viernes, 15 de febrero de 2013

MÁS PRECISA SABER DE SU EXISTENCIA...


III

Más precisa saber de su existencia
de ese tiempo pasado y su futuro,
de ese mundo lejano, en la conciencia,
y del otro, cercano y tan oscuro.

Y por eso pregunta con urgencia,
por el lado sutil y tan impuro,
en qué pudo romperse la inocencia
de aquel niño soñando tan seguro.

Porque amar y soñar es algo eterno,
que alimenta, que calma y que sosiega
las preguntas inquietas de la infancia.

Más es justo que al hombre, en el invierno,
al guerrero que muere tras la entrega,
la verdad se le dé con elegancia.

Rafael Sánchez Ortega ©
15/02/13

0 comentarios: