sábado, 16 de enero de 2016

LA NOCHE SE ACERCA Y CERCA...


La noche se acerca y cerca,
estás lucero esperando,
y allí, en el cielo, tu luz,
nos da, sin prisa la mano.

Luz de lucero que brillas
y que te ofreces temblando,
llega hasta aquí, a nuestro pecho,
para infundirnos descanso.

Que no se apague tu luz,
que no se pierda ese rayo,
aunque la tarde termine
tras una salve y rosario.

Porque el lucero que brilla
es el que todos buscamos,
ese que abraza y que besa
y el que nos roza los labios.

La noche se acerca y cerca
hay unos niños jugando,
que ya no miran las sombras
ni que esté atrás el verano.

Juegan y juegan, sin prisas,
entre la lluvia y el barro,
para animar las canicas
y culminar con los aros.

Ellos no ven los luceros,
que están arriba, en lo alto,
porque su luz es la fuerza
de ese vigor sin descanso.

Brillan, arriba, luceros,
juegan, abajo, muchachos,
mientras escribo un poema
y voy tras ellos, soñando.

"...La noche se acerca y cerca,
hay tiovivos descalzos,
para llevar a los hombres
a los luceros lejanos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/16

0 comentarios: