martes, 18 de julio de 2017

LLEGA EL CUERVO...



Llega el cuervo, y me estremezco,
de color ennegrecido,
con recuerdos en las alas,
en su boca y en el pico.

Me pregunto si esta tarde
habrá discos de vinilo,
y ese viento de los cielos
en las aguas de los ríos.

Es posible que descargue,
de las nubes, el granizo,
y las gotas de la lluvia
sea el llanto que preciso.

Puede ser que una paloma
ahora esté en el paraíso,
y también que mis poemas,
en el lecho, estén dormidos.

Es factible que las piedras
no se rompan como el vidrio,
ni tampoco los espejos
den los rostros confundidos.

Por si acaso estoy atento
y no quiero compromisos,
soy humano, simplemente
y hasta escucho sus graznidos.

Pero hay cuentos de dragones
que confunden a los niños,
y hasta escenas de la vida
cuyos versos es un grito.

Este grajo está latente
con sus plumas por vestido,
de ese negro tan aciago
cuya vista es un martirio.

"...Llega el cuervo y me estremezco
y hasta ansío estar contigo,
en la tierra y en la sangre
que aceleran mis latidos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/07/17

0 comentarios: