domingo, 17 de enero de 2016

UNA VEZ MÁS...



Una vez más me quedo sin palabras
al contemplar la noche y las estrellas,
en una conjunción, tan sorprendente,
que baña con sus sones la marea.

La música sin par, es ya caricia,
la brisa es un suspiro que se expresa,
las sombras son brochazos virginales
de un mundo que me ofrece su belleza.

Sin duda, si cerramos bien los ojos,
tendremos ese cuadro a nuestra vera,
quizás como el adagio prometido
de un fondo musical de nuestra tierra.

Los sueños se convierten en saudades,
las rimas en jardines y violetas,
los prados, con las lindas mariposas,
susurran carantoñas y promesas.

Una vez más, me quedo retenido,
y prisionero soy, de las galernas;
concibo galeones en mis versos
y remos con cadencia de sirenas.

Un viaje por los mares es un lujo,
tratando de encontrar esa sal muera,
la misma que ya llevan en las almas,
marinos, navegantes y doncellas.

Los besos tienen mezcla de salitre
y ofrecen el salobre de la entrega,
la eterna melodía de la noche,
y un lecho singular en las arenas.

Hay playas solitarias en silencio,
hay huellas sin pisar que nos esperan,
las sombras dificultan nuestra marcha
hacia ese corazón que está tan cerca.

"...Una vez más, camino para nada,
tratando de encontrar una respuesta,
la tengo corazón, y tú lo sabes,
en forma de una rima y un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/01/16

0 comentarios: