jueves, 18 de mayo de 2017

EL ÚLTIMO VERANO...



El último verano
fue el punto de partida,
quizás porque la infancia
quedaba en otra vía.

Las dulces damiselas
cortando margaritas,
con dedos primorosos
que iban y venían.

Los rudos pescadores
pasando por la orilla,
llevando su trainera
bogando en la bahía.

Los sueños estivales
rozando las mejillas,
igual que las promesas
contando el día a día.

El último verano
sopló fuerte la brisa,
quizás para dejarle
suspiros sin heridas.

También las madreselvas
lucieron las campiñas,
igual que por los cielos
volaron golondrinas.

Tenía mucho encanto
la imagen retenida,
guardada en los altares
que había en la capilla.

Retazos en las sombras
con breves letanías,
volvían al recuerdo
con besos y caricias.

"...El último verano
sintió que sus pupilas
brillaban cuando el viento
rozaba sus mejillas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/17

0 comentarios: