martes, 5 de septiembre de 2017

ENTIENDO...



Entiendo que el camino se hace largo
y surgen resquemores y hasta ampollas,
por culpa del calor y de la prisa
en busca del alivio de la sombra.

Pero es el vendaval el que nos manda
celliscas de granizo con tormentas,
y puede que los labios se congelen
y queden las palabras en la lengua.

No sé si quedarán en los jardines
espinos juveniles con sus rosas,
ni sé si aquellos bancos de la infancia
acogen, como siempre, a las palomas.

Debemos continuar, mal que nos pese,
la marcha por la vida, tan incierta,
probando los placeres agridulces
que roben nuestras manos a la tierra.

Se dejan los recuerdos detenidos
y surgen los espíritus sin forma,
las hadas y los elfos juveniles
transforman el presente con su nota.

Espíritu sin nombre y poesía
que escapas de relatos y poemas,
no dejes que el abrazo del silencio
te lleve a naufragar a la escollera.

Quizás el alcatraz está dormido
y puede que le imite la gaviota,
figuras muy sensibles al salitre
unidas al pincel de la playona.

Precioso recorrido de los versos
que nacen en el alma del poeta,
suspiran y susurran por la vida
y quieren libertad entre sus letras.

"...Entiendo que el camino se hace largo
y el loco ha recobrado la cordura,
por eso los amantes se detienen
y buscan las caricias de la luna..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/08/17

0 comentarios: