miércoles, 7 de junio de 2017

PASÉ...



Pasé junto a tu lado, en un instante,
volviste en un segundo la cabeza,
vi un halo de ilusión, quizás tristeza,
saliendo con rubor de tu semblante.

Fue un dulce resplandor, tan deslumbrante,
que el mismo me privó de tu belleza,
la nota de ternura y de pureza
quedó, de esa manera, vacilante.

Me fui sin preguntarte qué pasaba,
y así me consumía en la tortura
tratando de indagar qué te faltaba.

Pensaba, sin pensar, en mi locura,
y el loco corazón, que a ti te amaba,
perdía, sin querer, la compostura.

Rafael Sánchez Ortega ©
02/06/17

0 comentarios: