domingo, 4 de marzo de 2018

LA CAMPIÑA...



La campiña, sin nombre, está blanca
y también los rosales y setos,
por la nieve llegada, en la noche,
y su alfombra extendida cual velo,
una magia ha venido, de pronto,
a cubrir este mundo de sueños,
y las hadas salieron del bosque
y con ellas los gnomos y renos,
cervatillos, perdidos de antaño,
escapados de chistes y cuentos,
mariposas, quizás, encantadas,
por jardines llevando sus besos,
¡cuánta hermosa alegría nos deja
esta nieve que vino del cielo,
y, a la vez, cuánta paz infinita
nos transmite su blanco elemento!

Se transforma la alegre mañana
de este día final de febrero,
anunciando de forma precisa
que la nieve traerá un comienzo,
pueden ser los pantanos sin agua
los canales un tanto resecos,
las campiñas pendientes de arado
y los ríos, bajando, contentos,
pero pienso, también, en los mares,
en las barcas que van con sus remos,
y en los rostros de tantos marinos
que en la pesca hallarán su consuelo,
así mismo en el hombre que lucha
en el niño que cuenta sus dedos,
y en el labio que emite un suspiro
que mi labio recoge sediento.

"...Hoy los cielos sonríen, con gracia,
a la tierra que está por el suelo,
mientras va retirando su manto
esa nieve llegada de lejos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/02/18

0 comentarios: