Dejare que se duerman los sentidos
y que duermas Amor, con mis palabras,
entre versos surgidos de un poema
y con rimas que besen tus pestañas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/09/14

TUS LABIOS, SABOR DE FRESA...



Tus labios, sabor de fresa,
y tus senos tan morenos,
más abajo la cintura
y unos muslos que deseo.

Pero volviendo a tu cara
y a los labios entreabiertos,
una lengua que te busca
y otros labios con un beso.

Es bonito ver tu rostro
y sentir, por todo el cuerpo,
ese fuego que la sangre
lleva y deja muy adentro.

Son tus manos dos pinceles,
y las mías, con sus dedos,
ya recorren tus colinas
y descienden a tu sexo.

Valle tierno y sugerente
paraíso de los cuerdos,
donde calman las pasiones
en sus almas los sedientos.

Yo percibo tus latidos,
el murmullo de tu cuerpo,
el jadeo inconsistente
de tus labios en el fuego.

Tú me dices que me amas
y lo dices en silencio,
lo pregonas con tus manos
que me elevan a los cielos.

Surge el fuego en las entrañas,
se acelera el movimiento,
y nosotros nos amamos
alcanzando el universo.

Dos hogueras encendidas
y las llamas van prendiendo,
en dos sexos que son uno
y comparten ese sueño.

Al fin llega la locura
y se alcanza el firmamento,
pues se embotan los sentidos
en un sueño que es eterno.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/08/14

martes, 23 de septiembre de 2014

HOY QUIERO RECORDAR...


Hoy quiero recordar
tus senos de aceituna,
las curvas tan sencillas
que adornan tu figura.

Y pienso en muchas tardes
saliendo de la bruma,
tus pasos juveniles
de ninfa muy segura.

Caminas muy despacio,
avanzas por las dunas,
recorres los desiertos
en busca de aventuras.

Yo miro en tu costado,
allí, donde la blusa,
palpita dulcemente,
me invita a que la suba.

Hoy quiero recordar,
Amor, esta locura,
mis dedos en tus senos
rozando allí sus puntas.

Los faros tan ansiosos,
tan llenos con su fruta,
y el néctar imposible
que causa la tortura.

La fuente del sediento
que calma su conducta,
y el beso suplicante
cubierto de ternura.

Así son los suspiros
del hombre y sus preguntas,
y el niño que vacila
y busca allí su cuna.

"...Hoy quiero recordar
los senos que desnudan
Amor, con los recuerdos,
mis labios que murmuran..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/08/14

A VECES, LOS MAYORES...


A veces, los mayores,
cometen tonterías,
se olvidan que los niños
precisan mil caricias.

No saben que los sueños
son flores de la vida,
pequeños girasoles
de un campo de sonrisas.

Pequeñas mariposas
que vuelan muy tranquilas,
dejando en nuestro pelo
el néctar que respiran.

Diademas invisibles
de plata blanquecina,
en sienes soñadoras
rozadas por la brisa.

A veces, los mayores,
son niños todavía,
y juegan a piratas
en playas infinitas.

No atienden a razones
y ocultan sus envidias,
las negras telarañas
que cubren mil heridas.

Los celos infundados
del hombre que suspira,
quizás pidiendo amores
y un poco de utopía.

La venda de los ojos
del pecho que palpita,
los sueños necesarios
que el hombre así, precisa.

"...A veces, los mayores,
no ven el día a día,
y olvidan, a los niños
que ofrecen sus mejillas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/08/14

lunes, 22 de septiembre de 2014

HAS ENTRADO EN MI VIDA...



Has entrado en mi vida
y limpiado sus miedos,
has rozado mis labios
y se ha roto el silencio.

Porque un dulce piano
vino a mí, con tus besos,
a romper, en sus notas,
la inquietud de mi pecho.

Y tus ojos tan lindos
eran brisa del viento,
de este noble nordeste
que desnuda mi cuerpo.

Lo recorre con saña,
con oculto deseo,
y le deja canciones
de marinos y puertos.

Has entrado en mi vida
y también en mis versos,
corazón desbocado
al que tanto venero.

Porque vas en mi sangre
y has llegado a mis sueños,
a entregar tu sonrisa
y el azul que yo quiero.

Ese néctar de plata
que es así, como un cielo,
un Olimpo dorado
donde todo es eterno.

Hay en ti fantasía
que descubren tus dedos,
al rozar a los míos
y llevarlos con ellos.

"...Has entrado en mi vida
Amor mío, y tu anhelo,
ya recorre mis venas
como pájaro hambriento..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/08/14

QUIERO ESTAR A TU LADO...


Quiero estar a tu lado
como un pájaro en vuelo,
con las alas abiertas
y a merced de los vientos.

Besaré tu cintura
con mis labios sin miedo,
y después, muy despacio,
llegaré hasta tus senos.

Dos colinas de plata,
dos pezones hambrientos,
dos sonrisas eternas
y plagadas de sueños.

Porque así te concibo
y en tus brazos me duermo,
entre nubes de seda
que ya cubren tu cuerpo.

Quiero estar a tu lado
corazón soñoliento,
para ser lazarillo
en un mundo sin cuerdos.

Andaremos las calles,
paso a paso, en silencio,
buscaremos la huerta
donde crece el romero.

Allí un lecho de plata
es testigo directo
de mi voz y suspiros
al decirte "te quiero"

De besarte sin pausa
y expresar lo que siento,
sin palabras ni voces,
con pasión y deseo.

"...Quiero estar a tu lado
Amor mío, y ser dueño,
de tu alegre sonrisa
y tus labios traviesos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/08/14

NO TE INQUIETES AMOR...


No te inquietes Amor, no tengas miedo,
ha salido la luna nuevamente
y en la noche ya brillan las estrellas
como bellas luciérnagas de nieve.

Es extraño soñar como se sueña
cuando llega el amor con esta fiebre,
cuando surge el delirio de las almas
y se escucha el rumor de los cipreses.

Sin embargo los labios, temblorosos,
paladean el néctar de las mieles,
en los besos robados a las sombras
cual preludio de finos entremeses.

Un abrazo te acerca hasta mi pecho,
un latido que suena diferente,
un suspiro marcado por tu nombre
y un susurro diciendo que te quieren.

No te inquietes Amor, sigo a tu lado,
y estaré con mis versos, como siempre,
intentando mostrarte mi cariño
y apartando legañas de tu frente.

No te importen las rosas marchitadas
ni tampoco los lirios y claveles,
y si acaso precisas mis abrazos
los tendrás con mis besos tan ardientes.

Porque hay notas que escapan al piano,
melodías que dejan los dinteles,
un adagio escapado de la orquesta
de ese mar tan oscuro y siempre verde.

Y es así en el marco de esta vida
donde tanto vivimos el presente,
donde ansiamos el cuerpo tan amado
y ese alma que embruja como un duende.

"...No te inquietes Amor, estoy contigo,
y estaré con mis besos tan rebeldes,
a tu lado, acunando tu silencio
y besando tus labios dulcemente..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/08/14

SUCEDE CADA DÍA...


Sucede cada día
que presto me levanto,
me quito las legañas,
bostezo y voy al baño.

Dormido y no despierto
vacilo y doy dos pasos,
no quiero abrir los ojos
y sueño mientras tanto.

Me quedo en esa nube
de grises y de blancos,
colores singulares
que dicen poco y tanto.

Me dicen que prosiga
los sueños del verano,
la dulce fantasía
surgida de un abrazo.

La música sin nombre
que nace en un piano,
la lluvia de los cielos
y el canto de los pájaros.

Me dicen muchas cosas
y en ellas no reparo,
que evite los calores,
los cruces y el semáforo.

La tienda de los chinos
que vende mil regalos,
a precios irrisorios
que luego saben rancios.

Sucede cada día
que busco en el armario,
la ropa que ponerme
y el arte de tu mano.

La estela prodigiosa
surgida sin pensarlo,
el beso cariñoso
del labio apresurado.

"...Sucede cada día
que sé cuanto te amo,
dormido y en silencio
despierto mientras canto..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/08/14

domingo, 21 de septiembre de 2014

TE MIRO Y TE SOSTENGO LA MIRADA...,


Te miro y te sostengo la mirada
desde estas pupilas legañosas y cobardes.
Mis sueños no te avalan ni te rozan,
apenas son pavesas y utopías
nacidas entre versos y suspiros.
Nacieron por Amor, entre las rosas,
y duermen con dolor ya para siempre.

Te miro desde un puente que se esfuma,
difuso y con matices muy diversos,
él tiene las respuestas de la vida
y entiende las razones de mis miedos.
Le miro y le pregunto, en la distancia,
y creo que responde con suspiros;
no sé si está dormido como el agua
que corre por el río en la ribera.

Retorno a las montañas que he pisado
y trato de apartarlas de la niebla,
las nubes se resisten y son fuertes
y el niño y la razón están vencidos.
Se mueren los cometas, sin el viento,
igual que los poemas sin las letras.

Recuerdo los momentos de la infancia
los pactos alcanzados sin peleas,
la risa compartida con el viento
y al niño que contaba las estrellas
en la noche.

Mas quiero controlar las emociones,
la lengua y a mi voz, también de trapo.
No quiero que se alteren los sentidos
por culpa del Amor.
Quiero al Amor en mí y aquí, en mi costado,
que venga para estar
y que, en mis sueños, se duerma
y que descanse hasta que el alba nos despierte.

Por eso te hablo ahora, y yo te digo:
que empieza la semana y aquí sigo,
igual que el mar y las montañas,
que muy cerca me rodean.
Que tengo una silueta perezosa,
un alma muy cansada que conoces,
los ojos de un color semiapagado
y en pelo plateado ya en su ocaso.

Yo vivo en una villa marinera,
aquí, donde los barcos y traineras
trazaron y crearon mil leyendas,
y el agua de la mar mojó, con su ternura,
los pies de aquellos niños, que en sus juegos,
se acercaban hasta ellas.

Te hablo, una vez más y te recuerdo
que esta tarde volveré hasta la playa que conoces
a buscar esas sirenas de la infancia,
la botella con mensajes de socorro
que lanzara algún confuso navegante
y también aquella luz, que desde el faro,
señalaba las entradas de la barra.
Pero sé que tantos sueños y recuerdos
quedarán almacenados en un cofre de coral
y tendré que recurrir a la mochila de mi vida
para ir hasta su fondo y rescatar
esa libreta donde escribo,
donde salen los poemas,
donde viven en silencio y se consumen
sin remedio.

Te hablo y te suplico que me escuches
y quizás, por ser cobarde,
te diré que no tardes en venir,
en esta espera, en que consumo los segundos,
que me mires, que me hables, que te quedes,
y me ayudes a lanzar estos mensajes
por el mar de nuestra vida,
a través de otra botella de cristal,
que es invisible, y los lleva
por las calles y las casas,
por aceras y portales, tras las sombras
que reflejan los cometas de una época
caduca y añorada.

Por eso te suplico que me atiendas,
que me lleves en tu vuelo,
y que selles con tus besos mis palabras
a tus labios.

Quizás así, estos sueños, hoy dormidos,
cobren vida y mi alma reaccione.
Es posible que tus labios puedan ser,
lo que yo anhelo y necesito para amar
y estar contigo eternamente,
"Poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/08/14

ME SIENTO DESTROZADO...


Me siento destrozado, lo confieso,
por culpa del Amor y sus secuelas,
es una comezón, un sin sentido,
y el alma se entristece con su pena.

Los celos tienen culpa de mi estado
haciendo aparición, con su presencia,
en medio de las dudas de la vida
y haciendo que la luz se vuelva niebla.

No existe un equilibrio en los sentidos,
ni verso que me acerque a las estrellas,
existe desazón en las entrañas
y un nudo, vil traidor, que no me deja.

Estoy en una cárcel, sin salida,
en plena libertad, y con cadenas,
atado a sentimientos que me embargan
y en medio de galernas turbulentas.

No atiende la razón a los sentidos
y tiemblan las cortinas hoy más negras,
se rompe la ilusión y las preguntas
azotan con furor en esta guerra.

Los sueños se han quedado arrinconados,
las risas en palomas inconcretas,
y el canto de las aguas de los ríos,
hoy bajan temblorosas y sin fuerza.

Me duele el corazón, y su galope,
sacude las cenizas más diversas,
me siento como un niño acorralado
en medio de una vida y su galerna.

Eterna marejada, en que me encuentro,
maldito laberinto con mil huellas,
precisas e imprecisas que palpitan
dejando su cicuta entre mis venas.

"...Me encuentro destrozado, en esta hora,
y busco entre las nubes la respuesta,
más nadie me contesta a mis preguntas
y muere el corazón en esta espera..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/08/14

HE INTENTADO MIRARTE...


He intentado mirarte
con los ojos serenos,
con tu mano en mis manos
y sintiendo tu aliento.

La frescura salina,
el sabor de los besos,
y las hebras de plata
que adornaban tu pelo.

He intentado mirarte
con mis ojos traviesos,
más allá de tu blusa
y también de tus senos.

Porque entraste en mi vida
y también en mis sueños,
cenicienta con nombre
y adorado tormento.

He intentado mirarte
a través de unos versos,
enlazando palabras
que dijeran "te quiero"

Y al final he llegado
a ese cruce inconcreto,
donde el alma se rompe
y el suspiro es eterno.

He intentado mirarte,
corazón, porque siento,
que te vas con el alba
y te marchas muy lejos.

Más allá de las nubes,
al final de los cielos,
a un rincón alejado
donde todo es invierno.

"...He intentado mirarte
y no sé lo que veo,
hoy las lágrimas ciegan
y dominan los miedos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/08/14

sábado, 20 de septiembre de 2014

A VECES...


A veces...

Miro y te veo,
entre las sombras difusas,
del día que ya amanece
mientras se duerme la luna.

A veces...

Siento tu mano
rozar mi cara sin dudas,
estremecerse tus dedos
en busca de una aventura.

A veces...

Oigo a tus labios,
más allá de la penumbra,
con un rumor insistente
que me llega hasta la nuca.

A veces...

Tomo tu cuerpo,
acaricio su cintura,
prosiguiendo por los brazos
que me llevan a tu blusa.

A veces...

Pierdo el sentido
al rozar, entre las brumas,
a tus senos palpitando
y ofreciendome ternura.

A veces...

Oigo el relente
de tu pecho que susurra,
como música escapada
de un desierto y de sus dunas.

A veces...

Te quiero tanto
que tu mirada me embruja,
y ya no sé lo que escribo
porque pierdo la cordura.

Rafael Sánchez Ortega ©
23/08/14

TU SONETO...


(A Rossana Arellano...)


Tu soneto me inunda de alegría,
porque es flor de una rosa perfumada,
un jardín con la rima tan armada
y en versos de perfecta melodía.

Bello intento, este tuyo, en la porfía,
por lograr una estrofa tan ansiada
en la dulce medida, delicada,
de un soneto nacido en rebeldía.

Porque es fruto paciente de tu pecho,
desgranado en la noche, y con provecho,
intentando plasmarle tu fragancia.

Y así acaba el soneto, dulcemente,
restañando la arruga de tu frente
y enviando un suspiro en la distancia.

Rafael Sánchez Ortega ©
22/08/14

viernes, 19 de septiembre de 2014

POR LO QUE TANTO CALLAMOS...


Por lo que tanto callamos
y en silencio nos decimos,
hoy repito este "te quiero"
y lo envuelvo en un suspiro.

Dos palabras solamente
escapadas sin ruido,
dos pequeñas mariposas
temblorosas y con brillo.

Y aquí van, hasta tu lado,
en un vuelo sin destino,
con la brisa del nordeste
del cantábrico bendito.

Surgen libres, revoltosas,
en el pecho de este niño,
y se posan en tus labios
temblorosas como lirios.

Por lo que tanto callamos,
hoy comparto con cariño,
el mensaje de tus ojos
y el reflejo de los míos.

Dos guirnaldas en la noche,
dos ojitos pensativos,
dos palabras y un "te quiero"
eso dice en los escritos.

Las pupilas soñadoras,
los ocasos amarillos,
las caricias de la luna
y los besos tan queridos.

Así son las ilusiones,
de los sueños que, contigo,
hoy renacen nuevamente
y se posan en tu oído.

"...Por lo que tanto callamos,
y en silencio lo repito,
hoy te digo que "te quiero"
por los siglos de los siglos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/08/14

jueves, 18 de septiembre de 2014

ME ENAMORÉ DEL EMBRUJO...


Me enamoré del embrujo
de tu carita morena,
y los ojitos divinos
que destilaban estrellas.

Porque sin duda ninguna
es un clamor de mis venas,
que se extasiaban al verte
y aceleraban con fuerza.

Hoy recupero el aliento
y ese fulgor de galerna,
que sacudía mi rostro
con tu boquita perfecta.

Voy caminando en silencio
mientras mi pecho, se alegra,
late y me dice que siga
en esa búsqueda eterna.

Me enamoré del embrujo
de tu carita tan tierna,
que se nublaron mis ojos
y vacilaron mis piernas.

Porque el amor que sentía
era la nota ligera
de aquel violín olvidado
que tú pulsabas su cuerda.

Olas que llegan y vienen
para dormir en la arena,
besos que van a tus labios
con un mensaje de seda.

Porque te quiero, mi vida,
y es el Amor, lo que ciega,
esta razón sin sentido
del corazón de un poeta.

"...Me enamoré del embrujo
de tu carita traviesa
y aquí te estoy esperando
aunque en la espera me muera..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/08/14

miércoles, 17 de septiembre de 2014

ESTA NOCHE DE AGOSTO...



Esta noche de agosto
buscaré a las estrellas,
hablaré con la luna
y seré lo que quieras.

El amante furtivo,
el ceñudo poeta,
o aquel niño que antaño
te ofrecía unas fresas.

Yo seré, si tú quieres,
el marino que rema,
en tu barca tan blanca
sin timón y sin velas.

Y si acaso prefieres
esa mano que esperas,
yo seré el lazarillo
para andar por la arena.

Esta noche de agosto
abriré la cancela
y una rosa preciada
tomaré de tus cejas.

Y esos ojos preciosos,
con la miel y canela,
temblarán un poquito
al saber mi respuesta.

Porque quieren tus labios
otros labios que, cerca,
van buscando los tuyos
con un beso que entregan.

Ya sonríe la luna,
las estrellas despiertan,
los marinos se duermen
y las barcas se acuestan.

"...Esta noche de agosto
yo seré, si deseas,
corazón de tu pecho
y la sangre en tus venas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/08/14

martes, 16 de septiembre de 2014

HE VISTO COMO TU SOMBRA...


He visto como tu sombra
detenía su camino
y se paraba un momento
para lanzar un suspiro.

Se cortaba en dos mitades...
Una seguía contigo
y la otra en mi costado
me dejaba su cariño.

Yo quería que siguiera
esa sombra su destino,
y acompañara tus pasos
y también a mis latidos.

Pero tus ojos hermosos
destilaban tanto brillo;
me decían que esperara
y temblaban como lirios.

He visto como tu sombra
se quitaba allí el vestido
para quedarse desnuda
y acelerar mi delirio.

Una tijera de plata
cortó la sombra con mimo,
y la dejó sobre el suelo
con un sutil equilibrio.

Una mitad quedó quieta
y se dobló con un giro,
la otra mitad, perezosa,
quiso venirse conmigo.

Y la tomé con mis manos
y la dejé dos besitos,
aunque mis dedos nerviosos
fuera el temblor de los cirios.

"...He visto como tu sombra
silenciosa y con sigilo,
se metía en mi costado
para aumentar mi suplicio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/08/14

sábado, 6 de septiembre de 2014

EN MEDIO DE LAS PÁGINAS PERDIDAS...



En medio de las páginas perdidas
vagaban las pupilas soñolientas,
miraban más allá del infinito
buscando los latidos de un poema.

El barro que cubría los marjales
dejaba sensaciones de tristeza
y un halo de temor y de nostalgia
brotaba sin querer desde la gleba.

Volvamos a los ojos legañosos,
y al niño que en el día se despierta.
al hombre que suspira enamorado
y busca la caricia que desea.

Volvamos al cuaderno manuscrito,
con páginas gastadas y, con letras,
dejadas por la mano temblorosa
de un simple soñador por las veredas.

En medio de esas páginas perdidas
se encuentran el salitre y las mareas,
los barcos y marinos de estas costas
con restos de gaviotas y sal muera.

También encontraremos las canciones
que dejan las resacas en la arena,
igual que las leyendas infantiles
que hablaban de la luna y las estrellas.

Por eso, en esta búsqueda incesante,
los niños ya no esperan a princesas,
si acaso a los recuerdos de la infancia
y aquellos balbuceos de su lengua.

Palabras y palabras que nacían
surgiendo de los sueños y la niebla
en una comunión irresistible
que ansiaban los latidos de la tierra.

"...En medio de unas páginas perdidas
estaban unas lágrimas sinceras,
un niño las miraba tiernamente
y luego las prendía en su cometa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/08/14

viernes, 5 de septiembre de 2014

NO TE ESCONDAS TRAS LOS MIEDOS...



No te escondas tras los miedos
por temor a las mentiras,
ni renuncies al abrazo
ni a las rosas de la vida.

Deja en paz esos recuerdos
que ocurrieron hace días,
y prosigue tu camino
con mirada siempre limpia.

Nada temas del pasado
y conserva la sonrisas,
aunque sea con dolores
mientras sanan tus heridas.

Hoy sonríen las estrellas
y la luna está tranquila,
reflejándose en las aguas
su mirada tan sencilla.

No te escondas tras los miedos
y encomiéndate deprisa
al abrazo de los dioses
y a su humilde poesía.

Ellos tienen el remedio
y la llave que precisas,
para abrir los corazones
y también otras pupilas.

Tú camina y sé valiente,
aunque empape tu barbilla,
esa lágrima sin nombre
que en tus ojos se marchita.

Pide paz para tu alma
y el suspiro de la brisa,
que te manden unos labios
a los tuyos que musitan...

"...No te escondas tras los miedos
ni en preguntas ya vacías,
pues tú tienes la respuesta
y el valor de esta partida..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/08/14

jueves, 4 de septiembre de 2014

MUCHAS ROSAS ENTREABIERTAS...


Muchas rosas entreabiertas
sonreían al mirarte,
y sus pétalos de grana
te decían "buenas tardes".

Buenas tardes fiel princesa
compañera de mi carne,
capitana de la barca
que me lleva por los mares.

Eres linda y primorosa
y no temes las verdades,
que la vida nos ofrece
cada día cuando nace.

Tú caminas los senderos
y recorres por sus valles,
tras mis pasos presurosos
por rincones y ciudades.

Muchas rosas entreabiertas
eran lágrimas brillantes,
la garúa de los dioses
y el rocío de su sangre.

Porque siempre es primavera
y tú sabes lo que vale,
ser poema en esta vida
y hasta un verso con detalle.

Ser el centro de miradas,
de rumores y de frases,
que convierten en tortura
los suspiros que me lances.

Es por eso que a ti acudo,
compañera de mi viaje,
a soñar en tu regazo
y a dormir en sus marjales.

"...Muchas rosas entreabiertas
hoy vacilan al mirarte
y te piden ese beso
de tu labio fino y suave..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/08/14

miércoles, 3 de septiembre de 2014

HAN VOLADO POR EL CIELO...


Han volado por el cielo
los recuerdos de la infancia,
suspendidos de una nube
que los lleva con nostalgia.

Fueron días muy bonitos
de mil juegos en la plaza,
salpicados de sonrisas
y silencios y palabras.

Yo jugaba con los niños
y volvía pronto a casa,
a estudiar bien las lecciones
del colegio que mandaban.

Y volvía con mis padres
pensativos, y con causa,
que aunque nada me decían
yo sabía que guardaban.

Han volado por el cielo
muchos pétalos del alma,
que velaban con cariño
mis pupilas y pestañas.

Los tenía con un lazo
y metidos en la caja,
de caoba, que en el pecho,
una mano me prestara.

Mas un viento sugerente
abrió fiero la ventana,
y marcharon con la brisa
a perderse en la distancia.

Hoy me quedo entristecido
y sé bien lo que me pasa:
"los recuerdos son mi vida,
poesía con su magia".

"...Han volado por el cielo
unas lágrimas saladas,
si las ves y a ti te llegan
roba el beso que ellas guardan..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/08/14

martes, 2 de septiembre de 2014

DEJA QIUE ESCRIBA UN POEMA...



Deja que escriba un poema
en el que quede tu nombre
con cuatro letras escritas
sobre el sayal de los robles.

Letras que siempre pronuncio
para que nadie me robe,
ni las alteren sonrisas,
y las dobleguen dolores.

Porque las guardo muy dentro
de este volcán en desorden,
donde galopa mi pecho
sin atender a razones.

Es una frase abreviada
y casi casi es un mote,
un cariñoso saludo
de un soñador y Quijote.

Deja que escriba un poema
para que sepan los hombres,
que cuatro letras son mucho
y un manantial de emociones.

Quiero que veas tus letras
en la mañana y la noche,
para que sientas mi pecho
y este cariño que esconde.

Este cariño que es tuyo
aunque de labios muy pobres,
y va buscando senderos
y nunca atiende a razones.

Porque la sangre caliente
pide parar los relojes,
y regular sentimientos
para vivir sin temores.

"...Deja que escriba un poema
y que en el mismo te nombre,
con cuatro letras sencillas,
y cuatro besos muy torpes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/08/14

lunes, 1 de septiembre de 2014

ME VIENE A LA MEMORIA...



Me viene a la memoria
un sueño de canela,
dos niños frente a frente
con natas y con fresas.

Se miran muy despacio,
sus manos ya no tiemblan,
suspiran un instante
y actúan con presteza.

Se quitan los vestidos
pues sobran tantas prendas,
las almas se susurran,
los cuerpos se desean.

Murmuran las pupilas
palabras inconexas,
retazos de pasiones
que surgen incompletas.

Se juntan ambas manos
y parten a las fresas,
las limpian con cuidado
las cortan y trocean.

Después, muy lentamente,
colocan en las piernas,
los trozos conseguidos
con nata que va envuelta.

Y dejan, con cuidado,
el fruto de la tierra,
en pechos y en pezones,
en muslos y entrepiernas.

Por último los labios
se aprestan a la fiesta,
y buscan a la fruta
sabrosa que ya espera.

Las lenguas se relamen,
recorren la floresta,
se sacian los sentidos
y el pulso se acelera.

Dos cuerpos que se abrazan
y sacian sin reservas,
se dan en ese postre
un brindis en la entrega.

Palpitan corazones
con sangre que se altera,
y gritan las entrañas
con lava entre las venas.

Se nublan las pupilas
y quedan satisfechas,
las almas de los niños
saciadas por las fresas.

Consiguen ver el cielo,
las lenguas balbucean,
y quedan abrazados
los cuerpos en su guerra.

El campo de batalla
es digno de leyenda,
guerreros sudorosos
rompiendo las cadenas.

Y en medio los amantes,
ya tienen la respuesta,
dos cuerpos muy unidos
lograron la sorpresa.

Lograron la sonrisa
que entregan las estrellas
y el néctar y lujuria
que plasma este poema.

"...Me viene a la memoria
un sueño sin fronteras,
dos niños que se amaron
con natas y con fresas...."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/08/14