lunes, 25 de febrero de 2013

CONFIESO QUE ME GUSTAN LOS POEMAS...


(Veladamente se hace mención a diversos poetas: Bécquer, Espronceda, Machado, Hnos. Alvárez Quintero, Darío, Hierro en las estrofas segunda a séptima, mientras que en las otras es la propia imaginación del autor, (o su realidad), la que queda plasmada en las mismas).
 

Confieso que me gustan los poemas
que tratan del amor y de la vida,
los versos enlazados de las almas
que surgen con pasión y fantasía.

Recuerdo las lecturas juveniles,
"gorriones escapando de las rimas",
volando por encima de balcones
por mano soñolienta del artista.

Recuerdo la canción de los piratas
y el barco que cortaba con su quilla,
las olas, que azotaban sus cañones,
las velas, la mesana y el vigía.

Recuerdo los cipreses junto al Duero
brotando de aquel alma malherida,
que amó, con el amor de los poetas,
versando en sus paseos cada día.

Recuerdo al caballero de la fuente,
la rosa temblorosa y tan sencilla,
el diálogo fugaz del jardinero
repleto de dulzura y de caricias.

Recuerdo la princesa tan lejana
buscando caracolas en la orilla,
los lirios que besaban a su pelo,
la espuma que sus huellas bendecía.

Recuerdo las preguntas sin palabras
surgidas en el bar y la machina,
y el vaso que negaba las respuestas,
la nada con su gran melancolía.

Recuerdo aquel muchacho, enamorado,
subiendo cada tarde a la capilla,
rezando, como rezan los creyentes,
pidiendo con fervor por quien quería.

Recuerdo aquel escrito vacilante
dejado con amor en la cuartilla,
tan sólo el corazón allí quedaba
del niño y el poeta que escribía.

"...Confieso que me gustan los poemas
y trato de leerlos entre líneas,
aspiro el sentimiento y el susurro
y siento estremecerse mi sonrisa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/02/13

0 comentarios: