lunes, 1 de febrero de 2016

NO ME PIDAS, AMOR...


No me pidas Amor, que no te quiera,
ni que guarde en mi pecho lo que siento,
porque amarte es soñar con la escalera
que me lleve, a tu lado, con el viento.

Quiero estar, silencioso, en la escollera
y robar ese verso de tu aliento,
esa rima sutil, que estremeciera,
el poema que causa mi tormento.

Porque quiero quererte, en la distancia,
y obtener tu cariño, simplemente.

...Recordar las promesas de la infancia,
la oración confiada del creyente...

Y al final, y pecando de ignorancia,
quiero amar y quererte en el presente.

Rafael Sánchez Ortega ©
27/01/16

0 comentarios: