sábado, 9 de julio de 2016

EN TU PUERTA ME DETENGO...


En tu puerta me detengo
a tomar una sonrisa,
un suspiro bajo el fresno
y una tierna margarita.

Y con ellos el mensaje
que dejaste con sus líneas,
unas letras invisibles
con mil besos y caricias.

Es por ello que prosigo
el paseo de la ermita,
con el rezo de una salve
a la Virgen que nos cuida.

Ya se ciernen nubarrones
por el cielo de la villa,
y hasta el viento del oeste
sustituye a nuestra brisa.

Está cerca la galerna
y las olas ya se agitan,
se levantan y despeñan
en la costa, antes tranquila.

Se apresuran los marinos,
con sus botes y barquías,
a remar con todas fuerzas
y lograr así, su huida.

La sonrisa que me diste
se me torna en agonía,
mientras veo alzar los remos
poco a poco más cerquita.

Es la eterna paradoja
del marino y la alegría,
la bonanza y la galerna
como signo de la vida.

"...En tu puerta me detengo,
a rezarte "Ave María",
La Barquera de los mares
y en mi Villa tan querida..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/07/16

0 comentarios: