jueves, 7 de septiembre de 2017

VOLASTE EN UN INSTANTE...



Volaste en un instante de nosotros
para vivir la nueva primavera,
sabías que te amaba y admiraba
y hasta soñé que tú eras mi princesa.

Entonces recogí todos los sueños
y los guardé celoso tras la puerta,
quería que no vieran mis pupilas
aquellos que no sienten los poemas.

Recuerdo tantos días recortando
la imagen que venía con la prensa,
los actos que mostraban tu figura
de un modo singular y desenvuelta.

Tenías un carisma diferente
y es cierto que atraía tu presencia,
tus ojos, aunque tristes, sonreían
dejando la esperanza en cada puerta.

Marchaste sin maleta ni equipaje
para llevar mi sueño a las estrellas,
aquel que compartía en los relatos
por medio de la tinta de mis letras.

Admito que soñé mil fantasías
mirando y remirando tu silueta,
quería que mis ojos te plasmasen
de forma singular y verdadera.

Quería compartir mis ilusiones,
vagar por los caminos y las sendas,
llevarte a las montañas más lejanas
y ser el Peter Pan de las leyendas. 

La triste realidad borró los sueños
y todos se quebraron con tu ausencia,
murieron primaveras infantiles
y otoños y veranos de un poeta.

"...Volaste en un instante de nosotros
y me quedé perdido en la inocencia,
marchaste hacia la tierra de las sombras
dejando a tantos niños sin princesas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/08/17

0 comentarios: