martes, 18 de abril de 2017

FUE UNA PRIMAVERA...


Fue una primavera
como tantas otras,
afuera, en la playa,
llegaban las olas.

Venían contentas
de mares y costas,
con una melena
de espuma preciosa.

Entonces los niños
abrieron sus bocas,
al ver los cometas
besando a las rosas.

Quizás eran nubes
o tal vez gaviotas,
no importa el motivo
si llegan y rozan.

Por eso te digo
que busco tu boca,
la miro y remiro,
te doy una cosa.

Quizás el suspiro
que daba la loba,
allá, en las montañas
doradas y rojas.

Quizás la caricia
surgida y sin nota,
del labio, inocente,
con ojos que lloran.

Te doy, en secreto
la paz y la gloria
y el dulce latido
que marca las horas.

"...Fue una primavera
florida y preciosa,
tus manos zurcían
mi alma y mi ropa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/04/17

0 comentarios: