viernes, 21 de abril de 2017

POR UNA CARRETERA...


Por una carretera
caminan dos borricos,
el uno lleva lana
y el otro carga vino.

Los lleva con su paso
un joven pastorcito,
salido de la infancia,
con pecas y con rizos.

De pronto se detienen
al borde del camino,
allí, junto a la fuente
y el agua de su grifo.

Se mojan el bigote
y toman un sorbito,
los burros del relato
que son muy comedidos.

Por esa carretera
se cruzan dos amigos,
un tanto empalagosos
por ser muy resentidos.

Escapan del colegio
compuestos y sin libros,
diciendo muchos tacos
por ser así más limpios.

Entonces nuestro joven,
con burros y sencillo,
aviva bien su paso
no quiere un estropicio.

Los otros, muy frustrados
maldicen al obispo,
y culpan de sus penas
a todos los ministros.

"...Resumen de una tarde
de estudio y sacrificio,
hay seres que trabajan
cuando otros son los indios..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/04/17

0 comentarios: