sábado, 2 de julio de 2016

ME GUSTA MIRAR AL CIELO...


Me gusta mirar al cielo
para contar las estrellas,
y luego cerrar los ojos
para escuchar sus poemas.

Es algo que siento dentro
y que la noche me deja,
ese canto y el susurro
de los versos y las letras.

Porque los cielos nos hablan
y nos cuentan mil leyendas,
en invierno y en verano
y también en primavera.

Ahora que crecen los días
las estrellas son coquetas,
pequeñitas, temblorosas,
diminutas y traviesas.

Por eso salgo en la noche
para ver entre la niebla,
las estrellas y la luna
y, tal vez, algún cometa.

Pero si salgo es por algo
que me dijo una sirena,
musitando en un suspiro:
"poeta de las estrellas".

Y desde entonces, amigos,
busco la huella en la senda,
la linterna parpadeante
con el verso que la mueva.

Es un reflejo divino,
como una estrella señera,
que se estira por los mares
al vaivén de las mareas.

"...Me gusta mirar al cielo
y restañar sus ojeras,
recogiendo así sus rimas
con sus legañas traviesas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/06/16

0 comentarios: